martes, 16 de junio de 2015

Apuntes metodológicos sobre el estudio de la selección racial en las políticas inmigratorias de las américas II

Referente a la pregunta ¿qué queda por explicar?, los estudios de caso ofrecen una visión clave, permitiendo contestar a las preguntas que quedaron pendientes tras el análisis cuantitativo. Un estudio de caso es una narración construida en base a los datos con al menos dos fines: por un lado, contestar a la pregunta del proceso: ¿Cómo? y, por otro, la explicación causal ¿Por qué?, son preguntas más explicativas y llevan fácilmente al estudio de casos. Yacuzzi (2005) subraya que estas cuestiones son especialmente relevantes, porque sus respuestas son las teorías, y éstas consideradas como construcción de explicaciones: el estudio de caso viene de la teoría y va hacia ella.
El caso de Brasil -como un “country case” (Schrank, 2006:24)- contribuyó a conocer en primer lugar, que donde hay democracia y/o populismo, existe más restricción legal. En segundo lugar, nos demuestra lo importante que eran las redes epistémicos, que suplieron el rol de consultores; fueron como un puente entre lo doméstico y lo que pasó intencionalmente. Y por último, Brasil actuaba de forma reactiva, observando lo que hacia los demás países para contextualizarlo en su terreno, lo que Cook señala como “ajustes recíprocos”.
Cook sostiene apoyado en las tesis de Schrank (2006), que el estudio de caso presenta al menos tres características importantes:
  1. Tal como se citó anteriormente, una estrategia de investigación no es un mero instrumento de recopilación de datos.
  2. Examinar las unidades analíticas, que no se toman de una población bien definida.
  3. Defender siempre el método, ya que muchos críticos de este tipo de estudio dicen que el investigador selecciona los datos a su antojo para apoyar su investigación.

El estudio de casos se debe adoptar cuando queremos estudiar procesos complejos que no son fácilmente extraíbles por medio de una base de datos cuantitativa. También es conveniente recurrir a él cuando interesa extender la teoría más allá de la que se conoce, es decir, cuando se quiere hacer una explicación más exhaustiva de un resultado en particular. Si se quiere entender los procesos de difusión, que son procesos muy complejos, el estudio de casos puede ayudar a discernir las circunstancias bajo las cuales suceden las cosas. Es importante que el estudio de caso esté guiado por una pregunta clara, a la hora de la obtención de datos.
Por último, es importante que el estudio de caso fuera replicable por otra persona que tuviera los mismos datos y una pregunta igual o parecida, ya que esos estudios deben construirse en base a una información comparable. Cook subraya la importancia a experimentar con las distintas metodologías existentes, lo que Giner (1996) llamó el “pluralismo metodológico”. No existe un único procedimiento para acceder a la realidad, los diversos métodos no son excluyentes entre sí. Aunque cada ciencia tenga los suyos propios, suele ser inevitable y deseable que se produzca una transferencia de conocimientos y de métodos, sobre todo en las ciencias antroposociales. Muestra la existencia de una pluralidad de métodos y desestima la tesis del positivismo científico de un único método, verdadero y exclusivo (Alguacil, 2011:31), o como afirma el propio Cook, “métodos con minúsculas”, que en ocasiones nos lleva a olvidar a pensar en los acercamientos, enfoques y  los presupuestos epistemológicos que están detrás del método que escogemos.


