martes, 7 de septiembre de 2010

Principales factores de estratificación social

El fundamento esencial de estratificación en toda sociedad es el poder, que es quien otorga o desposee de los privilegios, de dependencias y recursos que posibilitan la concentración de riquezas, y el aprovechamiento de posiciones de preeminencia. Un poder global, no sólo jurídico-administrativo (político), nos referimos al poder social, que ha significado la mayor parte de los estudios y las teorías de clases existentes. El estudio de los factores de la estratificación no deben de ser tratado de manera unidireccional ni excluyente, sino debe de estar enmarcado en el ámbito de los procesos sociales singularizados en toda su diversidad.

Alvin Ward Gouldner
El sociólogo estadounidense Alvin W. Gouldner (1920-1980), matizó que la sucesión de clases no se produce cuando una clase derrota a otra, sino cuando ésta la reemplaza, reconociendo al sucesor y no sólo al vencedor.
La historia revela que en la revolución industrial la burguesía empresarial reemplazó a los terratenientes feudales y no a los siervos; y los tecnócratas y los burócratas los que reemplazaron a los burgueses, y no los trabajadores, en algunas manifestaciones del socialismo.
Cada vez los escenarios sociales se complejizan resultando más arduo distinguir a los actores que interactúan en él, pues es inherente a la evolución, el propio desarrollo de la vida social, cada vez más confusa y diversa. Esa gradual complejidad social impulsa nuevos problemas de estructuración social y de competencia democrática que tambalea la propia determinación política y el reconocimiento de las actuaciones de lucha o de rivalidades por el poder. Una carencia de imbricación que se traslada entre lo político y lo económico, ósea la esfera de las grandes decisiones y en canal de reparto de los recursos y privilegios, respectivamente. Un multiplicador éste de diferentes modos de y alienación y de alineamiento social discordante, siendo motivo de crisis políticas. Proliferando la expansión de grandes corporaciones empresariales transnacionales, conformando un reducido sector paralelo de decisión, que afecta al destino de millones de personas, carente de cualquier garantía de transparencia y concurrencia, en sus decisiones. Mega-empresas que alguna de ellas poseen ventas totales superiores al PIB de muchos países del planeta.
        Estamos en el meridiano de dos etapas de sociedad divergentes, entre modelos de configuración aún opacos, difícilmente precisos en sus futura exposición social. Una sociedad actual que muestra un estado de hastío, anomia o sumisión, pasando por rechazo y contestación extremista. Una evolución de los sistemas de estratificación desde las sociedades industriales a las sociedades tecnológicas avanzadas, que se caracteriza  por una nueva fase en la densificación de las estructuras sociales, significando nuevas dificultades en los factores que contribuyen en la estratificación. Diferenciando entre las organizaciones sociales, pues ninguna evoluciona paralelamente en los mismos términos y dinámicas de los sistemas de estratificación. Los  factores de estratificación se evidencian desde variables biológicas (edad, sexo, raza) culturales (etnia, origen), económicas (propiedad, recursos), educativos, relacionales (familia), los asociados al territorio, y los ocupacionales (paro, estabilidad). Todos estos factores hacen posible que una persona pivote en diferentes redes sociales, en las que actúa con roles diversos. Factores bajo influencia de los cambios en el trabajo, en el empleo, ideológicos, económicos, tecnológicos. Todos, a su vez, interviniendo en mutaciones sociales; en la lógica del poder y en la lógica de la desigualdad encontrándose en una bifurcación de reciprocidad, desde el ámbito político y los privilegios económicos-sociales. Una evolución de los sistemas sociales que intervendrá en una diversificación de las situaciones económicas y laborales, donde los tradicionales “grupos de referencia” perderán posiciones, donde predominará el entorno comunicacional de base de vanguardia tecnológica, con una suficiencia de infiltración en los grupos y sectores económicamente más poderosos. Sociedades emergentes con una grandes capacidades que dictaminarán culturalmente influencias como modas, gustos, costumbres, etc por todo el planeta, donde aumentarán igualmente los particularismos culturales como los elementos de autoidentidad básicos, o nuevos espacios de identidad social con capacidades de alcance político. 

Resumen de epigrafe de La sociedad dividida de José Félix Tezanos