jueves, 14 de octubre de 2010

¿Hacia un nuevo sistema de desigualdad social?


Capítulo 10.- Los sistemas de desigualdad social en las sociedades tecnológicas avanzadas

Los cambios en los modelos tradicionales de sociedad industrial conllevan varias transformaciones significativas en los sistemas de estratificación social. El incremento de las clases medias, en nacimiento de nuevos sectores, el desgaste de los vínculos de identidad de clase de los trabajadores manuales, la sensibilización ante los fenómenos de desigualdad, etc., han configurado un panorama social, no previsto en las teorías predecesoras.

1.    ¿Hacia un nuevo sistema de desigualdad social?

Las previsiones en las tendencias hacia modelos más abiertos e interdependientes, en los que se establecerán un mayor uso de robots industriales y sistemas automáticos, están dibujando nuevas formas de paro estructural de larga duración, y asimetrías sociales, entre los grupos sociales marginales, o en las <<periferias>> del sistema <<establecido>>.
Estos grupos infra-posicionados en el mercado son difícilmente ser calificados como clases sociales en la definición clásica, por la escasez de mecanismos precisos de influencia social y los obstáculos para hallar oportunidades organizativas, hacia la exploración de nuevos reequilibrios de compensación.
Las tres tendencias básicas que están estableciendo el nacimiento de un nuevo patrón de estratificación social en las sociedades tecnológicas son:

·      La mesocratización <<difuminada>> de las estructuras sociales por el incremento de las ocupaciones de la clase media y por el empleo de robots industriales y sistemas automáticos, rediciéndolos como mero <<supervisires>> o <<vigilantes>>.
·      El desempleo estructural de larga duración y la precarización laboral, que acota las esperanzas de trabajo a muchos jóvenes y otros, con baja cualificaciones y oportunidades.
·      La disposición de los grupos excluidos y postergados y de infraclases determinadas por su localización en el extrarradio del sistema económico.

Estas tendencias se estiman que el modelo de estratificación emergente forma parte de un nuevo paradigma social. Los grandes modelos de estratificación imbricados a las diversas etapas de evolución industrial podrían dibujarse de la siguiente manera:

·      Estructura piramidal: Primera etapa, sociedades industriales embrionarias. Rasgo en jerarquización social rígida y priramidal.
·      Estructura Piramidal antagonizada: Segunda etapa, sociedades industriales desarrolladas. Rasgo conflicto de clases. Antagonizado con clases medias reducidas.
·      Estructura en diamante: Tercera etapa, sociedades industriales maduras. Rasgo, gran expansión de las clases medias.
·      Estructura dual: Cuarta etapa, sociedades tecnológicas avanzadas. Rasgo, confluencia de dos sistemas con poca comunicación.

Lo singular de los sistemas de desigualdad emergentes es la configuración de posiciones sociales y de oportunidades muy diferenciadas para aquellos que se localizan en el extrarradio del mercado de trabajo <<ordinario>>.
Un sistema dual que está en una situación de desequilibrio social altamente dependiente del nivel superior de la <<pirámide social>>, llegando a producirse un <<equilibrio mecánico>>, si la mayoría satisfecha es muy amplia, o un <<equilibrio conflictivo>>, si la mayoría es más ajustada y los de abajo combaten por defender sus intereses. Un equilibrio también supeditado a la existencia de unos niveles aceptables de prestaciones sociales –Estado de Bienestar- que establezcan moderar la escasez de los más necesitados, en cuyo caso se establecería un <<equilibrio amortiguado>>.

Resumen de epígrafe de La sociedad dividida de José Félix Tezanos