V. Bibliografía

Alguacil Gómez, J. (2011) Cómo se hace un trabajo de investigación en sociología. Catarata. Madrid.
Almeida, A. (1994 [1960]),“Contribuição para o Estudo do Neolítico de Timor Português”, in O Oriente de Expressão Portuguesa. Lisboa: Fundação Oriente, pp. 113139.
Amnistía Internacional (2015) “15 minutes to leave” - Denial of the right to adequate housing in post-quake Haiti. Amnesty International Publications (https://www.amnesty.nl/sites/default/files/public/amr360012015en.pdf)
Cánepa Koch, G. (2012) Gestión municipal como marca: identidad, espacio público y participación. Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuadernos 16. Pp. 43-85.
Cánepa Koch, G. (2013) Nation Branding: The Re-foundation of Community, Citizenship and the State in the context of Neoliberalism in Perú. Medien Journal, (3), pp. 7-18.
Cánepa Koch, G. (2014) Marca ciudad como gubernamentalidad neo-liberal. Conferencia serie: Máster de Antropología Social y Cultural 2014-2015. Canal UNED (https://canal.uned.es/mmobj/index/id/23358/hash/a50abba8132a77191791390c3eb19fe7).
Casagrande, J. (1960) In the company of man: twenty portraits by anthropologists. University of Florida Libraries. New York: Harper.
Cook-Martín, D. (2014) Apuntes metodológicos sobre el estudio de la selección racial en las políticas inmigratorias de las Américas. Conferencia serie: Máster de Antropología Social y Cultural 2014-2015. Canal UNED (https://canal.uned.es/mmobj/index/id/22331)
Herrera, J., et alia (2014) Post-earthquake living conditions in Haiti: a much-needed diagnosis. Dialogue. La leerte d´information de DIAL. Number 38, april 2014.
Herrera, J. et alia (2014) Evaluación del impacto del terremoto en Haití: Resultados, desafíos y lecciones. Conferencia serie: Máster de Antropología Social y Cultural 2014-2015. Canal UNED (https://canal.uned.es/mmobj/index/id/21472/hash/a50abba8132a77191791390c3eb19fe7).
Kopytoff, I. (1991) La biografía cultural de las cosas: La mercantilización como proceso. En La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancías. Arjun Appadurai, ed. Grijalbo. México.
Phillips, N. (2011) Haiti´s housing crisis: Results of a Household Survey on the Progress of President Michel Martelly’s 100-Day Plan to Close Six IDP Camps. University of San Francisco. (www.haitijustice.org).
Sarkis Fernández, T. (2010) Biopolítica de la diversidad y la colaboración antropológica postmodernista en la habilitación de identidades. Prometeica. Revista de Filosofía y Ciencias. Año I, número 1, mayo-agosto 2010. Pp. 51-79.
Schrank, A. (2006) Case-Based Research. In A Handbook for Social Science Field Research. Essays & Bibliographic Sources on Reseach Design and Methods. Perecman, E., y Curran, S., ed. SAGE Publications. Pp. 21-45.
Sousa, L. (2009) Denying peripheral status, claiming a role in the nation: sacred words and ritual practices as legitimating identity of a local community in the context of the new nation. In East-Timor How to Build a New Nation in Southeast Asia in the 21st Century?. (Org.) Christine Cabasset-Semedo & Frédéric Durand. Bangkok; IRASEC / CASE, 2009. Pp. 105-120.
Sousa, L. (2011) Objetos Lulik, Neolítico e casas saagradas: um episódio de Antropología colonial em António de Almedida. Universidade Aberta. En Atas do Colóquio Timor: Missões Científicas e Antropologia Colonial. AHU, 2425 de maio de 2011. Pp. 1-15.

Yacuzzi, Enrique. (2005) El estudio de caso como metodología de investigación: teoría, mecanismos causales, validación. CEMA Working papers: Serie Documentos de Trabajo. 296, Universidad del CEMA.

domingo, 7 de junio de 2015

Apuntes metodológicos sobre el estudio de la selección racial en las políticas inmigratorias de las américas

