miércoles, 13 de octubre de 2010

Los sujetos de la exclusión y la desigualdad social


Los sujetos de la exclusión y la desigualdad social

El consenso general apunta a la tendencia significativa de la exclusión y desigualdad social delimitarla a sectores específicos. Por ejemplo, un incremento en la infraclases, un desgaste de la situación de los pensionistas estableciendo una mayor movilidad social descendente entre los hijos de clase media, con problemas sociales alrededor de los inmigrantes, con un crecimiento de los conflictos raciales y xenófobos…
Aunque en el tema de los jóvenes no existe una coincidencia entre los expertos, en la posición de los mismos, en este complejo proceso de transformaciones y exclusiones sociales; entendiendo por un lado que van a tener más oportunidades de obtener empleo y que tendrán que vivir en el seno familiar menos años que ahora.

Las previsiones conforman una serie imbricada y que levantan algunas dudas:

·    Los hijos de las familias de clase media podrán tener mayor movilidad descendente.
·   Las infraclases podrán tender a incrementar.
·   Las infraclases mantendrán su capacidad actual de acción y de movilización social y política.
·    Los más afectados por las condiciones sociales y económicas tenderán a movilizarse y protestar más que ahora.

Se localiza a los jóvenes como núcleo en las nuevas dinámicas gestadas por las transformaciones en el modelos de sociedad, situándolos como protagonistas y víctimas principales de las nuevas composiciones económicas y sociales. Otras opiniones sitúan a los hijos de familias de clase media en posiciones más marginales, al tiempo que otros que la movilidad social descendente afectará a los estratos bajos y medios, mientras que algunos afirman que <<nuestros hijos vivirán peor que nosotros>>.
En todo caso, los expertos subrayan la dinámica de movilidad social en la línea de un proceso mucho más general de transformaciones tecnológicas y de reestructuraciones que establecerán al la aparición y la evanescencia de viejas y nuevas profesiones, de modos de vida y de actividad, constituyéndose por tanto, un periodo de inestabilidad en las nuevas sociedades emergentes.
La propensión hacia un incremento de las infraclases y de los excluidos y la agudización general de las protestas y las movilizaciones de los afectados por la situación económica y social, no se localiza en un entorno explicativo determinado. Un futuro subordinado a las variables políticas y sociales, tales como la evolución del empleo, o el sostenimiento de las prestaciones sociales. El aumento de las infraclases y los excluidos se imbrican con el incremento de los efectivos de inmigrantes, con el desgaste de la situación de los jubilados y en general con la mayor o menos agudización de las desigualdades en torno a los extremos de los binomios <<pobres-ricos>>, <<jóvenes-adultos>>, <<mujeres-hombres>>, <<extranjeros-nativos>>. Por último el aumento de las protestas y las movilizaciones, su efectividad será mínimamente destacable y muy localizada.

Resumen de epígrafe de La sociedad dividida de José Félix Tezanos
La viñeta que acompaña a esta entrada aparece bajo autorización de El Roto