lunes, 24 de abril de 2017

El sistema electoral canario del mañana: análisis y perspectivas de futuro

Mesa Redonda "El sistema electoral canario del mañana: análisis y perspectivas de futuro", organizada por el Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de Canarias en colaboración con la Asociación Cultural TuSantaCruz y la Mutua de Accidentes de Canarias.

Dicho acto se celebrará en la Sala de la Mutua de Accidentes de Canarias (Calle Robayna, 2. Santa Cruz de Tenerife) el 11 de mayo de 2017 a las 18:30.
 
Desde el comienzo de la autonomía canaria, el sistema electoral de acceso al Parlamento de Canarias ha sido objeto de debate permanente para las formaciones políticas y diferentes organizaciones. Aspectos como la barrera electoral o el tamaño de las circunscripciones son algunos de las cuestiones más relevantes que generan distintos puntos de vista. En la mesa redonda organizada por el Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de Canarias se hará un repaso inicial sobre las características del sistema electoral canario y los ponentes, de reconocido prestigio, expondrán las claves para comprender las diferentes opciones de cambio futuro.

Los participantes de la mesa redonda serán los siguientes:

  • Dr. D. José Adrián García Rojas, Profesor TU de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de La Laguna. 
  • Dr. D. Gerardo Pérez Sánchez, Profesor Asociado de Derecho Constitucional de la Universidad de La Laguna y Abogado en ejercicio. 
  • D. Fernando Ríos Rull, Profesor Asociado de Derecho Constitucional de la Universidad de La Laguna y Letrado del Consejo Consultivo de Canarias.

La mesa estará moderada por el Dr. D. Alberto Javier Báez García, Doctor en Ciencia Política y Miembro de la Junta Directiva del  Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de Canarias.

domingo, 23 de abril de 2017

Etnografía virtualizada: la observación participante y la entrevista semiestructurada en línea Parte II


La difícil construcción de la identidad en línea

El etnógrafo busca ser aceptado en el grupo como uno más. Hay que tejer relaciones para crear lazos de confianza, amistad o complicidad. Y para hacerlo hay que crear un rostro virtual, un nick. Su elección nos puede servir para iniciar una conversación en un chat pues se le vincula con la personalidad del sujeto (los nicks más femeninos dan pie a aproximaciones amistosas más o menos sexualizadas).

En la investigación se obvian nicks reveladores de la investigación etnográfica. Pero aquí surge un dilema ético; lo correcto parecía plantear de inicio la investigación, pero se desconocía quiénes eran los interlocutores o como eran sus relaciones. Finalmente, la ‘confesión’ se pospuso a un momento posterior, de mayor confianza (se pararía la investigación si no se obtenía la aceptación).



Para la investigación, las etnógrafas utilizan preferencias personales propias y pronto se contagian del lenguaje y la dinámica de la comunidad virtual, lo que planteó tensiones entre la identidad personal y el roll investigador. Se superó pronto la consideración de newbies en el chat, adoptando y reconfigurando las identidades en línea y convirtiéndose pronto en miembros del grupo virtual.



Entrevista semiestructurada

Tras la adaptación inicial, en el periodo de observación participante se decide guionizar una entrevista a los participantes en el chat para ampliar información. El guion nace de las impresiones recogidas hasta ese momento, y tomando en consideración los objetivos principales de la investigación; las relaciones de género en espacios de chat. Se realizaron 39 entrevistas abiertas con una pregunta anzuelo y una serie de preguntas guionizadas, pero con libertad en su planteamiento. Existía contacto directo con la founder del chat y las preguntas se convirtieron en topic del canal



La textualidad

En la relación virtualizada, el carácter textual de la interacción es un elemento básico (aunque también existe comunicación no verbal, ésta no posee soporte físico). En su lugar, se utilizan formas distintas para incorporar señales del contexto socioemocional en el mismo lenguaje, como es el caso de los emoticones. En un chat debemos refinar los recursos a utilizar, considerando que no siempre nos sirven los de la vida real.

En los chats se realiza un uso económico del lenguaje, abreviaturas y otras estrategias creativas, además de interrupción y no respeto por el turno de palabra en la interlocución. El lenguaje se vuelve críptico y novedoso para newbies. Algunos lo llaman nuevo lenguaje electrónico, otros empeoramiento del lenguaje.

