viernes, 20 de enero de 2012

Ecología I: Medio Ambiente y Sociedad del Grado. Preguntas de autocomprensión Parte 4

En la asignatura de Ecología I: Medio Ambiente y Sociedad del Grado en Sociología de la UNED, algun@s compañer@s realizamos un trabajo coral con las preguntas de autocomprensión de esta asignatura. Quiero agradecer el esfuerzo, compromiso y dedicación desplegado por tod@s, como la autorización que me han otorgado para poder publicarlo en este blog. Derechos reservados de sus autores.
Tema 1 La crisis ambiental: Una visión de conjunto – José Bargallo Rofes .Tema 2 Perfil ambiental de España - José Bargallo RofesTema 3 Medio ambiente en Europa - Víctor Riesgo GómezTema 4 Cambio climático – Tomás Javier Prieto González
Tema 5 Escenarios – Rocío Macarena Navarro Carmona // Carolina Judith  Rabazo PérezTema 6 Impacto social de cambio global – Mª Carmen Rego Martínez Tema 7 ¿Cómo afrontar el cambio global? Mitigación y adaptación - Rocío Macarena   Navarro CarmonaTema 8 Conciencia y comportamiento ecológicos Nekane Ceballos AurrekoetxeaTema 9 Protesta y política ambiental en España – Ruth Cardenal FernándezTema 10 Movimientos medioambientales y partidos verdes en Europa – Julia Ortega Tovar.


¿Por qué el medio ambiente es una cuestión central como base de desarrollo?


“Medio ambiente” es donde vivimos todos; y “desarrollo” es lo que todos hacemos al tratar de mejorar nuestra suerte en el entorno en que vivimos. Ambos son inseparables” (nuestro futuro común)
La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CMMAD) admitió hace 20 años que existe una conexión entre medio ambiente, economía y asuntos sociales. Por ello recomendó integrar estos tres aspectos en la toma de decisiones sobre desarrollo. En su definición de desarrollo sostenible, la Comisión reconoció que la equidad tanto intrageneracional como intergeneracional era necesaria: un desarrollo que no solo satisfaga las necesidades actuales de las personas sino también las de más personas en el futuro.
Antes de la Comisión Brundtland, el “progreso de desarrollo” estaba asociado a la industrialización y se media únicamente en función de la actividad económica y del aumento de la riqueza. Muchos veían la protección del Medio Ambiente como un obstáculo al desarrollo. A pesar de ello, en Nuestro futuro común se reconoció que “medio ambiente o desarrollo” era una falsa dicotímia. La atención se dirigió a partir de entonces hacia “Medio ambiente y desarrollo” y posteriormente a “Medio ambiente para el desarrollo”. El  principio 1º establece “Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza”.

Describa los principales obstáculos al desarrollo sostenible.

El avance hacia el desarrollo sostenible ha sido lento a pesar de los cambios en la gestión ambiental y la profundización en la comprensión de la relación entre medio ambiente y desarrollo. Numerosos gobiernos siguen formulando políticas que se ocupan únicamente de asuntos de medio ambiente, economía o sociedad. En la toma de decisiones sigue sin relacionarse sistemáticamente medio ambiente y desarrollo (Dembach 2002). Por ello, en las estrategias de desarrollo se suele ignorar la necesidad de mantener los servicios proporcionados por los ecosistemas de los que dependen los objetivos de desarrollo a largo plazo. Un ejemplo representativo de ello, que se hizo patente tras el huracán Katrina de 2005, es el hecho de que algunos organismos públicos no vieron el vínculo que existe entre la destrucción de los humedales costeros y la creciente vulnerabilidad de las comunidades costeras (Travis 2005, Fischetti 2005). Muchos opinan que no conviene reconocer que el cambio climático puede poner en peligro el bienestar futuro de los seres humanos, ya que esto supondría realizar cambios incómodos en la vida personal y laboral (Gore 2006).
En el caso del cambio climático, las negociaciones internacionales se han ralentizado en el momento de decidir cómo repartir las responsabilidades y las cargas entre las naciones, dado que sus niveles de emisiones pasadas y actuales son diferentes.
Propicias una participación amplia en el `proceso de toma de decisiones sobre el desarrollo sostenible, algo a lo que instó la Agenda 21, también ha planteado importantes desafíos. La tarea de diseñar un proceso de toma de decisiones interdisciplinaria moderno, transversal, transparente e informado no solo representa un desafía en cuanto a su concepción sino que también requiere un enorme incremento de las capacidades locales para la democracia y la toma de decisiones (MacDonald y Service 2007).