David Cook Martín trata de explicar los desafíos históricos y sociológicos que plantean las leyes de inmigración y nacionalidad en las Américas. Su objetivo es mostrar la utilidad del estudio de caso como método, y la problemática que viene a solucionar dicho estudio en el caso de las ciencias sociales, y en particular los estudios históricos comparativos, como procedimiento sistemático que puede comparar situaciones, fenómenos, grupos u objetos (Alguacil, 2011:33). Tal como sostiene Schrank (2006:21), el estudio de caso es un diseño de investigación más que sólo un enfoque para la recolección o análisis de datos, debe implicar la utilización de una amplia gama de diversas fuentes de datos y un número de diferentes estrategias analíticas.
Es muy importante recordar el motivo por el que se ha optado por la utilización de un método en concreto, y tener en cuenta qué es lo que nos va a proporcionar. No se trata de escoger un método porque en ese momento esté en auge o porque sea aquel con el que el investigador se sienta más cómodo. Como ejemplo para ilustrar la metodología de los estudios de casos, Cook cita su libro “Culling the Masses: The Democratic Roots of Racist Immigration Policy in the Americas” (2014), ya que fueron los estudios de caso los que le ayudaron a contestar aquellas cuestiones que no se podían resolver con herramientas cuantitativas. El proyecto estudia las leyes migratorias y de nacionalidad en 22 países desde 1790. Se compone de 7 estudios de caso incluido el de Brasil, que será el que ejemplifique el punto de vista metodológico que expone en su conferencia.
Partiendo de la cuestión sobre la compatibilidad o incompatibilidad de la democracia liberal y la selección étnica de los inmigrantes, muchos historiadores y sociólogos aseguran que esto es incompatible, pues dicha selección étnico-racial responde a los requerimientos de la condición de estado liberal como tal, sobre todo tras la II Guerra Mundial. Mientras, Cook nos plantea unos argumentos un poco diferentes: para él, realmente el liberalismo democrático y el populismo han promovido las políticas racistas, y el punto de partida de estas políticas migratorias racistas van desde el Sur global hacia el Norte y no al contrario, como se ha contado tradicionalmente. Esto no ocurre así si se toma un punto de vista concreto con un país de América del Norte en el que hay más variación en el tipo de régimen político junto con un período más amplio, pues aquí las políticas migratorias racistas justifican que fue el factor geopolítico el que diera como resultado un descenso de la selección racista en América del Norte, y en realidad en todo el hemisferio.
Para responder a la cuestión sobre la relación entre democracia, populismo, liberalismo y la selección étnico-racial, Cook y Scott FitzGerald se apoyaron en las leyes sobre inmigración y nacionalidad de los 22 países de América del Norte que no fueron independientes antes de la II Guerra Mundial. Por un lado utilizaron la codificación de leyes públicas y 7 estudios de caso en 5 países, que fueron los que más receptores de inmigración presentaron: Argentina, Brasil, Canadá, Cuba, EE.UU y México. Tras este estudio surgió un caso adicional relacionado con las organizaciones intergubernamentales y las comunidades de expertos. El estudio se completa con 16 mini casos de los países restantes, con el interés que la investigación no sea demasiado extensa, y hasta inabarcable.
Sobre la codificación cuantitativa de la selección étnica, lo que buscaron en la ley fue una mención explícita de una distinción étnico-racial o nacional. Utilizaron un término global que incluía la raza, nacionalidad..., en su sentido más antropológico, que denominaron “etnicidad”. En cuanto a los tipos de selección étnica que codificaron fueron las siguientes:
  • Por un lado, el caso de las leyes de inmigración con discriminaciones negativas, personas de un determinado origen que no pueden entrar al país. Estos casos negativos comienzan en Norteamérica, especialmente en California, Vancouver y la Columbia Británica.
  • En el caso de preferencias positivas, países que quieren personas de un determinado origen, tenemos como ejemplo Argentina, que fomentaba los casos de inmigración europea.


El análisis cuantitativo demostró que los lugares con ideología liberal promovieron la restricción de inmigrantes considerados no aptos para autogobernarse. Las instituciones democráticas y populistas también hicieron lo mismo. Un ejemplo lo encontramos en Brasil, en el período de Getúlio Vargas, y en EE.UU, país históricamente más liberal que fue modelo y líder de selección racista. Generalmente se habla del fin de las selecciones étnicas en las leyes de inmigración a partir de la II Guerra Mundial, pero habrá países que eliminarán estas leyes de forma mucho más tardía. Confirmaron que este empuje hacia la no discriminación y la aplicación de los Derechos Humanos surgió desde el Sur Global, ya que muchos de los líderes y élites políticas latinoamericanas estaban comprobando cómo a ellos también se les estaba excluyendo internacionalmente.

