viernes, 3 de diciembre de 2010

PREC IV Historia Política y Social Contemporánea de España Parte II

La asignatura Historia Política y Social Contemporánea de España se propone en el Grado de Sociología del curso 2010/11 de la UNED. El cuarto PREC hay que entregarlo antes del 08 de diciembre, y consta de 6 preguntas pertenecientes al Capítulo 4 "Una monarquía liberal que termina en dictadura militar (1899-1930)" del libro Historia de España de Julio Valdeón, Pérez y Juliá de Espasa Calpe, bibliografía básica de la asignatura. Recuerdo, como en todos los ejercicios que cuelgo en este blog, que agradecería comentarios y/o sugerencias. Este ejercicio no ha tenido correcciones de tutor y/o equipo docente.



2. Explique las causas que motivan el deterioro del sistema de turno a partir de 1900-1902 y su ruptura definitiva a partir de 1913.

Alfonso XIII
La historia política de esta etapa puede considerarse como un largo intento de salvar el sistema parlamentario dejado por Cánovas como dinámica para la regeneración de España. Tras la muerte de Cánovas, Francisco Silvela fue nombrado Jefe del Partido Conservador, y entre 1899 y 1903 ocupó tres veces la presidencia del Consejo de Ministros. Silvela no pudo mantener la nueva situación conservadora dejando paso a Sagasta, presidente desde marzo de 1901 y encargado de la coronación de Alfonso XIII, un monarca que encontró un sistema de partidos en total decadencia.
En 1903 muerto Sagasta dejó al partido liberal fragmentado  y obligado a traspasar el poder a los conservadores. Comenzaba un periodo de desarrollo de divisiones y disidencias políticas, a una inestabilidad gubernamental; en cinco años, once cambios de gobierno y ocho presidentes, un ritmo de rotación, y no renovación, que impedía la “revolución desde arriba” pregonada por los conservadores, Silvela y Maura.
Tras el fracaso en 1903 del segundo gabinete de Silvela dejó a Antonio Maura el mecanismo por el cual se iniciaba la volatilización de los partidos turnantes. Los dos destacados talentos políticos de principios del siglo XX, Maura y Canalejas (conservador y radical demócrata respectivamente), fueron acusados de anteponer la personalidad al partido. Éstos representaban el programa conservador para la regeneración de España, rechazando ambos el caciquismo, las elecciones fraudulentas y apostando por la “revolución desde arriba” y restaurar el contacto político entre los políticos y el pueblo. Creyeron en una solución al problema catalán, pero ambos fracasaron en este empeño.
Después de los sucesos de 1909 (la Semana Trágica de Barcelona), llevó a la Corona a rechazar los consejos de resistencia de Maura, y fue la palanca de arranque de un proceso de concesión a la revolución desde abajo, defendida por los liberales. La muerte de Canalejas en 1912, asesinado por un anarquista, ponía fin al último periodo del sistema del turno instaurado desde 1885. A partir de enero de 1913, el resentimiento y obsesión del líder conservador Antonio Maura por los acontecimientos de 1909, impulsó que en 1913 Antonio Dato aceptará el encargo de el Rey de formar gobierno. Desde entonces la escisión del partido conservador se dividió entre el maurismo y el conservadurismo ortodoxo capitaneado por Dato.