sábado, 15 de abril de 2017

Etnografía virtualizada: la observación participante y la entrevista semiestructurada en línea Parte I

-->
Nos encontramos ante el trabajo realizado por las investigadoras en un determinado canal dentro del ciberespacio sobre las relaciones de género en línea.

La práctica de la etnografía en línea

La etnografía virtual estudia los usos de Internet, las prácticas sociales en línea y la manera en la que éstas inciden en la gente. Internet se ha convertido en un elemento cotidiano y un lugar de encuentro en el que se dan nuevas formas de sociabilidad.

Las formas de interacción, el análisis de las manifestaciones culturales de las comunidades y las experiencias sobre la identidad en los juegos de roll (CMO; comunicación mediada por ordenador) son objeto de los principales estudios psicosociales y culturales sobre Internet, a través de la aplicación del método etnográfico. Estos estudios buscan averiguar cómo es la interacción y la CMO, pero en ocasiones, se introducen elementos deshinibidores y democratizadores que eliminan la vinculación del sujeto con marcas socioculturales que encontramos fuera de la red (no hay raza, sexo, grupo étnico,…). Algunas investigaciones hablan (Carlstom) de una realidad fuera de la red, de un sistema cultural independiente. Incluso podemos hablar del nacimiento de una nueva identidad en línea liberada de restricciones biológicas y socioculturales (Mark Dery). No obstante, encontramos en otras investigaciones (Susan Herring) los mismos patrones desestabilizadores de la igualdad de género o ratificaciones de identidades colectivas o pertenencia a grupos determinados.

El método etnográfico supone una estancia prolongada del investigador la comunidad o grupo social. Pero teniendo en cuenta que en los integrantes de estas comunidades no siempre están en el ciberespacio ¿cómo determinamos su contexto?

Observación participante y mediación tecnológica

Tras un periodo de familiarización con los chats se seleccionan grupos dinámicos dentro de un espacio sociotécnico desconocido. La observación, condicionada por aspectos técnicos (sistemas operativos, programas o aplicaciones como mIRC, X-Script...) da luz al primer problema; la propia descripción del espacio y sus habitantes. En los canales encontramos cierta organización social basada en los propios presupuestos técnicos del programa o elementos negociadores y participativos por parte de los usuarios. La adquisición de conocimiento del artefacto sociotécnico abrió paso a un proceso autoreflexivo sobre la propia investigación etnográfica.

Se añadió a la investigación un componente subjetivo sobre las publicaciones de los chats, anotaciones de estas conversaciones que eran analizadas posteriormente en grupo en sesiones de observación diferida en las que se construía un contexto de inteligibilidad de los registros textuales. Se creó para ello un diálogo, un ejercicio de triangulación entre los medios de registro utilizados, el cuaderno de campo y la memoria, no siempre objetiva, de las investigadoras.

En la etnografía virtual, la mediación tecnológica es fundamental. La abstracción y la técnica de transformación dan forma al dato etnográfico, que en este caso concreto constituye una interacción observada sin distancias entre el comportamiento y el registro del texto. La conexión entre el texto y el sentido de las interacciones textuales la encontramos en cómo asumen los participantes el significado de esas acciones y en la memoria de anteriores interacciones. Así se construye el conocimiento etnográfico y se constituye el marco interpretativo del investigador. 
-->

Ardévol, E., Bertrán, M., Callén, B y Pérez, C. (2003) Etnografía virtualizada: la obervación participante y la entrevista semiestructurada en línea. Athenea Digital, núm. 3: 72-92 (primavera 2003). Universitat Oberta de Catalunya.