sábado, 30 de mayo de 2015

Encuentros etnográficos en contexto colonial: Devolver e indagar memorias en el terreno. Un ejemplo de Timor Oriental III

A día de hoy, lo único que se sabe de estos objetos es que se perdieron tras un incendio en esta casa sagrada. Sin embargo a Sousa este detalle le parece muy significativo, pues no comprende cómo unos objetos que eran tan importantes para un pueblo pudieran desaparecer sin dejar rastro. Por este motivo, Sousa sostiene que en Timor debía de existir una memoria local sobre este acontecimiento, no tanto la presencia de Almeida como la del incendio. Se plantea que los artículos de Almeida tendrían que formar parte de la memoria de la región, documentos etnográficos que han podido adquirir una especie de transferencia de valor -retributivo- desde los objetos descritos -desaparecidos-, por lo tanto puede haber una cesión del valor del propio objeto a la representación/interpretación que sería el artículo etnográfico per se.
En 2012 el equipo de antropólogo -misión postcolonial- de Sousa se desplazó a Timor, llevando consigo copias de los artículos de Almeida y fotografías impresas de los objetos que desaparecieron tras el incendio. Cuando llegaron a Baguia, la región donde había tenido lugar el encuentro que Almeida describe en 1957, allí hablaron con varias personas, algunas de las cuales reconocieron a aquellas que aparecían en las fotografías -sus antepasados-. Hablaron con un anciano lo que ellos denominan “Liana'in”, el señor de la palabra, el encargado oficial de recoger las palabras sagradas, y que se emocionó mucho al leer los artículos de Almeida.
En 2013 Sousa volvió a Timor y pudo comprobar que no habían desaparecido todos los objetos sagrados, pero que ya estos objetos no tenían el valor que tenían en su origen. Para él existen dos visiones opuestas; para Almeida, aquellas piedras tenían un valor y un significado histórico, ya que revelaban la presencia Neolítica en Timor; pero las informaciones que Sousa ha obtenido durante 2012-2013 revelan que las piedras siguen siendo importantes, utilizándose en la actualidad unas distintas, pero cumpliendo aún su función ritual, en cuanto valores compartidos, “sostenidos por los grupos (…) que definen gran parte de lo que podemos llamar (…) cultura pública” (Kopytoff, 1991:105). Para los timorenses todos los objetos -bandera, piedras, etc.- son importantes, no obstante, el valor reside en que esas piedras -como bastiones de autoridad- estuvieron allí, y la historia que cuentan es su historia. Objetos como testigos de origen, que legitiman la división geográfica como el origen de esa división.

Sousa concluye diciendo que la gente con la que ha hablado tiene una memoria de la época en sí, es decir, no tanto de Almeida como de su contexto. Hablaron mucho de la dictadura, y de que ese encuentro probablemente se llevó a cabo porque aquellos objetos eran unos “objetos de mando”, y el hecho de mostrarlos era como una forma de legitimar las posiciones políticas en esta época. Los objetos originarios se han perdido, pero se han sustituido por otros que están alojados en la casa sagrada, que permanece como dualidad entre los muertos y los vivos, y en paralelo con esos objetos. Por todo esto concluye de la misma forma que comienza su intervención, afirmando que “las interpretaciones que podemos hacer con los datos que se recogen en el campo pueden variar dependiendo de la persona”. Por último, se subraya la importancia en cómo un artículo etnográfico puede convertirse en objeto de memoria.

sábado, 16 de mayo de 2015

Encuentros etnográficos en contexto colonial: Devolver e indagar memorias en el terreno. Un ejemplo de Timor Oriental II