El ritmo de la conversación

El chat posee un ritmo de la conversación diferente al real. En el diálogo basado en el esquema pregunta-respuesta, la parte investigadora pregunta pero el interlocutor no siempre responde inmediatamente. Se suele producir un paso de tiempo en el que no se sabe si ha tenido lugar la recepción, si ésta ha sido entendida o no quieren contestar. En esta ‘incertidumbre’ se utilizan elementos como puntos suspensivos para llamar la atención sobre su vida virtual o física (saludos, despedidas, pausas, citas para momentos posteriores,…). En estas pausas, que se rellenaban completando el libro de campo, afloraba cierto grado de impaciencia en las investigadoras.



Las respuestas son breves, cortas (seis palabras de media) y con un lenguaje encriptado y/o gráfico. Las personas con las que se habían entablado mayores relaciones de confianza, con rasgos de liderazgo, muestran respuestas más cortas ante preguntas directas que el resto de interlocutores. Los otros se hacen más participativos. Conclusión; el entrevistado/a no siempre asume el proceso autorreflexivo o la capacidad de metacomunicar sobre el propio estilo de comunicación. La comunicación sincronizada que se creía positiva al hacer posible la valoración y el replanteamiento de preguntas, y la posibilidad de actualizar el cuestionamiento en la interlocución, no siempre supone la posibilidad de éxito.


Ardévol, E., Bertrán, M., Callén, B y Pérez, C. (2003) Etnografía virtualizada: la observación participante y la entrevista semiestructurada en línea. Athenea Digital, núm. 3: 72-92 (primavera 2003). Universitat Oberta de Catalunya. 

sábado, 15 de abril de 2017

Etnografía virtualizada: la observación participante y la entrevista semiestructurada en línea Parte I

-->
Nos encontramos ante el trabajo realizado por las investigadoras en un determinado canal dentro del ciberespacio sobre las relaciones de género en línea.

La práctica de la etnografía en línea

La etnografía virtual estudia los usos de Internet, las prácticas sociales en línea y la manera en la que éstas inciden en la gente. Internet se ha convertido en un elemento cotidiano y un lugar de encuentro en el que se dan nuevas formas de sociabilidad.

Las formas de interacción, el análisis de las manifestaciones culturales de las comunidades y las experiencias sobre la identidad en los juegos de roll (CMO; comunicación mediada por ordenador) son objeto de los principales estudios psicosociales y culturales sobre Internet, a través de la aplicación del método etnográfico. Estos estudios buscan averiguar cómo es la interacción y la CMO, pero en ocasiones, se introducen elementos deshinibidores y democratizadores que eliminan la vinculación del sujeto con marcas socioculturales que encontramos fuera de la red (no hay raza, sexo, grupo étnico,…). Algunas investigaciones hablan (Carlstom) de una realidad fuera de la red, de un sistema cultural independiente. Incluso podemos hablar del nacimiento de una nueva identidad en línea liberada de restricciones biológicas y socioculturales (Mark Dery). No obstante, encontramos en otras investigaciones (Susan Herring) los mismos patrones desestabilizadores de la igualdad de género o ratificaciones de identidades colectivas o pertenencia a grupos determinados.

El método etnográfico supone una estancia prolongada del investigador la comunidad o grupo social. Pero teniendo en cuenta que en los integrantes de estas comunidades no siempre están en el ciberespacio ¿cómo determinamos su contexto?

Observación participante y mediación tecnológica

Tras un periodo de familiarización con los chats se seleccionan grupos dinámicos dentro de un espacio sociotécnico desconocido. La observación, condicionada por aspectos técnicos (sistemas operativos, programas o aplicaciones como mIRC, X-Script...) da luz al primer problema; la propia descripción del espacio y sus habitantes. En los canales encontramos cierta organización social basada en los propios presupuestos técnicos del programa o elementos negociadores y participativos por parte de los usuarios. La adquisición de conocimiento del artefacto sociotécnico abrió paso a un proceso autoreflexivo sobre la propia investigación etnográfica.

Se añadió a la investigación un componente subjetivo sobre las publicaciones de los chats, anotaciones de estas conversaciones que eran analizadas posteriormente en grupo en sesiones de observación diferida en las que se construía un contexto de inteligibilidad de los registros textuales. Se creó para ello un diálogo, un ejercicio de triangulación entre los medios de registro utilizados, el cuaderno de campo y la memoria, no siempre objetiva, de las investigadoras.

En la etnografía virtual, la mediación tecnológica es fundamental. La abstracción y la técnica de transformación dan forma al dato etnográfico, que en este caso concreto constituye una interacción observada sin distancias entre el comportamiento y el registro del texto. La conexión entre el texto y el sentido de las interacciones textuales la encontramos en cómo asumen los participantes el significado de esas acciones y en la memoria de anteriores interacciones. Así se construye el conocimiento etnográfico y se constituye el marco interpretativo del investigador. 
-->

Ardévol, E., Bertrán, M., Callén, B y Pérez, C. (2003) Etnografía virtualizada: la obervación participante y la entrevista semiestructurada en línea. Athenea Digital, núm. 3: 72-92 (primavera 2003). Universitat Oberta de Catalunya.


domingo, 2 de abril de 2017

Feminidad, comida y amistad. Opciones estéticas . La negociación en el campo. Sue Carswell


Feminidad, comida y amistad

La imagen muestra una comida preparada por las granjeras Ashmita y su madre, y suponía el primer picnic que éstas iban a llevar a cabo. Este acto se convirtió en un evento especial, y se hizo partícipe a la fotógrafa en la elaboración de los alimentos, actividad importante para la vida de la mujer en esa región de Fiji. La preparación y posterior ingesta de la comida adquirió un status especial mientras desarrollaban el quehacer diario para estas mujeres en el rio (lavado de ropa, de útiles de cocina, aseo personal,…). La imagen nos dice muchas cosas de las protagonistas de su entorno, como su semblante serio, que refleja la importancia y la ceremonia con la que afloran la fotografía.  
 
La fotografía nos dice cómo es la feminidad para las mujeres Fiji-indias (el 90 % de los matrimonios se estructura en torno a este esquema). La distribución de tareas está arraigada en la sociedad de forma que, el hombre trabaja en la industria azucarera (no sale en la foto) mientras que la mujer realiza las tareas conocidas como domésticas. Vemos protocolos de parentesco de Ashmita y su madre (y su padre) y segregación de género. Pero también nos habla de hospitalidad. La gama de platos y su presentación representan las ganas de complacer al huésped, y el contenido de los mismos (pollo al curry), es un lujo con el que se busca agradar. La imagen habla del rol de la condición de la mujer en Fiji.

Esta fotografía, sin embargo, no tuvo cabida en la tesis porque Ahsmita construyó una realidad. Dejó atrás el marco naturalista y construyó una opción estética, cómo quería ser vista. No se limita con consentir, sino que modifica el entorno para guardarlo en su ‘album familiar’. Y en su construcción, valoró los usos públicos y privados de la imagen (Berger, sobre el papel de la fotografía en la memoria y la contextualización).

Se se trata de una fotografía antropológicamente no relevante porque no hay descubrimiento sino que vemos una realizada excesivamente construida. Ashmita no muestra la realidad de las familias sino su ideal. En ella, la participante negocia la opción estética que desea mostrar.

Conclusión

En el desarrollo de la tesis imperó la elección de fotografías en las que se apreciaba realismo documental, un naturalismo absoluto. Los criterios de relevancia antropológica se basaban en el grado de realismo con el que la fotógrafa/antropóloga percibía la realidad, eliminándose aquellas imágenes en las que la realidad parecía más construida. Sin embargo, estos criterios no pueden ser tan tajantes.

La tensión en torno a la producción y a la selección de fotografías para uso antropológico está marcada especialmente por las expectativas de las partes. Las diferentes opciones estéticas nos acercan o alejan de lo antropológicamente relevante. Sin embargo, de ambas posiciones podemos extraer análisis relevantes. La imagen de Ashmita, tomada al comienzo de la relación antropóloga/ participante, en primer lugar, muestra un respeto importante por su parte al trabajo de investigación (hacia una tercera persona ajena a sus circunstancias), y por último, nos transmite de forma meridianamente clara cuál es el papel de la mujer en Fiji al conocer la creación de su realidad pantalla.

