miércoles, 1 de septiembre de 2010

Ciencias etnográficas y Sociología.

La etnografía suministra información sobre el comportamiento de las personas en grupos, organizaciones y comunidades utilizando la observación participante como principal método de investigación. En las ciencias etnográficas, como las biológicas y la psicológicas ayudan a la sociología a explicar las normas sociales y las estructuras de sus actitudes frente a las conductas sociales.
La Antropología se define como la ciencia del hombre; el antropólogo estudia la humanidad entendiendo con ello las sociedades y sus culturas en la amplia fisonomía temporal y geográfica. La metodología principal de esta ciencia es la analítica-descriptiva con tres fundamentos básicos; el concepto de evolución, el método comparativo y el estudio evolutivo de la humanidad con dos líneas de investigación:

  • La Antropología física que estudia el origen del hombre en su escala zoológica teorizando en clave evolutiva y relaciones bioculturales.
Edward Burnett Tylor
  • La Antropología cultural estudia la cultura de las organizaciones sociales en los grupos humanos. Se pretende generalizar todas las expresiones del hombre, singularizando sus semejanzas y diferencias, realzando algunos aspectos de transmisión cultural, las costumbres y su interdependencia de fenómenos y contactos culturales. Probablemente esta disciplina sea la que más simpatice con la Sociología. El concepto cultura según los antropólogos es el propósito de estudio de esta especialidad y propuesto por el antropólogo británico Edward Burnett Tylor en 1857: Todo aquello que el hombre adquiere como miembro de la sociedad es cultura. Todos los hombres tienen cultura, hasta los primitivos.
La organización, la cultura, son algunos de los asuntos comunes con la Sociología, una fuente recíproca de intereses para estas dos ciencias en una confluencia para empezar a comprender las interacciones entre entorno y cultura, entre biología y cultura.

Claude Lévi-Strauss
Son muchos los “responsables” de las ciencias etnográficas, pero podemos citar a Claude Lévi-Strauss (1908-2009), como probablemente el más famoso antropólogo que ha llegado a nuestros días. Nació en Bélgica, aunque desde muy joven vivió y realizó sus estudios de derecho y filosofía en Paris. Fue el creador del estructuralismo; corriente del pensamiento francés que deriva del estructuralismo lingüístico de Ferdinand Saussure, a su vez seguidor de la teoría del hecho social de E. Durkheim. Un campo de estudio que ha sido acogido por igual en antropología y sociología. Fueron estructuralistas antropólogos como el citado Lévi-Strauss, sociólogo como L. Althusser o filósofo como M. Foucault entre otros.
Para Lévi-Strauss la estructura es el orden de la interpretación y la explicación y se halla a un segundo vivel de abstracción pues es construida a partir de las constantes. El actor la desconoce por completo. Un trabajo persistente en explicar cómo trabaja la mente humana a través de diferentes formas culturales en diferentes ámbitos como el parentesco, en el campo de la cognición humana y los procesos mentales y el territorio de la mitología.
Lévi-Strauss fue un autor muy prolífico, pero es verdad que hay una obra que veo reproducida en multitud de publicaciones como una referencia básica, y que son de los libros pendientes de leer: Tristes trópicos (1955), fue un paradigma de estrategia de construcción textual en antropología, descrito como uno de los más bellos, tristes e incisivos relatos etnográficos.

Cuando se quiere estudiar a los hombres hay que mirar cerca de uno; pero para estudiar al hombre hay que aprender a mirar a lo lejos: hay que empezar por observar las diferencias para descubrir las propiedades.
Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres