lunes, 7 de marzo de 2011

La explicación sociológica: una introducción a la Sociología. Resumen capítulo 6 Parte II

La asignatura Introducción a la Sociología I y II tiene como bibliografía básica el libro de La explicación sociológica: una introducción a la Sociología de José Félix Tezanos Tortajada, para Grado de Sociología y Ciencia Política.
Estos son mis resúmenes de cada capítulo de este libro, agradecería que si creen que pueden ser mejorados o están mal resueltos, me lo hagan saber.

3. Cultura y personalidad

En todo tipo de sociedad se pueden encontrar distintos tipos de individuos con caracteres diferentes, influidos por las propias inclinaciones innatas de carácter biológico. El concepto de personalidad es más amplio y rico que el de individuo.
Kardiner
La personalidad  hace referencia a las formas más típicas de comportarse de una determinada cultura. Toda cultura ejerce una fuerte presión en todos los individuos, que tienden a comportarse según unas determinadas personalidades, que reflejan las características propias de los contornos sociales estereotipados de dicha cultura, Esto es lo que los científicos sociales llaman personalidades básicas.
Cada cultura tiende a crear una cierta personalidad básica tipo, formada por el conjunto de características de la personalidad concordantes con el orden total de las instituciones de una determinada sociedad. El concepto sociológico de personalidad debe considerarse también como uno de los elementos importantes para una adecuada intelección de lo social.
La personalidad puede verse como un producto de la estructura social, o recíprocamente, la estructura social puede contemplarse como un producto de las características de la personalidad de sus miembros. Como diría Stephan Spitzer, la relación entre personalidad y estructura social puede ser vista desde varias perspectivas:
·      La primera perspectiva se cuestiona cómo las instituciones sociales transmiten los valores y orientaciones, cómo se determinan las formas por medio de las cuales la personalidad se desenvuelve y se estructura.
·      La segunda perspectiva se cuestiona cómo la personalidad contribuye al mantenimiento y funcionamiento de los sistemas sociales y cómo la personalidad determina las características de las instituciones sociales.

En toda sociedad existen determinadas experiencias y necesidades comunes a todos los hombres, y también determinadas formas institucionalizadas de enfrentarse con tales experiencias y de resolver tales necesidades. Las instituciones, o sea las modalidades fijas y aceptadas para resolver tales necesidades en cada cultura fueron divididas por Kardiner en dos grandes grupos:
·      Las instituciones primarias (organización de la familia, la lactancia, el destete, las técnicas de subsistencia, los tabúes sexuales, etc.).
·      Las instituciones secundarias (la religión, los ritos, los cuentos, etc.).

La cultura absolutamente homogénea no existe en nuestro tiempo. En las sociedades complejas de nuestros días, lo que en realidad existe es una cultura predominante y otras culturas secundarias, más o menos diversas y plurales. En las sociedades complejas y diversificadotas actuales es más pertinente la utilización de pluri-cultura. Pudiéndose constatar también la existencia de importantes tendencias culturales grupales: nuevas tribus urbanas. Y dado el aumento de los procesos migratorios, y la mayor complejidad social, tienden a agudizar las interinfluencias de tradiciones culturales de raíz histórica y geográfica muy diferente.
La dialéctica cultura-personalidad es muy compleja, y se produce tanto a partir de las influencias ejercidas desde la sociedad, como a partir de opciones que pueden ser libremente desarrolladas por los individuos, y ser estimuladas culturalmente, en un contexto social complejo y heterogéneo