Timor era la más alejada de las colonias portuguesas, y en cierta forma esto hizo que fuera siempre la más olvidada, incluso cuando se empieza con las misiones antropológicas después de la II Guerra Mundial; no en vano, la llegada a Timor fue de las últimas misiones, expedición que se desarrolló gracias a Almeida. «La Misión Antropológica de Timor» fue creada en “junio de 1953 en el ámbito de la Junta de las Misiones Geográficas y de Investigaciones del Ultramar, con la creación del Centro de Investigación” (Sousa, 2011:4) y se ejecutó en tres periodos: de 1953 a 1954, en 1957 y en 1963. Sousa subraya que el gran objetivo de la Misión era la elaboración de un “Mapa Etnolingüístico de Timor, que incluiría etnolinguística, prehistoria, lingüística, toponímia, antroponímia, etnobotánica y etnozoología, etnología y antropología biológica”.
Hay que mencionar que Antonio de Almeida no era un antropólogo común; era médico interesado en las cuestiones etnográficas. Se convirtió en una figura destacada como profesor de la «Escuela Colonial Portuguesa». Fue director de estudios etnológicos de Ultramar, que en 1962 pasaría a llamarse «Centro de Investigación en Antropología»; también fue «Secretario General de la Sociedad Geográfica de Lisboa». Entre 1938-1957 fue miembro de la «Asamblea Nacional», un cuerpo político en tiempo de la dictadura portuguesa, y durante la 5ª a la 6ª legislatura sería el representante de la Colonia de Timor, algo de lo que se beneficiará, ya que durante las primeras misiones se puede comprobar el entrecruzamiento de la práctica científica, con la práctica política-colonial.
Muchos de estos viajes eran usados como propaganda política, de ahí que encontremos un gran número de películas llamadas “filmes etnográficos”. Esta práctica etnográfica tiene también una dimensión personal, pues encontramos una doble condición, la de antropólogo y la de hombre del régimen. El equipo de Almeida no era recibido en Timor como un equipo de antropólogos corrientes que va a realizar una investigación de campo; eran recibidos como autoridades -políticas, religiosas o militares-, con recepciones oficiales y desfiles. De hecho, la observación de algunas de las películas de las misiones, muestran que Almeida era recibido formalmente por las autoridades locales portuguesas y timorenses, no tanto como investigador, sino en calidad de representante del gobierno colonial portugués (Sousa, 2011:5).
El principal objetivo de esta misión era aclarar el origen étnico del pueblo de Timor y sus relaciones con los pueblos de la “Melanesia e Insulindia, en especial la famosa línea divisoria de Wallace” (Sousa, 2011:4). No les interesaba desarrollar un estudio de antropología social o cultural, por lo que realizaron fundamentalmente estudios de sangre a la población, medían -antropometría- a los habitantes para establecer, a través de la constitución de sus cuerpos, qué trabajos podían desarrollar los nativos. Sousa afirma que los protocolos que se seguían eran los mismos que aquellos desarrollados en el siglo XIX, lejos de las preocupaciones antropológicas y sociales de la época contemporánea.
En total, Almeida publicó 35 artículos sobre Timor portugués; son artículos que abordaban en su contenido tres grandes áreas:
  1. Prehistoria -arqueología-,
  2. antropología física -antropobiología- y,
  3. antropología cultural, pero sobre todo la antroponimia, ya que les interesaba saber el nombre de los lugares, su origen, los nombres sagrados..., aunque todo de una forma muy generalizada, no les interesaba profundizar en la materia.

