domingo, 15 de agosto de 2010

Los nuevos parias de la tierra -Sami Naïr-

El filósofo y sociólogo francés de origen argelino Sami Naïr define que “la inmigración no es un problema político. Es un fenómeno social, como el crecimiento demográfico, el aumento de los matrimonios o la distribución territorial de la población, que obedecen a tendencias de gran peso”. Y asegura que; “estamos asistiendo a una silenciosa catástrofe humanitaria. La humanidad no puede avanzar en detrimento de más de 200 millones de personas migrantes”.
Aquí en Canarias somos conscientes de la tragedia de la inmigración; en 1994 dos saharauis a bordo de una frágil patera, arribó cerca de Puerto del Rosario, en Fuerteventura y abrieron, sin saberlo, la puerta de África hacia Canarias. No ha cesado desde entonces la llegada de magrebíes y subsaharianos  confirmando que nuestro territorio se ha convertido en un punto rojo de inmigración junto a Sicilia, Malta, Andalucía, México, Estados Unidos, etc.
Sami Naïr
Sami Naïr cuestiona las políticas actuales con una carencia de estrategias desde la Unión Europea. La “deslocalización de asilo” no se ajusta como el mejor mecanismo, los refugiados que son ubicados en centros de tránsito fuera de la Unión europea están privados de una mínima ordenación jurídica, desprovistos por completo de sus derechos fundamentales. Se trata de silenciar la realidad migratoria, y en contra de los mismos valores que la propia Unión Europea propugna, en una absoluta incoherencia.
La misión de los poderes públicos no pasa por alentar las dudas surgidas por estas mutaciones, sino explicar con objetividad la situación a la población para hacer cumplir los derechos de los recién llegados, logrando con ello, ensanchar el campo de acción del propio Estado de derecho. Los nuevos movimientos migratorios al tiempo que desafían el discurso sobre el vínculo social y político, ofrecen oportunidades para transformarlo en una tendencia al pluralismo. Contra los tópicos de la inmigración, se debería conformar una sociedad mestiza, vinculada en la cooperación y la solidaridad.

Existe una cohabitación entre política y política migratoria como expresión de la dimensión de las actuaciones, recursos y procesos sociales que se deciden y dedican en un ámbito determinado, en ente caso con las migraciones internacionales y con tres elementos en la congruencia de las políticas desarrolladas:

  • La gestión de flujos compete a la Administración Central en la aplicabilidad de reglamentos para el empleo de trabajadores/as extranjeros, como el control de las alianzas bilaterales de gestión de flujos. También le corresponde la supervisión de las fronteras, el fomento de la inmigración legal como verificar las cuotas anuales de trabajadores admitidos.
  • La integración social no sólo en propiciar políticas sino en proveer en servicios sociales y planes de integración social.
  • El codesarrollo con los países de origen, destinando los medios necesarios para favorecer y desarrollar las poblaciones de los inmigrantes. Es un concepto creado por el especialista en movimientos migratorios Sami Naïr.



Malos tiempos aquellos en los que la gente corriente ha de comportarse como héroes para sobrevivir. Soledad, miedo, desesperanza, 
... las migraciones del nuevo milenio.