sábado, 4 de febrero de 2017

Antropología visual y diseño público ¿Puede la asociación de ambas campos generar valor en los diversos modelos de comportamiento urbano? Parte 1


Comprender las necesidades de los usuarios en los espacios públicos es un desafío para los diseñadores industriales. Los espacios urbanos deben adaptarse a las ciudades cambiantes, y estudiar las teorías y métodos de la antropología visual se convierte en necesario. Para su estudio, se realiza y fotografía un inventario cultural en Ottawa en el que se buscan evidencias materiales de modificaciones de elementos urbanos realizados por la población. Hablamos de la relación entre antropología visual y sus implicaciones para el diseño en la investigación.
Introducción
Conforme aumenta la población mundial el espacio público se hace más importante. Se busca más calidad en los ambientes e instalaciones públicas para que éstas atiendan a las necesidades funcionales de los usuarios, además de sociales, culturales, psicológicas e ideológicas. El estudio del sujeto se vuelve central. Los investigadores buscan entender las necesidades, hábitos, valores o creencias de los individuos. Y en este sentido, los antropólogos ofrecen una nueva perspectiva sobre cómo se relacionan los sujetos con los elementos urbanos.
A través de la fotografía los antropólogos visuales obtienen información visual que les permite realizar inventarios culturales. El inventario fotográfico cultural captura los productos y soluciones que ofrecen los usuarios, así como la respuesta del público. El antropólogo mira con dedicación las adaptaciones urbanas de los espacios y sus hallazgos sugieren algunos aspectos culturales y sociales que deben ser considerados en el desarrollo de elementos urbanos y espacios.
MARCO TEÓRICO
Antropología visual
A través de la percepción, visual y auditiva, respondamos a la humanidad que nos rodea. La Antropología visual indaga en todo lo que hacen los seres humanos para que otros puedan ver. Las expresiones faciales, trajes, usos simbólicos del espacio, estancias y espacios de vida, así como artefactos pictóricos se convierten en objetos de investigación. La cultura se manifiesta de manera abstracta y a través de símbolos visibles incrustados en los gestos, ceremonias, rituales y artefactos situados en ambientes construidos y naturales. La cámara es otra extensión instrumental de nuestros sentidos, uno que puede grabar en una escala baja de la abstracción, y sólo el investigador puede guiar el enfoque de la cámara para capturar información significativa para el estudio.
Es difícil para los investigadores tener un proceso imparcial por sus prejuicios y proyecciones personales, lo que puede comprometer la calidad del estudio. Aprender a ver con precisión visual, para ver la cultura en todos sus detalles complejos es un reto para el trabajador de campo cuya formación es más literaria tan visual.
Inventarios culturales y la cultura material
En los inventarios culturales utilizamos artefactos con los que fijamos nuestra realidad, elementos que nos dan acceso a reconstruir y comunicar nuestra experiencia. El concepto nos remite a un listado de bienes, pero en el caso de las fotografías. Los objetos inventariados reflejan identidad, valores y especificidades culturales de un individuo o grupo (por analogía, un álbum de fotografía familiar recoge los aspectos relaciones que atañen a una familia).
La disposición y la utilización del espacio proporcionan información detallada sobre los patrones culturales y el bienestar de los habitantes que puede ser inventariado fotográficamente. 
Gabriela, S. y Frankel, L. (2011) Visual Anthropology and public design. Can the association between these fields generate valuable insights into the diverse patterns of urban behaviour? Diversity and unity: Proceedings of IASDR2011, the 4th World Conference on Design Research.