sábado, 9 de octubre de 2010

Las imágenes de la desigualdad social


Capítulo 9.- Identidades de clase y conciencia social

La mayor preocupación de futuro de la opinión pública corresponde con el incremento de las desigualdades y los problemas sociales, en una manifestación significativa de desajuste entre la conciencia de los problemas y su traducción social, en una compresión mayoritaria de una tendencia en un énfasis de las desigualdades, pero no traducida en una conciencia de clase directa y evidente. Esto evidencia que estamos frente a nuevas construcciones de la desigualdad social, que no deben de ser comprendidas con los esquemas tradicionales.

1.    Las imágenes de la desigualdad social

En las postrimerías del siglo XX una acentuación de las transformaciones provocó en trasladar los desacuerdos desde la propia óptica de las clases sociales y los sistemas de desigualdad, hasta la propia consulta de la realidad de las clases como tales. Partiendo de un consenso de los analistas en subrayar que nos encontramos ante transformaciones notorias en los sistemas de estratificación. Donde emergen algunos interrogantes como; ¿las clases sociales no desaparecen sino que se transforman?.
Los sistemas de desigualdad social son estructuras históricas, por lo que en las propias transformaciones acontecidas, establecerán unos resultados en acciones estratificacionales sustitutorias. Considerando que las clases se concretan por su localización en la estructura de un sistema de desigualdad dado, en el que existen alienamientos sociales causales, establecidos por la marcha de las interrelaciones, de exclusiones, subordinaciones y de interdependencias.
En ese sentido la opinión pública española tiene una significativa sensibilidad sobre la problemática social, en un país que posee grandes desigualdades, que observa el futuro con un horizonte marcado por una preocupación clara sobre el paro y las desigualdades sociales, y en el ámbito internacional, estima que los problemas estarán marcados por las guerras y los conflictos, el hambre y la privación de alimentos, problemas medioambientales, la pobreza, el desempleo y las desigualdades. En una línea significativa de corte social.
En los estudios acontecidos en el final de la década de los noventa, posibilitaron identificar varias previsiones relevantes como las siguientes:

·      Incremento de las desigualdades y la precarización laboral.
·      Unas similares oportunidades educativas en una propensión a mejorar.
·      Mayor sensibilización con las desigualdades sociales.
·      Aumento de protestas y movilizaciones por parte de los más afectados por las condiciones sociales y económicas.
·      Semejante papel de amparo y protección social por parte de la familia.

Las previsiones sobre las principales tendencias futuras en estratificación social en el mundo y en España se plasman en un agudización de las desigualdades, con retrocesos en el nivel de bienestar de los pensionistas como otros grupo sociales infraposicionados y en un incremento en la dualización social y en una ascendente manifestación segregadora en los espacios urbanos. Con especial incidencia en la emergencia de nuevos sectores de excluidos y en un aumento de la violencia urbana y las protestas y movilizaciones de los grupos sociales más afectados. En el ámbito global, se prevé una <<acentuación de las desigualdades entre los países ricos y pobres>>, una tendencia mayor a la dualización socioeconómica y un <<aumento de las infraclases y los sectores sociales marginales>>. Y en menor grado una mejora en las posiciones de la mujeres frente a los sistemas de estratificación, el <<descenso de la clase obrera tradicional>> y <<la mayor complejidad de los sistemas de estratificación social>> en general.

En las previsiones expresadas por los analistas se apunta a tres grandes bloques:
· Aumento de las desigualdades y las situaciones de pobreza y exclusión social
· Se puede reunir varias tendencias de evolución sobre las transformaciones en la estructura de clases, en su propia naturaleza y perfiles de clases y estructura.
· Mejoras de la posición de las mujeres, los nuevos factores estratificacionales en referencia a los conflictos étnicos, raciales y culturales y con los cambios en el empleo –precarización, dualización-.

Los analistas estiman que las transformaciones en los sistemas de estratificación tendrán los siguientes efectos:

· En el marco político se pronostican nuevas manifestaciones  de conflicto, un incremento en inestabilidad internacional y tensiones entre grupos, y un descenso en la importancia de las ideologías políticas y un incremento de la indiferencia y apatía política.
· Desde la óptica sociológica se prevé un incremento de las migraciones, con propensión a la <> de los conflictos étnicos y raciales imbricados con las emigraciones.
·  En el marco socioeconómico  las previsiones subrayan a una reorientación del Estado de Bienestar con cambios de los procesos de integración social y económica.

Las más importantes consecuencias sociales y políticas que tiene origen en las nuevas manifestaciones y tendencias de la estratificación social en España establecen una triple línea de referencia:

·  Incremento de la marginación, precarización laboral, conflictividad, inseguridad en el futuro.
·   Obstáculos en el mantenimiento de la protección social de los desempleados, y emergerán más demandas de protección social y de empleo <<para todos>>.
·   Mayores oportunidades para las mujeres, decadencia del papel político de las clases sociales y de las ideologías políticas. Incremento de la xenofobia, racismo, marginación, auto-exclusión, crisis de los partidos, etc.

Resumen epígrafe de La sociedad dividida de José Félix Tezanos