miércoles, 30 de noviembre de 2011

Sociedades y Mundo De la Teoría a la Práctica en la Ciencia Sociológica Parte 11

En el curso de acceso para mayores de 25 años que realicé en el curso 2009/10 en la UNED, cursé la asignatura de Sociología acompañado de libro Sociedades y Mundo. De la Teoría a la Práctica en la Ciencia Sociológica. Edición Segunda 2008. Martínez Quintana, Violante. Ediciones Académicas. Madrid 2008.
Este libro venía acompañado de un Cuaderno de Ejercicios que había que cumplimentar y enviarlo manuscrito al equipo docente en Madrid, un ejercicio complementario a la prueba presencial, y ambos necesarios para superar la asignatura.

8.- ¿Qué nos indica la transición demográfica en la evolución de una sociedad humana?

La transición demográfica es el curso del cambio histórico de las sociedades humanas en el paso de unas características demográficas por las altas tasas de fecundidad y mortalidad y a otro extremo, el que ambas tasas son bajas. La transición demográfica atiende a cinco períodos:

1.    Fase Estacionaria alta, en el período preindustrial con tasas de natalidad y mortalidad altas.
2.  Fase Expansión primera, en el período industrial temprano con un descenso de mortalidad por los avances sanitarios pero con alta tasa de natalidad.
3.    Fase de Expansión tardía, moderna o reciente  en el período industrial avanzado con descenso equilibrado de natalidad y mortalidad existiendo una brecha demográfica; la tasa de mortalidad desciende primero y más rápidamente  que la natalidad.
4.  Fase Estacionaria baja, en el período reciente posindustrial con una población estacionaria singularizada por una fecundidad y mortalidad reducida.
5.    Fase de Declive que presentan los países europeos en el que la fecundidad es menor que la mortalidad.

Esta transición responde a la modernización e industrialización de las sociedades y ha constituido casi una triplicación de la duración de la vida humana y la reducción a la cuarta parte de la natalidad, de la dimensión familiar y del envejecimiento de la población. Las desigualdades entre los países radica no sólo en aspectos económicos y tecnológicos sino en tendencias demográficas, evidenciando la preservación de la pobreza en diferentes zonas del mundo y una potente segmentación entre países industrializados ricos con un cero en crecimiento poblacional, y otros países no industrializados y expoliados con una población que no deja de crecer y sin capacidades de sustentación.