¿En qué se diferencian los llamados problemas ambientales “Con soluciones de eficacia comprobada” de los problemas “persistentes menos conocidos”?

La naturaleza de los problemas ambientales ha influido en la eficacia de las respuestas que se han dado en el pasado. Es posible ordenar los problemas del medio ambiente a lo largo de un continuum que va desde “problemas con soluciones de probada eficacia” a “problemas incipientes (o persistentes) menos conocidos” (Speth 2004). En el caso de los problemas con soluciones probadas, las relaciones causa-efecto son bien conocidas. Su ámbito suele ser local o nacional. Sus efectos son claramente visibles y graves, siendo fácil identificar a las víctimas. A lo largo de los últimos 20 años se han encontrado soluciones viables para varios de estos problemas, tales como la contaminación industrial del aire y del agua, la erosión de la tierra a escala local, la tala de mangles para la acuicultura y las emisiones de gases de escape de vehículos automóviles.
No obstante, solo se han realizado progresos en los problemas de medio ambiente más difíciles de controlar, también llamados problemas “persistentes” (Jänicke y Volkery 2001). Se trata de profundos problemas estructurales relacionados con los modelos de producción y consumo a nivel doméstico, nacional, regional y mundial. Los problemas más difíciles de tratar suelen ser multidimensionales y globales. Se tienen ciertos conocimientos científicos básicos acerca de sus relaciones de causa-efecto, pero no suelen ser suficientes para predecir en que momento se logrará un punto de inflexión o de no retorno. Con frecuencia es necesario aplicar medidas de enorme alcance. Entre estos problemas se encuentra el cambio climático mundial, los contaminantes orgánicos persistentes y los metales pesados, el ozono a nivel de superficie, la lluvia ácida, el deterioro a gran escala de las reservas pesqueras, la extinción de las especies o la introducción de especies exóticas.
Ser conscientes de la naturaleza de un problema ambiental es la base para elaborar estrategias, canalizar esfuerzos y encontrar y aplicar una solución duradera.

Bienestar humano y medio ambiente.

Es preciso analizar la relación entre el medio ambiente y el desarrollo para poder llegar a un desarrollo sostenible. También es importante tener en cuenta el objetivo último del desarrollo: El bienestar de las personas. La evolución de las teorías acerca del desarrollo han convertido el concepto de bienestar humano en un punto clave del debate político. El bienestar humano es el resultado del desarrollo. El bienestar humano y el estado del medio ambiente están íntimamente ligados.

Razone cómo el medio ambiente es considerado en las tres concepciones de bienestar humano.

El bienestar humano puede clasificarse en función de tres puntos de vista, con implicaciones distintas para el medio ambiente.

  1. Los recursos que poseen las personas, como el dinero y otros bienes. Se considera que la riqueza favorece el bienestar. Esta opinión está estrechamente relacionada con una sostenibilidad débil. El medio ambiente solo puede contribuir al desarrollo como medio para impulsar el crecimiento económico.
  2. La opinión que las personas tienen de su vida (su opinión subjetiva). Las valoraciones de las personas acerca de sus propias condiciones de vida tienen en cuenta la importancia esencial del medio ambiente para tener una vida satisfactoria. De acuerdo con este punto de vista, las personas valoran los aspectos tradicionales o culturales del medio ambiente (Diener 2000, Frey y Stutzer 2005).
  3. Lo que las personas son capaces de ser y hacer. Esta visión se centra en lo que el medio ambiente les permite ser y hacer a las personas (Sen 1985, Sen 1992, Sen 1999). Señala que el medio ambiente proporciona la base para obtener muchos beneficios, como una alimentación adecuada, prevenir una morbilidad innecesaria y una mortalidad prematura, tener seguridad y dignidad y participar en la vida comunitaria. El medio ambiente es valorado más allá de su función como fuente de ingresos y sus repercusiones sobre el bienestar humano se consideran multidimensionales.

La evolución de estas ideas ha tenido lugar de la primera a la tercera, por lo que se le otorga cada vez más importancia a las posibilidades reales que tienen las personas de ser y de hacer lo que desean.