Las opciones estéticas nos hablan de las disputas de poder entre la representación y la interacción de la imagen, y la contextualización de su consumo. Por tanto, la rigidez en el estudio y la búsqueda de la realidad o naturalidad provocan prejuicios en la valoración del material fotográfico obtenido, y una pérdida de documentación, de relevancia antropológica, extraíble de la propia interacción de la parte observada de la negociación en la construcción de la realidad.

Carswell, S. (1999) Aesthetic choices: negotiations in the field. University of Otago. New Zeland.

 

domingo, 19 de marzo de 2017

Opciones estéticas . La negociación en el campo. Sue Carswell


La autora realiza un estudio sobre las diferentes opciones estéticas con relevancia antropológica, generadas a través de la fotografía, reflexionando y ejerciendo autocrítica sobre su propia tesis doctoral.

Antes de continuar, avanzamos que el término ‘estética’ es polémico, incluso obviado por algunos autores, pero en el contexto fotográfico en el que nos encontramos, y centrándonos en la dicotomía arte – ciencia (contraposición que puede entenderse como positiva y productiva), hablamos de una captura de imagen que implica la elección de una composición acerca de lo que nos gusta ver y/ o como queremos ser vistos. 

Para analizar la relevancia antropológica que poseen las relaciones sociales, como el qué, el por qué y el para quién, propone el antropólogo Chris Wright que nos fijemos en las opciones estéticas, en la composición estética de las relaciones. Analizamos la importancia de la relación antropológica y el privilegio que muestran ciertas opciones estéticas, a través la fotografía y la negociación entre antropólogo y los seres objeto de estudio. Esta investigación de la autora, afronta un proceso discursivo y reflexivo en el que se produce una interactuación sobre la utilización de la fotografía desde el punto de vista antropológico. El debate sobre la responsabilidad de la representación fotográfica da origen a nuevos interrogantes sobre cómo son planteadas las fotografías y con qué fin se representan.

¿Qué es relevante?

La tesis versa sobre la dinámica de una familia de agricultores, en un entorno de productores de caña de azúcar de Fiji, y trata de analizar las experiencias de mujeres y niños, seres socialmente invisibles pero que dan forma a construcciones de género y antigüedad dentro del entramado familiar. El material visual describe el entorno físico, la diversidad, las condiciones laborales y las relaciones sociales que interviene en el trabajo organizado. Existía entre la antropóloga y los participantes cierto grado de conciencia y compromiso con la cámara, pero en el proceso de plasmación de imágenes se consiguió ‘naturalidad’ a través de lo ordinario. Los participantes nunca modificaron la escena sino que la naturalidad construida fue buscada o generada por el trabajo fotográfico de la antropóloga. Las prácticas fotográficas, sus poses, son reflejos de sus valores e identidades culturales revelan las negociaciones y relaciones que tienen lugar en torno a la fotografía. 

En el trabajo de campo, los medios de comunicación visual complementan el texto escrito y añaden un elemento representativo generador de sensaciones en cuanto a la gente y el lugar; tiros de la vida cotidiana. Y aquí, en las fotografías se ve lo invisible, el trabajo de aquellos a quienes no se nombra; los niños y las mujeres en las granjas, y su contribución a la industria del azúcar. Este realismo documental, este modelo, se convierte en nuestra propia ‘estética’. Por tanto, lo relevante desde el punto de vista antropológico dependerá de los parámetros elegidos. Al menos, fue así en un principio.

Sin que ello suponga una fusión de los usos de medios visuales para el estudio de la cultura y el propio estudio de las formas prácticas visuales, se concluye que la representación en este trabajo se enriqueció con el examen de las prácticas visuales, tanto del antropólogo como de los participantes. 

Carswell, S. (1999) Aesthetic choices: negotiations in the field. University of Otago. New Zeland.  

lunes, 27 de febrero de 2017

Antropología visual y diseño público ¿Puede la asociación de ambas campos generar valor en los diversos modelos de comportamiento urbano? Parte III