Los artículos tampoco hablan de los aspectos metodológicos empleados, aunque se sabe que en lo que se refiere a la relación de los informantes con Almeida ésta se llevaba a cabo de una manera directa, pero era muy breve, llegando a describir que “en muchas ocasiones los informantes no satisfacían su curiosidad”. El grueso del trabajo estaba destinado a la recogida de datos antropométricos y fisiológicos de varios grupos. Todo ello desde la observación y registros descriptivos (Sousa, 2011:4) recogiéndose también apuntes sobre la lengua y aspectos de la cultura, y en ocasiones danzas y otras informaciones rituales, pero en muy contadas ocasiones. Es interesante resaltar el carácter de reunión entre autoridades; la colonial y la local, que también es designada en cuanto tal por la autoridad colonial. Sousa afirma que Almeida era designado no tanto como antropólogo sino más bien como una autoridad.
El viaje a Baguia tiene lugar durante la segunda misión antropológica, en 1957; en este artículo describe un encuentro que se desarrolló en la montaña de Matebian (Montaña de las almas de los muertos), y no habla de las circunstancias precisas en las que el encuentro se llevó a cabo. Para Almeida este encuentro fue casual, y allí se produjo la presentación de unos objetos que custodiaban los jefes de la aldea., entre los Makai Liliki una especie de “hechizero o sacerdote y su ayudante o Cabo” (Sousa, 2011:7). Almeida divide este artículo en tres partes, primero hace una presentación de la investigación histórica de Timor, en segundo lugar habla de la historia de esos objetos que les mostraron, y por último hace una descripción de las características de los objetos haciendo una mención especial a unas piedras neolíticas. Instrumentos de piedra talladas, piedras redondas y otras cosas (bandera, fusil, espadas, silbato, etc.)…, Sousa sostiene que el interés por estos objetos de los locales no es el mismo que para Almeida.

Todos los objetos están alojados en una casa sagrada “Lúlik” con el nombre nativo de Sokolai Mau Besi -que en realidad son dos casas: hombre y mujer-, objetos que no se sabe su origen, y que además los locales no quieren vender, pues sostienen que si lo hacen sería muy negativo para su pueblo; para ellos son designados como sagrados, separados de las esferas de intercambio. Así pues, nos encontramos con la dicotomía entre sociedades precoloniales donde la cultura y la economía están en relativa armonía, y sociedades comercializadas, monetizadas y  altamente mercantilizadas, tendentes a la homogeneización del valor, propias de un sistema de intercambio (Kopytoff, 1991:105). Estos objetos son registros etnográficos, que interpretan conceptos como alma, espíritus, divinidad o poder dentro de un sistema que los separa “respecto de lo mundano y común” (Kopytoff, 1991:95).

martes, 28 de abril de 2015

Jornadas sobre integración y voluntariado

Estas Jornadas sobre integración y voluntariado se celebrarán en el  Centro Asociado de Tenerife los días 29 y 30 de abril, a las 17.30 horas. El acceso es libre hasta completar el aforo.

En estas jornadas de debate en formato de ponencia/mesa redonda, se pretender plasmar una visión de la situación general en torno a los conceptos de discapacidad e integración en el estado por un lado, y realidad en torno a las Asociaciones Humanitarias y de Voluntariado, poniendo énfasis en su perspectiva educativa. Para ello contamos con el enfoque desde diferentes ramas del conocimiento e instituciones que, desde su experiencia, nos sitúan en esta realidad concreta.

29-04-2015: DISCAPACIDAD E INTEGRACIÓN EN ESPAÑA 
 
Dª Gricela Parrilla Suárez. COIE del Centro Asociado de la UNED de Tenerife. La UNIDIS
Dª Carmen Rosa García Montenegro. Presidenta de SIMPROMI
Dª Nieves María Rodríguez Fernández, Magistrada-Juez titular del Juzgado de Primera Instancia nº Ocho de Santa Cruz de Tenerife
Modera: Juan Francisco Trujillo Herrera. Coordinador del COIE del Centro Asociado
 

30-04-2015: ASOCIACIONES HUMANITARIAS Y VOLUNTARIADO

ATARETACO: Dª Rosario Pino Capote
CÁRITAS-Tenerife: Dª Irene Bernal Rodríguez . Coordinadora del departamento de animación y promoción de la Comunidad.
AECC: Dª Laura Otón Nieto Departamento de Psicooncología. Psicóloga.
CRUZ ROJA: D. Domingo Luis Martín
Modera: Juan Francisco Trujillo Herrera. Coordinador del COIE del Centro Asociado

domingo, 26 de abril de 2015

Encuentros etnográficos en contexto colonial: Devolver e indagar memorias en el terreno. Un ejemplo de Timor Oriental

