lunes, 18 de octubre de 2010

Los factores emergentes de estratificación social


Los factores emergentes de estratificación social

Los factores de estratificación social son muy heterogéneos en las sociedades tecnológicas, y localizados en posiciones y rangos en estrecha dependencia con varios elementos causísticos. Con unas fluctuantes e indeterminadas trayectorias, que alteran las posiciones sociales obtenidas por las tareas y trabajos que se realiza y las condiciones de los mismos.
Un cúmulo de elementos estratificacionales que se pueden establecer en los siguientes:

·   Ser propietario o no.
·  Ejecutar tareas definidas o prestar servicios como autónomo.
·  Poseer unas cualificaciones concretas o competencias alcanzadas, demandadas por el mercado
·  Efectuar un trabajo seguro, bien remunerado y en buenas condiciones en empresas con futuro.
· Trabajar en la Administración Pública.
· Gozar de relaciones sociales o influencias.
·  Estar sub-empleado o poseer un trabajo parcial o desprestigiado.
·  Ubicarse en situaciones de paro cíclico o de larga duración.
Los elementos que establecen pues las oportunidades en el sistema de estratificación social introducen niveles divergentes a los de las sociedades industriales, constituyendo variables de posición, de origen y de orientación en la defensa de los intereses en cuatro niveles de conformación de los elementos de estratificación a grupos de referencia –clases medias, dominantes, trabajadoras y las infraclases y excluidos-, que se pueden localizar en diferentes situaciones de los bordes sociales, y cada una de ellas protegiendo y articulando sus intereses sociales. Distinguiéndose la existencia de instrumentos precisos y eficaces de acción colectiva entre los sectores sociales en crecimiento como las infraclases, excluidos y las ocasionales segmentaciones emergentes en relación a núcleos de las clases medias y clases trabajadoras.
Las nuevas posiciones estratificacionales impulsan a perfiles generales duales y sobresalen además, situaciones y niveles de divergencias sociales complejas. Una más que probable movilidad y poco relevante traducción política para las infraclases y excluidos, y tendrán que esperar para ubicarse en la composición de los intereses socio-económicos. Un futuro subordinado a la propia evolución de las identidades sociales de los más afectados, como la forma en la advierten la estructura de desigualdades, su propia posición y sus relaciones con otras clases y sectores.
Será concluyente la capacidad y voluntad política para impedir y corregir el riesgo de una ascendente dualización social, y las posiciones políticas como las organizaciones sindicales en la conformación y planteamientos hacia los situados en el nivel más bajo de la pirámide social.
Los tradicionales obstáculos entre empleados y desempleados, o propietarios y asalariado han mermado parte de su vieja naturaleza. Las diferencias salariales entre los situados en lo alto y las medias-bajas o bajas de la escalograma laboral pueden manifestarse exageradas. Un desarrollo socio-económico de los últimos años, que manifiesta significativamente la magnitud que está alcanzando la estratificación por el empleo, emergiendo fracturas desigualitarias relevantes entre los que tienen ocupaciones de rango alto y medio, y en el otro extremo los que se sitúan en los niveles medios-bajos se conforman las consecuencias de la precarización con altas cotas de desarticulación de sus horizontes vitales. Estableciéndose tres relaciones divergentes en los factores de estratificación que actúa en las sociedades tecnológicas emergentes: la estratificación por la propiedad, por el status y por el empleo, manifestándose cada una de forma singularizada pero imbricadas, afectando a grupos y sectores sociales muy determinados.
La emergencia de grupos que aún buscan si ubicación, sus posibilidades y hasta <>, en el panorama de los complejos sistemas de estratificación propios de las sociedades tecnológicas.

Resumen de epígrafe de La sociedad dividida de José Félix Tezanos