miércoles, 8 de diciembre de 2010

Sociobiología y Holocausto

Hace unos días una compañera de la asignatura Introducción a la Sociología I, dejó una pregunta en el foro cuestionándose sobre la Sociobiología, que aparece en la página 45, del capítulo 2, Hombre y Sociedad de la bibliografía básica La explicación sociológica: una introducción a la Sociología. Me pareció una buena oportunidad para “repasar” el tema, y aquí reproduzco la respuesta que le di, consultando algunos libros de mi biblioteca particular.
También la compañera estableció una hipótesis sobre Adolf Hitler, describiendo algunos capítulos de su biografía familiar. Cuestionó sobre qué factores pudieron influir en lo que más tarde fue el Holocausto. Para ello propuso tres posibilidades (genética, cultural y Psicológica) como causas íntimamente relacionadas con la personalidad de Hitler, en el genocidio. Me ha parecido una reflexión muy interesante y por eso quiero compartirla con ustedes. Sería muy interesante tener más opiniones al respecto, por lo que invito a todos/as a expresarlas aquí.

Edward Wilson
Edward O. Wilson (Premio Pullitzer 1978) intentó con la sociobiología fundar una ciencia explicativa de la conducta de los seres sociales, como darle una categoría epistemológica, parecida al darwinismo. Pretendía explicar cualquier conducta, si se contaba con la información suficiente sobre el ambiente, el genoma y los parámetros de la población. Wilson estudió y recopiló trabajos anteriores sobre genética de poblaciones y de la ecología, intentando buscar respuestas a algunas lagunas del darwinismo. El núcleo central de la sociobiología son las diversas explicaciones del altruismo, consistente en sostener que el nivel de selección no es el del individuo:

-Nivel de selección es el del grupo – Teoría de la selección de grupo, Wynne-Edwards
-El del gen – Selección de parentesco, Hamilton, Por ejemplo, su teoría del altruismo recíproco. Sostenida en la teoría matemática de juegos, estudia las condiciones en las que una conducta altruista es evolutivamente posible.

También esta teoría se encuadra dentro de las Teorías Biológicas (Gómez, Gil-Verona 2005), como Modelo etológico:

Estudia la historia natural de las conductas agresivas que inciden positiva o benéficamente en las sociedades animales, y se intenta utilizar parte de la misma para la compresión de la conducta violenta humana que es nociva. Aquí se halla –según Gil-Verona- el alcance de la teoría darviniana que recoge la sociobiología de Wilson, que se centra en la idea de que los seres vivos se preocupan de manera especial en sacar partido posible en la tarea de la competición evolutiva. De aquí que los etólogos estudian la historia natural de las conductas agresivas para desvelar los beneficios que tiene en las sociedades animales y derivarlo a las sociedades humanas, y aportar sugerencias que intentan remediar las repercusiones nocivas de las conductas humanas.
Hay otros modelos como el genetista, endocrinológico, neurofisiológico además del etológico.

Las teorías de Wilson, han recibido muchas críticas, que han visto que éstas justifican el racismo, y son utilizadas por los pensamientos de extrema derecha.

Ya metidos en la hipótesis que propones, es arriesgado, al menos para mí, escoger una de las tres opciones que das, como detonante o causante de los dramáticos hechos que acontecieron más tarde. Pues en mi opinión tus opciones están relacionadas estrictamente con el individuo, y creo que pueden haber más opciones. Existen seguro muchos estudios sobre esto, por ejemplo te voy a citar una que conozco y he leído sucintamente, en el libro “La modernidad y el Holocausto” de Zygmunt Bauman analiza el fenómeno como una radicalización del genocidio. Uno de los argumentos básicos en que éste no podría haber ocurrido sin el proceso de modernización y en particular sin la ausencia moral con la que actúa la burocracia moderna, cuya característica fundamental es el seguimiento acrítico de las órdenes superiores. Bauman rechaza así las interpretaciones que pretenden que el Holocausto es una interrupción o una excepción del flujo normal de la historia de la civilización y sostiene, por el contrario, que se trata de una consecuencia de la modernidad y de la influencia que de una sofisticada organización social puede tener en la deshumanización. El Holocausto sólo puede darse en una sociedad en que había un monopolio de la violencia y una elevada institucionalización del aparato de mando que permite seguir órdenes.