Partiendo de una base de trabajo de archivo, Lúcio Sousa nos explica cómo ha desarrollado su labor en los últimos dos años, en lo que él denomina “encuentros entre un antropólogo y los informantes”, todo ello tratado desde un contexto colonial. La base del trabajo se ha centrado en la tarea desarrollada por Antonio de Almeida y su labor antropológica en la región de Timor.
Sousa se refiere a encuentros etnográficos, como proceso por el cual el antropólogo se familiariza con las personas que tiene que trabajar, es decir, “los informantes”. Estos encuentros son capitales para el desarrollo del trabajo de campo, y por tanto, para el resultado final. Hay que tener en cuenta que estos encuentros evolucionan, dependen del tiempo y del contexto socio-político bajo el cual se desarrolla la entrevista, por lo que esto influirá tanto en el antropólogo como en el propio informante. La memoria de esos encuentros son recibidas de diferente manera, tanto los informantes como de parte de  los antropólogos.
Cabe señalar que estos encuentros no se han desarrollado siempre de la misma manera:
  1. En el siglo XIX, los antropólogos utilizaban en muchas ocasiones a intérpretes para comunicarse con los nativos. También solían aplicar cuestionarios a distancia que eran llevados a cabo por viajeros, misioneros o funcionarios coloniales.
  2. Sin embargo con el cambio de siglo esto cambia, y muchos antropólogos comienzan a viajar y a mantener un contacto directo con los informantes. Aun así, la naturaleza de estos encuentros será limitada, ya que el contacto estará marcado por el propio contexto socio-político del colonialismo. Durante los años veinte se desarrolla la idea del trabajo de campo por medio de la observación directa y la convivencia por parte del antropólogo, viviendo conjuntamente con la comunidad -observación participante-, una posición EMIC, poniendo en pleno uso la alteridad u otredad, “pasa así comprender su forma de comprender” (Alguacil, 2011:25).

Dos autores muy importantes en el campo de la antropología han sido Bronislaw Malinowsky y Franz Boas, que Sousa señala como “los grandes obreros de este tipo de actividades”; el primero, por introducir la estancia prolongada en la comunidad a estudiar, y el segundo por aplicar el trabajo de campo en un estudio sucesivo -a través de los años-. Sin embargo, el proceso que llevaron a cabo Malinowsky y Boas fue discutido en 1960 por Antonio de Almeida, jefe de la misión antropológica a Timor portugués con su artículo “Contribuição para o Estudo do Neolítico de Timor Português” sobre Neolítico; prehistoria. El artículo describe un encuentro que tuvo lugar en 1957 con un grupo de informantes nativos en Timor, en concreto en la región de Baguia.
El mismo año que Almeida publica este artículo, Joseph Bartholomew Cassagrande publica “In the Company of Man: twenty Portraits by Anthropologists”. En él recoge 20 crónicas de las relaciones de algunos de los antropólogos más importantes de la época con sus informantes. Como él mismo describe en su libro, “el efecto de cualquier investigación antropológica depende de la relación particular entre los informantes y el antropólogo” (Sousa, 2014).

Cabe destacar que Antonio de Almeida no fue un antropólogo social y cultural como los que Cassagrande describe en su libro. Almeida no pasó varios años trabajando en Timor estudiando a un determinado pueblo, compartiendo su lengua y sus creencias. Él era más bien un “antropólogo cultural con muchos intereses”, lo que llevó a la investigadora Johanna Schouten a describirlo como “investigador extremadamente productivo y universal (…) un antropólogo en el sentido más amplio, o sea, en el sentido antiguo” (Sousa, 2011:1). Sousa se refiere a cómo un objeto lleva impreso una memoria en relación con las personas que el investigador se relaciona, en otras palabras, cuando los antropólogos escriben un artículo científico, no deja de ser una memoria, nuestra memoria científica, y como toda memoria es parcial, no es integral. No deja de ser una selección de ciertos aspectos y descartes de otros sobre lo observado, por tanto estos documentos no pueden ser sino parciales (Kopytoff, 1991:93).

domingo, 19 de abril de 2015

Evaluación del impacto del terremoto en Haití: Resultados, desafíos y lecciones II