RECOPILACIÓN DE DATOS
Los datos fueron recogidos durante los meses de octubre y noviembre de 2010 en el centro de Ottawa. Los investigadores buscaban el disparo de la cámara a pie, adaptándose a las funciones del producto, modificando elementos e incluso, haciendo uso de la manifestación artística de la gente.
ANÁLISIS DE LOS DATOS
La interpretación de los datos incluye la transcripción de los componentes visuales en la información verbal. No se incluye aquí el análisis de las fotografías, aunque su visualización puede ser aclaratoria para la investigación y el conocimiento. En un primer momento, las fotografías se sometieron a un periodo libre y a un examen no estructurado, se compararon y agruparon en racimos, en función también de un criterio espacial.
RESULTADOS
Los lugares de mayor afluencia precisan mayores intervenciones, y cabe destacar la importancia de la vigilancia y la limitación de libertad advertida en determinados espacios, cuyos espacios se ven fuertemente influidos. En estos espacios se producen menos intervenciones, al contrario que en los espacios abandonados.
Necesidades funcionales
Algunas intervenciones manifiestan de forma clara necesidades funcionales de los usuarios que no cumplía el espacio urbano y que revelan una falta de equipamiento urbano para apoyar las actividades que los usuarios realizan en el espacio, pero en otros casos esta premisa no es tan clara. Se observan necesidades abstractas que el espacio urbano no ofrece, como la ausencia de espacios en los que trasmitir mensajes; comercial, ideológico y personal/ artístico, trascendentales para la transmisión de cultura (Cartelería, graffitti,…), es decir, mensajes verbales, pictóricos y escultórico.
1.    Mensajes textuales
En algunos casos, los usuarios hacen uso de lenguaje común para expresar ideas. Estas palabras tienen la intención de ser leidas. En otras ocasiones, el significado sigue siendo desconocido. Por último, se utilizó un sistema ocasional de símbolos. Los que no estaban familiarizados con el código no pudieron leer el mensaje; las intervenciones de graffiti entran en esta categoría.
2.    Mensajes Pictóricos

Junto con el uso de mensajes de texto, los habitantes de la ciudad utilizan dibujos e imágenes con variedad de contenido. En la mayoría de los casos, tanto para mensajes textuales y pictóricos, la gente hizo uso de superficies claras que no presentaron detalles o texturas.

3.    Mensajes escultóricos
Tienen lugar en una zona más contemplativa de la ciudad. En los márgenes del río Ottawa se utilizan piedras de río para hacer declaraciones en los espacios urbanos. Las instalaciones construidas por un artista eran esculturas efímeras. Se nota la necesidad de mostrar elementos de la cultura canadiense, muy conectada con la naturaleza y el clima (réplica inukshuk).
DISCUSIÓN
Del mismo modo que una cámara observacional no revela cultura, tampoco lo hace el inventario cultural por si solo. Se exige un trabajo de interpretación y comprensión de los comportamientos individuales y grupales. En el inventario de Ottawa se observa como los residentes están familiarizados con determinados espacios de la ciudad, al contrario que ocurre en otros lugares. Les une a la ciudad lo simbólico de su cultura, que quieren transmitir, pero como carecen de elementos para hacerlo, los crean a través de los mensajes. La perspectiva antropológica sobre la cultura puede asumir un papel importante en la interpretación del comportamiento de los habitantes. Se aprecia que los habitantes necesitan espacios no funcionales para expresarse, y allí encontramos un posible nicho para los diseñadores.
Se propone una investigación adicional sobre la posibilidad de transformación por vandalismo en la participación de lo público pues se podría invitar a los vándalos a negociar para que expresen sus necesidades.
CONCLUSIÓN
Las necesidades de los usuarios urbanos han cambiado para satisfacer necesidades culturales, sociales, psicológicas e ideológicas, y si estas no satisfacen, los usuarios le dan un uso alternativo. Las personas se adaptan al espacio, añadiendo si es preciso, elementos personales, artísticos o mensajes ideológicos a los objetos, a veces de manera ilícita.
Para diseñar espacios públicos plenamente satisfactorios hay que realizar un estudio exhaustivo de los objetos de la investigación. De la unión de la antropología visual y el diseño público pueden extraerse resultados positivos. Ambas disciplinas pueden trabajar juntas para crear zonas públicas vitales. Que el diseño aplique conocimiento cultural contribuye al estímulo de las negociacioness entre usuarios, diseñadores y tomadores de decisiones.


