miércoles, 2 de julio de 2014

Resúmenes Sociología del Género Parte 34

En la asignatura Sociología del Género del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2013/14, formamos un grupo de trabajo algunas/os compañeras/os y elaboramos los siguientes resúmenes de la bibliografía básica de la asignatura. Derechos reservados de sus autores.


1. -Ehrenreich, Barbara y English, Deirdre (1990): Cap. 1: “Introducción”, en Por su propio bien. (150 años de consejos de los expertos), Madrid: Taurus, pp. 11-41. Javier Prieto González // 2. -Durán, María Ángeles (2006): “Las fronteras sociales del siglo XXI”, en Isabel Morant (Dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina. Madrid: Cátedra, Volumen IV “Del Siglo XX a los umbrales del XXI”, pp. 465-493. María Dolores Aviles y José Antonio Delgado Guanche // 3. -Giddens, Anthony (2007), “El género”, en Sociología, Madrid: Alianza Universidad, pp. 441-452. Blas García Ruíz // 4. -Marqués, Josep-Vicent (1991): Cap. 1 (extracto): “Androcentrismo, un caso particular de sociocentrismo”, en Josep-Vicent Marqués y Raquel Osborne, Sexualidad y sexismo. Primera parte: Marqués, “Varón y patriarcado”. Madrid: Fundación Universidad-Empresa, pp. 23-27. Lorenzo Vellarino Cordero // 5. -Osborne, Raquel (1997): "Feminismos", Dossier Debate "La igualdad de la mujer", Temas para el Debate, octubre, nº 35, pp. 46-50. Ruth Cardedal Fernández // 6. -Giddens, Anthony (2007): “Walby: la teorización del patriarcado”, “El ´feminismo negro` y “El feminismo postmoderno”, op.cit., pp. 456-459. Javier Hermoso Ruíz // 7. -Osborne, Raquel (1996): "¿Son las mujeres una minoría"?, Isegoría (Revista de Filosofía Moral y Política), monográfico sobre Multiculturalismo, justicia y tolerancia, Madrid, nº 14, octubre, pp. 79-93. Antonia Pineda Vergara y Fernando Pedro Bruna Quintas // 8. -Giddens, Anthony (2007): “Perspectivas teóricas sobre la familia y las relaciones íntimas”, op. cit., pp. 246-256. Julio Monteagudo Diz // 9. -Ferreira, Virginia (1996), “Mujer y trabajo. La división sexual del trabajo en el análisis sociológico: de natural a socialmente construida”, en María Antonia García de León, Félix Ortega y María Luisa García de Cortázar, (comps.), Sociología de las mujeres españolas, Madrid: Ed. Complutense, pp. 93-119. (Selección: pp. 93-111). Antonio Jesús Acevedo Blanco // 10. -Brullet, Cristina (2004): “La maternidad en occidente y sus condiciones de posibilidad en el siglo XXI”, en Ángeles de la Concha y Raquel Osborne (Eds.): Las mujeres y los niños primero (Discursos de la maternidad). Barcelona, Madrid: Icaria y UNED, pp. 201-228. (Selección: pp.213-228). Antonia Florentina López Caballero // 11. -Osborne, Raquel (2005): “Desigualdad y relaciones de género en las organizaciones: diferencias numéricas, acción positiva y paridad”, Política y Sociedad, vol. 42, nº2, 2005, pp. 163-180. María Aurora Sieiro López // 12. -Torres San Miguel, Laura y Antón Fernández, Eva (2005), Violencia de género, Caja España, Obra Social, Colección: Cartilla de Divulgación (Lo que usted debe saber sobre). (Selección: pp. 18-33). Daniela Isabel Lili Pedraza y Mónica Pedraza Darias // 13. -Osborne, Raquel (2009): Cap. 2, “Malos tratos: un problema estructural”, en Osborne, Raquel: Apuntes sobre violencia de género. Barcelona: Bellaterra Edicions, Serie General Universitaria, pp. 83-136.  Mónica Pedraza Darias Tomás Javier Prieto González // 14. -Platero, Raquel (Lucas) (2013): "Introducción. La interseccionalidad como herramienta de estudio de la sexualidad", en Platero, Intersecciones: cuerpos y sexualidades en la encrucijada. Barcelona: Bellaterra, pp. 15-72. (Selección: pp. 23-48). María Isabel García Duran // 15. -Büchner, J. "Notas para la ponencia “Género y globalización" (versión 2004): 20 pp. Cristina Martínez Blanco

