sábado, 11 de diciembre de 2010

PREC V Historia Política y Social Contemporánea de España Parte III

La asignatura Historia Política y Social Contemporánea de España se propone en el Grado de Sociología del curso 2010/11 de la UNED. El quinto PREC hay que entregarlo antes del 20 de diciembre, y consta de 6 preguntas pertenecientes al Capítulo 5 "Y una república democrática que sucumbe en una Guerra Civil (1931-1939)" del libro Historia de España de Julio Valdeón, Pérez y Juliá de Espasa Calpe, bibliografía básica de la asignatura. Recuerdo, como en todos los ejercicios que cuelgo en este blog, que agradecería comentarios y/o sugerencias. Este ejercicio no ha tenido correcciones de tutor y/o equipo docente.


3. Señale y enumere las características de la Constitución de 1931.

La Constitución decretada por las Cortes Constituyentes el 9 de diciembre de 1931, tras las elecciones generales que siguieron a la instauración de la II República, simbolizaba los ideales del socialismo humanista, un texto que concentraba las bases cercanas a la necesaria modernidad, no sólo limitándose a la defensa de las libertades personales, sino que establecía un mínimo de bienestar social, por lo que rompía con el molde del siglo XIX:

·  El Estado Español aparece integrado por municipios mancomunados en provincias y por regiones en régimen de autonomía.
·  Igualdad de todos los españoles ante la ley, entregando el principio de no discriminación por razón de sexo.
·  Constitucionaliza los derechos sociales y culturales.
·  Implanta la gratuidad y obligatoriedad de la enseñanza primaria.
·  Separa la Iglesia del Estado, prohibiendo el ejercicio de la enseñanza a las órdenes religiosas.


Una Constitución que sanciona a todos los órdenes de la sociedad y del estado y que obedece a la corriente socialista y republicana salientes de los comicios electorales.
Francisco Largo Caballero
Destacan igualmente en esta etapa la legislación laboral (obra de Largo Caballero) que lanzó una batería de decretos, como seguros de enfermedad, vacaciones pagadas, jornada de ocho horas, salarios mínimos, etc., y el conjunto de leyes y decretos de reforma militar. Sobresale también la reforma agraria, y mandatos constitucionales como la Ley Electoral, la del Tribunal de Garantías Constitucionales, una nueva Ley de Orden Público o la Ley de Jurados Mixtos.
Esta constitución suscitó muchas críticas entre los intelectuales del momento como la de José Ortega y Gasset “Constitución lamentable, sin pies no cabeza…” o la de Miguel de Unamuno “Constitución urdida por intereses de partidos o clientelas políticas…”, y política que destacó la de la Federación Anarquista Ibérica y su sindicato CNT, que organizó inmediatamente después de la constitución movimientos insurreccionales con el fin del derrocamiento de la República.