Gabriela, S. y Frankel, L. (2011) Visual Anthropology and public design. Can the association between these fields generate valuable insights into the diverse patterns of urban behaviour? Diversity and unity: Proceedings of IASDR2011, the 4th World Conference on Design Research.


domingo, 12 de febrero de 2017

Antropología visual y diseño público ¿Puede la asociación de ambas campos generar valor en los diversos modelos de comportamiento urbano? Parte 2


Significados simbólicos en los espacios urbanos
Los espacios urbanos son escenarios de estudios simbólicos para muchos investigadores. Las ciudades, sistemas semióticos privilegiados, son una excelente fuente de símbolos y representaciones culturales. El espacio público es un esfuerzo humano que refleja la diversidad de la población. El sujeto desarrolla su comportamiento, opinión y creencia en este espacio. El usuario se convierte en el verdadero productor de un diseño que actualiza mediante la cumplimentación de sus lagunas o indeterminaciones de significado. Los espacios públicos revelan información sobre cómo los urbanistas esperan que la población se comporte, utilizando mobiliario atrayente y simbólico, mientras que otros espacios repelen a los usuarios por falta de comodidad o por reglas limitativas o restrictivas de libertad.
Ejemplo de los jardines de Viena, Rotenberg (1996). Los diseñadores consiguieron identificar su proyecto con la metrópoli con el movimiento cultural.
La ciudad visual (visualcity)
La ciudad es más que un contexto material. El concepto visualcity (Escudos) define la realidad de la ciudad que no puede ser capturada en una página. Es la relación entre lo intagible y lo tangible. Al contratrio que una exploración rápida, la mirada visualcity tiene profundidad de campo, vinculando al usuario con su contexto cultural, geográfico e histórico.
La fotografía, como técnica de representación y exposición surge como elemento capaz de ser analizado. La ciudad es un laboratorio práctico para el análisis fotográfico de la sociedad urbana.
DISEÑO PÚBLICO
Los sujetos viven en un estado de cambio continuo. Las ciudades se desarrollan de forma rápida mientras los espacios públicos asumen funciones de socialización, recreación y ocio, que el diseñador debe conciliar. Para hablar de diseño público hay que tomar como referencias las cuestiones culturales de los locales. Los hábitos y creencias particulares reflejan estas necesidades locales. (La implantación de elementos que no pertenecen a la cultura propia puede provocar un choque.
Necesidades y la cultura de los usuarios
Para comprender la cultura de un individuo o de un grupo particular de personas y cómo se relaciona con la calidad del diseño es fundamental comprender las dimensiones espaciales y temporales de la cultura. Y para ello podemos hablar de capas sociales. Cada capa representa la estructura y características de una cultura particular durante un periodo de tiempo. Lo interno de la capa será intagible vs lo externo, lo accesible. Y en este punto, hay que añadir que las capas sociales se interrelacionan para cambiar o hacer aflorar necesidades culturales y sociales. En este sentido, la calidad del diseño es inseparable de la conducta de los usuarios y de su psicólogo social, cultural e ideológico.
Las respuestas de los usuarios
Las reacciones de los usuarios a los espacios son variadas. Las personan tratan de reafirmar su identidad cultural, generalmente en términos territoriales. Por ello, las necesidades podrían quedar ocultas en su actitud hacia los espacios públicos. Los diseñadores deben por tanto, conocer a las personas que viven en la ciudad, en el movimiento cultural, para la personalización de espacios, adaptaciones y codificaciones de productos (incluso del vandalismo).
METODOLOGÍA
El inventario fotográfico cultural de Ottawa buscó entender la consideranción de sus habitantes sobre los espacios públicos, estudiando y recogiendo evidencias materiales de los usuarios. Se busca proporcionar a los diseñadores información valiosa sobre la actividad de diseño público, conviertíendolas en utilidades visuales de herramienta de investigación antropológica. Por que, en lugar de mirar en la parte urbana de los espacios, el investigador contempla a los usuarios.
AJUSTE
La investigación exploró diferentes lugares de Ottawa en la que se cumplían diferentes funciones; espacios residenciales, comerciales y recreativos, lugares de vigilancia extrema y espacios no observados por el público y espacios monumentales. Las fotografías documentaron la vida de varios usuarios participando en los espacios urbanos, lo que permitió al investigador centrarse en los detalles, facilitando la identificación de patrones y agrupaciones en las acciones de los usuarios. 
Gabriela, S. y Frankel, L. (2011) Visual Anthropology and public design. Can the association between these fields generate valuable insights into the diverse patterns of urban behaviour? Diversity and unity: Proceedings of IASDR2011, the 4th World Conference on Design Research.