sábado, 30 de octubre de 2010

Comentario texto Ulrich Beck, La individualización. Primera Parte


Esta es la primera parte del comentario que hice del texto de Ulrich Beck y M. Beck, del libro La individualización. El individualismo institucionalizado y sus consecuencias sociales y políticas, Barcelona, Paidos, 2002, página 95 y ss. Este trabajo estaba propuesto en la guía del curso Introducción a la Sociología I para el Grado de Sociología y CCPP en la UNED, que estuvo colgada en la plataforma ALF en los primeros días del comienzo del curso 2010/11. Ahora bien, esa guía era del curso pasado y entendí, que teníamos que realizar también este curso dicho trabajo. No ha sido así, al parecer, pues ahora es un texto del profesor Tezanos. En cualquier caso, como el trabajo lo trabajé, quiero compartirlo con todos/as.

Ulrich Beck
Ulrich y M. Beck afirman que la individualización está desarrollándose progresivamente y es difícil hacer un pronóstico en cuanto a su plasmación en una nueva disposición social. El individualismo se relaciona con el redescubrimiento de la vida privada, de la pluralidad de los estilos de vida. Una concepción atomista, la suma de individuos en el mundo social, la antítesis de la sociedad de clases prevista por Weberindividualismo religioso al ascetismo intramundano y al capitalismo- y Marxen su visión de una sociedad sin clases-, donde las personas se inclinan a verse simplemente como individuos y no como parte de una clase social. Una identidad que se apoya por su estatus como consumidores por ejemplo, con el apocalíptico <<fin de las clases>> de Jan Pakulski y Malcolm Waters; una estratificación marcada por el consumo cultural y no por la posición de clase dentro de la división del trabajo. 
El individualismo es un fenómeno moderno que redibuja las nuevas sociedades tecnológicas. Tocqueville en 1840 ya definía su sentido sociopolítico; <<los americanos combatieron el individualismo, el fruto de la igualdad, con la libertad, y vencieron>>. Una apatía generalizada en la nueva sociedad moderna, caracterizada por una domesticidad paulatinamente absorbente, una sociedad de empleados post-clasista individualizada en términos de ley laboral y de categorías sociopolíticas, dicotómica de la tradicional y cultural sociedad de clases, de la pretérita visión marxiana. El vínculo entre el individuo y el espacio público se redimensiona adquiriendo una nueva plasticidad y desarrollándose en una serie de estructuras y de cambios que Beck desarrolla como:

·  Apartamiento de la identidad social, disipando sus rasgos distintivos tantos en términos de auto compresión como en su interrelación.
·   Las desigualdades siguen existiendo pero redefinidas.
·   Se constituyen asociaciones temporales políticas y sociales, según acontecimientos, pero no como único modelo paradigmático.
·   Conflictos estables relacionados con la discriminación concomitantes con la raza, color de la piel, género, la etnicidad, edad, homosexualidad, incapacidad física, etc.