miércoles, 25 de agosto de 2010

La estructura social de la era tecnológica

 La estructura social de la era tecnológica

Estamos en una etapa inaugural de metamorfosis social, que responde a lo que se ha llamado; la tercera gran transformación en la historia de la humanidad. Observando comparativamente, es un proceso complejo con agudas consecuencias y por lo tanto más semejante a una explosión que una revolución, y dimensionándola al hecho del crecimiento que ha supuesto en nuestras expresiones vitales, estos cambios en sociedad. Unas innovaciones más trascendentes que provocan que los seres humanos nos convirtamos en coreógrafos sociales de esta nueva dinámica, un nuevo paradigma que conlleva una transformación en nuestra función social.
El paso de la mecanización a la automatización supuso una intenso cambio en la economía y en lo social. La robotización abre una expectativa de una aguda transformación en toda la esfera de lo social, económico y laboral, fijando nuevas normas que traerán consigo, un nuevo paradigma social.
Unas transformaciones decisivas que determinarán definitivamente, todo lo que hasta ahora conocemos, como cotidiano;
  • ·      Un mercado globalizado, nuevas dimensiones en las posesiones, crecimiento de las industrias culturales, comunicación e información.
  • ·      Las transformaciones tecnológicas gozarán de la fuerza imperativa, en el cambio social y económico.
  • ·     Una nueva dimensión del Estado en el fomento de las innovaciones tecnológicas.
  • ·     Empleo ascendente en la robotización como relevo del obrero.
  • ·     Nuevo diálogo hombre-máquina.
  • ·     Nueva estructura laboral en un mundo hiperconsumista.
  • ·     Nuevo sistema social y ocupacional; reducción en empleo en sector primario e industrial y aumento en sector servicios.
  • ·      Nueva élites tecnócratas con un alto grado de cualificación.
  • ·      Propensión en la minoración del horario laboral y crecimiento de los horarios a tiempo parcial.
  • ·    Desarrollo del paro de larga duración, frágil estabilidad laboral, variadas expresiones de desigualdad, pobreza, etc.
  • ·   La ausencia hereditaria de garantías de mantenimiento de status social-familiar.
  • ·     Progreso de los períodos de ocio.
  • ·    La nueva economía globalizadora se enfrenta con los antiguos modelos de Estado-Mercado-Nación de la etapa industrial.
  • ·     Manifestaciones inéditas de poder en la economía en un mundo cada vez más interconectado.
  • ·     Empeoramiento medio ambiental y de calidad de vida.
  • ·     Incomunicación humana.
  • ·     Insignificantes identidades sociales frente a la globalización – anomia, perturbación, confusión-.

En conclusión, unas transformaciones que incidirán en nuevas concepciones sociales, laborales y en el propio hogar.

Resumen epígrafe de La Sociedad Dividida de José Félix Tezanos