En los análisis que intentan comprender la mentalidad psicológica que propicia este tipo de situaciones de extrema violencia entre los sexos, se exponen los análisis de Bonino y de Haimovich:
Punto de vista masculino: Bonino
La cuestión del maltrato es la asunción por parte del varón del ideal tradicional de masculinidad como constituyente del yo masculino. La normariva de género prescribe que el hombre debe:
·      Saber más
·      Poder más
·      Tener más

Los otros varones, los pares, son al mismo tiempo aislados y competidores. Las mujeres son las otras, las subordinadas, sobre las que en buena parte descansa el modelo de superioridad de los varones: es la desvalorización de la mujer y/o de lo femenino. Siempre debe tener el control; otra cosa supone una debilidad de signo femenino. Incide en su menor disponibilidad comunicativa y en si poca capacidad de empatía. Cuando el varón comprueba su inadecuación a dicho ideal surge una importante fuente de tensiones en relación con este modelo interiorizado.
El que comete abusos representará con toda probabilidad un extremo. Su conducta supone no una ruptura sino un extremo del continuo por el que se normativiza el ser varón.
Punto de vista femenino: Haimovich
A las mujeres se les adjudica tradicionalmente la responsabilidad acerca de la marcha del orden y la paz familiares. El éxito o rl fracaso de la relación afectiva de la pareja depende de ella. Por medio del matromonio y la creación de una familia, la mujer adquiere su identidad social, lavorando así más la duración de la relación que la calidad de la misma: su papel es ser una buena esposa y una buena madre, interiorizando un rol tradicional.
Nos transmite la idea de proceso hacia una situación de maltrato, Es la mentalidad, aceptada por ambas partes, de que él es superior. Un fracaso de su papel en ese mundo sobre el que descansa su identidad como persona representa el fracaso de su vida. Mientras puede ocultar sus problemas, la mujer tiende a aguantar lo que sea. Alunos matices desde la fecha en que Haimovich realizó este trabajo:
  • El papel de ama de casa sumisa ha ido decayendo, dada la paulatina incorporación de las mujeres de clase media al trabajo remunerado y su consolidación como imagen representativa de la autonomía femenina.
  • Ha crecido la desaprobación pública de la ideología que condona el maltrato.

En un marco de aceptación rígida de los ideales de género, el varón tenía la excusa para agredir, teniendo como contrapartida la aceptación por parte de la mujer del rol de varón como gendar,e de las normas de género que establecen cuál es el papel de cada cual en la familia. Al asumir la mujer estas normas, parecería estar justificando en parte la culpa que se le atribuye.

El ciclo de la violencia
El énfasis en la capacidad de aguante de las mujeres ha residido en las explicaciones alusivas al masoquismo femenino. Según Freud, el masiquismo es auténticamente femenino. Según Villavicencio la permanencia en esta situación a los condicionamientos internos psicológicos y, más allá de la propia psicología, a las barreras externas sociales.
No hay un perfil del matratador, pero sí una pautas de conducta. El matratador aplica sobre su víctima un proceso sistemático de destrucción de la personalidad, creando una fuerte dependencia en la víctima. El victimario destruye la autoestima de la víctima y la aísla de sus relaciones previas; el ciclo de la violencia. Se llega a la paradoja que cuanto más vapuleada está siendo, más apego siente la víctima por el agresor. Lo que se confunde con amor es una profunda dependencia que es recíproca. No bastan pues, los condicionamientos materiales. La estrategia del agresor son pasos en el camino hacia el control absoluto de la mujer. Según Walker el proceso del maltrato es:
  1. Fase de acumulación de tensión, el maltratador crea una clima de hostilidad; pequeños conflictos basados en abusos psicológicos.
  2. Fase de explosión violenta o agresión: momento de grave castigo físico, psicológico y sexual. Fase en que la mujer puede decidir contar lo que le pasa y denunciar a su pareja
  3. Fase de reconciliación o luna de miel; caracterizada por la manipulación afectiva. El agresor se retracta y retorna a la pareja con disculpas y cariño, supone un refuerzo positivo. Tarde o temprano el ciclo recomienza, cada vez con más frecuencia. Con unas relaciones cada vez más deterioradas y una menor autoestima por parte de la mujer.

La perversa dinámica creada por el maltratador entre él y su víctima, recreada por la teoría de la unión traumática, ayuda a entender el enganche psicológico que vincula a su agresor. La dependencia emocional se crea con estos episodios de reconciliación. El ciclo de la violencia ayuda a explicar por qué algunas mujeres retiran su denuncia al encontrarse en la fase de luna de miel. Se explica por qué las mujeres los disculpan, minimizando o justificando su comportamiento violento.

¿Cómo se sale de este ciclo infernal? Cuando las cosas empeoran, deja de aparecer ña fase de reconciliación y ya no hay posibilidad de acercamiento para la mujer sino sólo tensión y miedo.