sábado, 3 de septiembre de 2016

Michael M.J. Fischer. Emergent Forms of Life: Anthropology of Late Postmodernities

-->
Michael M.J. Fischer nos invita con este texto a explorar las diversas posibilidades existentes en un mundo tecnológicamente avanzado para las investigaciones antropológicas y la práctica etnográfica. Pero además esta relación se puede establecer en un marco recíproco de conocimientos entre diferentes disciplinas aparentemente distantes, pero que en la práctica pueden converger en un interés común de entedimiento científico.
Fischer señala las enormes posibilidades que tiene disponible la Antropología para relacionarse con otras áreas de conocimiento aparentemente tan alejadas del objeto de estudio antropológico. Además la Antropología se sitúa como palanca de arranque o mecanismo para que a su vez sea aprovechada por éstas, como por ejemplo con la biotecnología y otras ciencias basadas en las tecnologías. También es interesante lo que Fischer denomina como la tercera revolución industrial (también llamada posmodernidad, sociedad del conocimiento, sociedad posindustrial o sociedad de la información), que es la que se está dando en la actualidad con el avance de los medios electrónicos o la biología molecular, y una antropología que se puede acomodar a estas innovaciones formando parte de ellas.
Este es un texto que ofrece conocer una perspectiva de entendimiento entre disciplinas, y cómo se puede establecer vías de relaciones firmes entre la Antropología y otras ciencias. Por ello, y tal como afirma Fischer, en un mundo avanzado tecnológicamente como el nuestro suministra retos estimulantes para todos los niveles societarios como el social, cultural o la teoría psicológica, así como para la práctica etnográfica y la escritura antropológica. Igualmente ha sido esclarecedor, como lo fue en el el texto de George Marcus, que Fischer señalara la importancia de incorporar a la práctica etnográfica las técnicas multilocales o multisituadas como estrategias útiles.
Este texto de Fischer me ha hecho recordar el trabajo de 2008 de los hermanos Castro Nogueira (Laureano, Miguel Ángel y Luis -D.E.P-) ¿Quién tema a la naturaleza humana?. Una obra que intenta en gran medida, dar respuestas a esa formulación que se sugiere en el título del libro, y no para obtener una única respuesta a modo de axioma, siendo la pluralidad y la multidisciplinariedad la tónica general de este trabajo. Un texto que igual al de Fischer, defiende la confluencia de caminos; sociológicos, biológicos o filosóficos, desde una intensa reflexión alrededor de la naturaleza humana y su relación con las Ciencias Sociales. La pretérita jerarquía de saberes científicos y de evidencia antropológica a modo de castillo infranqueable queda atrás, para enfatizar sobre la conveniencia de afrontar una reconceptualización de las ciencias sociales, desde sus compromisos ontológicos y técnicos, y los más amplios horizontes teóricos y metodológicos, por la propia multidimensionalidad de nuestra naturaleza psicobiológica. Invitan a aceptar el desafío en incorporar modelos, que sean capaces de acoger esa realidad, que catapultaron fuera las teorías decimonónicas.
Fischer afirma que es importante complementar la práctica etnografica con el trabajo de otras disciplinas como por ejemplo historiadores, teóricos literarios, críticos, novelistas, periodistas, fotógrafos o cienastas. Me resulta interesante la ingente información que se mueve y almacena por internet, en los buscadores, en los blogs, en youtube, en toda la red. Como se relacionan, se entrecruzan o se fusionan informaciones y avances en código abierto, derivando y produciendo con ello, nuevas formas de conocimiento, con o sin autoría, pero las utilizamos y las hacemos nuestras. La mayor parte de esta información no sólo se almacena en digital sino además se genera por medios electrónicos, el código binario es parte de nuestro “gen” en las sociedades tecnológicamente avanzadas que nos toca vivir. El nativo digital (nuestros hijos) están socializándose desde que son muy pequeños, mucho antes de generar una palabra, en el manejo de aparatos electrónicos. Con un simple gesto son capaces de activar aplicaciones en la tablets para jugar e interactuar con multitud de posibilidades educativas (otras no tantas). Para la antropología se abre un mundo de posibilidades, uno que avanza a pasos agigantados. Puede que también sea el momento de avanzar en simultáneo con las metodologías que ponemos en marcha, porque abordar el objeto de interés de estudio antropológico es tan importante o más, que las herramientas de trabajo que vamos a poner en marcha. Y en este caso, aún no me ha llegado a mis manos innovaciones importantes en el campo de la recogida y tratamiento de la información. En definitiva, mi reflexión, como en otras tantas cosas en la vida, la tecnología va a un ritmo mayor que nuestro paso de científicos sociales. Aunque sin duda, sigue siendo muy útil una libreta un bolígrafo y una cámara de fotos.
Bibliografía
Castro Nogueira, L. et alia (2008) ¿Quién teme a la naturaleza humana?. Homo Suadens y el bienestar en la cultura: biología evolutiva, metafísica y ciencias sociales. Tecnos. Madrid.
Fischer, M.J. (1999) Emergent Forms of Life: Anthropology of Late Postmodernities, Annual Review of Anthropology, 28: 455-478.