El enfoque cualitativo también permitió identificar otro problema: la existencia de miembros de una misma familia que se encontraban dispersos, algunos en el campo de refugiados -los menos vulnerables- y otros en la vivienda -los más vulnerables-. Este hecho planteó un problema metodológico importante, pues la unidad de base de estadística, “el hogar”, aquí se encontraba fragmentada. Fueron muchos los casos de personas que no compartían ni la vivienda ni la comida, pero que eran miembros del mismo núcleo familiar. Esto llevó a una adaptación del cuestionario para no tomar una definición preconcebida del hogar, incluyéndose módulos que permitieran reconstruir a posteriori las personas que conformaban la unidad familiar.
Este proyecto necesitó asociarse con otros para resolver distintos problemas como la actualización de la base cartográfica para poder reevaluar la población que había en las distintas zonas antes y después del terremoto. Los campos de refugiados estaban administrados por la «International Organization for Migration (IOM)», donde se tenía un registro detallado y actualizado; además, por medio de “mapping y foto-satélites” (Herrera, 2014:3) se pudo identificar y “zonificar los campos con el objetivo de establecer una selección aleatoria para el estudio.
Otro desafío en la elaboración del cuestionario fue el de establecer otro indicador estándar del mercado de trabajo, desempleo y ocupación. Herrera subraya que en Haití, muchas personas desarrollan labores que no consideran como trabajo a pesar de prestar un servicio; es lo que ellos denominan el “Démêlè-Dégagé”, aquello que hacen para sobrevivir. De aquí la importancia de desarrollar un trabajo de campo previo a la elaboración del cuestionario.
Una vez realizada toda la investigación de campo y elaborada la propuesta de cuestionario, se contrató a los encuestadores, que tuvieron que pasar una serie de pruebas y una formación de cinco semanas -finalmente el trabajo fue realizado por 120 encuestadores-. Se realizó a través del método «CAPI» que consiste en la administración del cuestionario con una entrevista personal, donde los datos son incluidos directamente en el ordenador (Herrera, 2014:4). Uno de los mayores problemas encontrados en esta fase, fue la evaluación del impacto directo de pérdida de vidas humanas. Como no existía un número concreto de fallecidos, se llegó a la conclusión de que sólo se podría estimar el número mínimo de éstos, pues en la encuesta se preguntaba por ello.
El resultado de esta investigación, atendiendo a una selección socioeconómica y no sólo circunscrita a consideraciones materiales y monetarias (Herrera, 2014:4), evidenció que el grado de destrucción fue mucho más intenso en aquellas poblaciones que se encontraban concentradas en los campos de refugiados, y los hogares más vulnerables -viviendas más precarias- fueron los que mayor destrucción sufrieron. Se constató que hubo más daños en lugares en los que el terremoto había sido de menor intensidad, pero que las viviendas eran más precarias que en aquellos lugares en los que el terremoto había sido de mayor intensidad. Esto demostró que el fenómeno que se denomina “catástrofe natural” corresponde en realidad a una situación de vulnerabilidad socioeconómica. También se comprobó que el mayor número de muertes se registraron entre las unidades familiares de los refugiados en los campos.

Gran parte de la solidaridad llegó por medio de los propios haitianos, que ayudaron a realojar o acoger a familias que lo habían perdido todo. Las instituciones se limitaron a distribuir ayuda, en su caso demasiado tarde (Herrera, 2014:8), donde era más accesible, es decir, en los campos de refugiados, dejando fuera de la ayuda a mucha gente que, a pesar de haberlo perdido todo, no se concentraba en uno de esos campos. También existieron varios programas de ayuda, pero estos no respondieron a las necesidades reales de la población. Se llegó a la conclusión de que la mayor parte de los damnificados por el terremoto nunca fue a un campo de refugiados, y que la solidaridad entre hogares funciona mejor que la ayuda internacional e institucional desplegada para tal fin. Por último, las políticas públicas deberían considerar la evaluación de los impactos de los desastres ocurridos, para diseñar unas estrategias preventivas para futuros acontecimientos de similares dimensiones (Herrera, 2014:3).