martes, 5 de julio de 2011

Metodología de las Ciencias Sociales Tarea Evaluable Parte I

La TAREA EVALUABLE la podía realizar el estudiante como complemento a la Prueba Presencial. En el caso de elegir esta opción el estudiante solamente tenía que responder en el examen a 3 de las 4 preguntas del programa -pudiendo obtener hasta 2'5 puntos por cada respuesta correcta- y los 2'5 puntos restantes los obtendría de la realización de un trabajo. Esta tarea habrá de enviarla por correo postal o correo electrónico al Equipo docente siempre antes de la realización de las Pruebas Presenciales, para que la calificación de la misma pueda ponderar en la nota final. El trabajo debía de tener una extensión en torno a las 2.500 palabras y tenía que versar sobre la Introducción y la tercera parte del libro: ¿Quién teme a la naturaleza humana? Homo suadens y el bienestar en la cultura: biología evolutiva, metafísica y ciencias sociales, Tecnos, 2008, de Laureano Castro Nogueira et alia, de acuerdo con los criterios que aparecen especificados en la Guía de Estudio 2009-2010.



Resumen

Una obra que intenta en gran medida, dar respuestas a esa formulación que se sugiere en el título del libro, y no una sola máxima y axiomática respuesta, siendo la pluralidad, la tónica general del texto. Un trabajo donde podemos encontrar una confluencia de caminos; sociológicos, biológicos, filosóficos, desde una intensa reflexión alrededor de la naturaleza humana y su relación con las Ciencias Sociales. Los autores del libro intentan trasladar la Naturaleza Humana al debate naturaleza/cultura, que han coexistido de manera dicotómica, con una suerte ordenada de saberes científicos y de evidencia antropológica, en indivisa concordancia.
La concepción de la naturaleza desde la perspectiva de las Ciencias Sociales estaría reivindicando el programa naturalista, desde su origen en la biología darwinista, y desde ahí la cultura. Desde la sociobiología, se consideraba la cultura humana como una superación cualitativa, sirviendo para estimular el planteamiento darwiniano, como el propio debate entre humanistas, científicos sociales y biólogos. La cultura humana era entendida desde esta visión naturalista como fenómeno singular, estableciendo su propio carácter adaptativo, intentando explicar el origen, conservación y transmisión de tradiciones y creencias a partir de nuestra dotación genética, y poniendo en valor el principal producto, la materia prima; la cultura. Las claves filogenéticas y los mecanismos psicobiológicos, en los escenarios evolutivos donde surgió nuestro cerebro.
Los autores enfatizan sobre la conveniencia de afrontar una reconceptualización de las ciencias sociales, desde sus compromisos ontológicos y técnicos, y los más amplios horizontes teóricos y metodológicos, por la propia multidimensionalidad de nuestra naturaleza psicobiológica. Invitan a aceptar el desafío en incorporar modelos, que sean capaces de acoger esa realidad, que catapultaron fuera, en sus teorías pretéritas.
Bourdieu
Se analiza el Modelo Estándar (ME) y las críticas de éste formuladas por los psicólogos evolucionistas, el impacto de ese modelo en las Ciencias Sociales. Se propone la reconfiguración de los procesos históricos, en términos de una arqueología de este modelo o paradigma dominante de las Ciencias Sociales, en un diálogo a través del texto propuesto con algunos de los pensamientos sociológicos y antropológicos, desde Durkheim, y el nacimiento de una nueva ciencia y su apuesta por la investigación del fenómeno del suicidio, pasando por Bordieu y su ensalzamiento de la noción habitus como propósito aclarador del acontecer social, y el apéndice fluxus que implementaría los autores de este libro, al de Bordieu. Una vida social habitus/fluxus, un diálogo permanente y con preeminencia del segundo, donde el actuar social de los individuos obedecería a una natural condición para implegarse con otros, en una participación en flujo/fluxus (flujos amnioestéticos).
La teoría sociológica contemporánea se sostiene desde la lógica antropológica y arraigada en la propia naturaleza humana, lo que los hermanos Castro expresan en la generación de plikas, burbujas (espacio común amnioestético) e impliegues inherentes al hábitat de la especie humana. Un humano que crea “comunas amnióticas”, “microclimas autógenos”, que le es placentero, en la conformación de una mejor vida con sus semejantes.
Un vasto ejercicio teórico totalizador, por parte de los creadores de un   documento que reúne una multiplicidad de aristas conceptuales, donde poder observar a la naturaleza humana, desde lo que se ha relegado en las Ciencias Sociales.