viernes, 8 de abril de 2011

La explicación sociológica: una introducción a la Sociología. Resumen capítulo 11 Parte III

La asignatura Introducción a la Sociología I y II tiene como bibliografía básica el libro de La explicación sociológica: una introducción a la Sociología de José Félix Tezanos Tortajada, para Grado de Sociología y Ciencia Política.
Estos son mis resúmenes de cada capítulo de este libro, agradecería que si creen que pueden ser mejorados o están mal resueltos, me lo hagan saber.


3.- La problemática de la causación social, probabilismo, determinismo y predicción
Robert Merton
La meta de toda ciencia que aspire a ofrecer una imagen ordenada de la realidad y que quiera explicar la manera en que se producen los fenómenos, es la de descubrir los principios que regulan las relaciones de causa-efecto y que permitan prever y predecir el curso de los fenómenos. La dificultad fundamental para el conocimiento preciso de las relaciones de causalidad en el campo social reside en el carácter problemático de la predicción de los comportamientos de seres libres como son los humanos. El planteamiento del tema de la causación social en Sociología se enfrenta a la complicada cuestión que los objetos de observación y previsión sociológica son sujetos activos libres que puede alterar en su dinámica práctica cualquier pronóstico y cualquier lógica de relaciones determinadas.
Los científicos sociales no sólo son observadores de realidades complejas y dotadas de sentido, sino que estas realidades distan mucho de ser homogéneas y exentas de contradicción y conflicto interno, al tiempo que están en continuo proceso de transformación y cambio.
La peculiaridad de los actos humanos da lugar a que cualquier pronóstico sociológico sea, en sí mismo, un factor nuevo que influye en la situación social y que puede configurarla en un sentido o en otro, alterando en la práctica el mismo valor provisorio del pronóstico inicial. Merton ha hablado del teorema de Thomas, como la paradoja de la profecía que se cumple a sí misma. La experiencia práctica demuestra en muchas ocasiones que algunos pronósticos o percepciones de la realidad, por erróneos que fueran sus fundamentos iniciales, pueden acabar haciéndose reales si la percepción colectiva los toma por ciertos.
Inversamente puede ocurrir la paradoja de la profecía suicida, que un pronóstico bien fundado llegue a incumplirse precisamente en virtud de haber sido efectuado antes de producirse.
Los procesos sociales son producidos sin duda merced a la intervención de personas, pero son experimentados como un acontecimiento fatal separado de éstas. Las percepciones actualmente existentes sobre el verdadero significado y alcance de la causalidad en las ciencias sociales están muy influidas por las ideas tradicionales sobre este tema.
No puede negarse que el estado actual de la ciencia moderna se corresponde realmente con las verdaderas pretensiones y objetivos del método científico, en tanto en cuanto la ciencia no pretende haber alcanzado un conocimiento absolutamente exacto en términos matemáticos, sino el más exacto y riguroso de los conocimientos posibles. No se puede establecer que la idea de exactitud absoluta sea aplicable al conocimiento de toda realidad. Como apuntaba Bertrand Russel: toda medida científica se da siempre con un error probable. Todo conocimiento científico se mueve dentro de unos márgenes de error, por mucho que estos márgenes puedan estar más o menos calculados, y más o menos previstos, en términos de probabilidad.
Podemos considerar que el principio de causalidad, con todas la matizaciones con que ha quedado planteado en la ciencia moderna, también es aplicable en el plano de las Ciencias Sociales. La cientificidad de la Sociología queda planteada como una cuestión de grado.. hoy por hoy la explicación científica en Sociología se orienta preferentemente a indagar las estructuras de relación y ordenación de los fenómenos sociales, a partir de la convención de que existe una determinada legalidad social, que puede ser objeto de investigación y estudio, de acuerdo a los procedimientos y la reglas propias del método científico.