lunes, 28 de febrero de 2011

La explicación sociológica: una introducción a la Sociología. Resumen capítulo 5 Parte II

La asignatura Introducción a la Sociología I y II tiene como bibliografía básica el libro de La explicación sociológica: una introducción a la Sociología de José Félix Tezanos Tortajada, para Grado de Sociología y Ciencia Política.

Estos son mis resúmenes de cada capítulo de este libro, agradecería que si creen que pueden ser mejorados o están mal resueltos, me lo hagan saber.

4. Las instituciones sociales
E. Durkheim
Durkheim definió las instituciones como los conglomerados de creencias y las maneras de obrar instituidas por la sociedad, que preexisten a los individuos concretos formando parte de la supremacía de la propia sociedad. Caracterizadas fundamentalmente por que cumplen funciones necesarias para la propia existencia de la sociedad como tal. Todo aquello que una sociedad tiene que tener para poder continuar funcionando normalmente.
Los elementos fundamentales de la sociedad, lo que se podría clasificar como sociedad mínima son:
·      Unos sistemas de reproducción y socialización básica de los individuos.
·      Unas estructuras económicas, adquisitivas, instrumentales y de división de trabajo.
·      Un sistema de poder, de articulación territorial y de utilización legítima de la fuerza.
·      Un sistema de creencias, de religión o de integración de valores.

Para realizar cada una de estas funciones básicas las sociedades se han dotado de un conjunto de instituciones sociales específicas, a través de las cuales regulan los comportamientos de los individuos y los orientan al cumplimiento de fines determinados. Siendo la familia la institución básica de reproducción y socialización, y con otras instituciones socializadoras como:
·      Instituciones educativas: que transmiten los componentes culturales más complejos y sofisticados a través de procesos educativos.
·      Instituciones económicas: formando trabajadores cada vez más cualificados, proveyendo a la sociedad de bienes y servicios.
·      Instituciones políticas: regulan y ordenan el ejercicio de poder (autoridad, participación, subordinación, organización, sanción, uso legítimo de la fuerza)
·      Instituciones ideológicas y expresivas: entre que las Iglesias y las religiones han tenido hasta la fecha un papel prevalente.

La familia es la institución social básica y unos de los grupos primarios fundamentales. Cumple un elevado número de funciones sociales insustituibles, que van desde la procreación y la primera socialización de los hijos, hasta la proporción de afecto y apoyo social y económico. Es una institución social universal, pues en todas las sociedades conocidas existe una forma de institución social y de parentesco.
A partir de una variedad de manifestaciones como: formas de familia, de relación conyugal, criterios de filiación, sistema de autoridad, etc. se establecen unos elementos básicos para hablar de familia:
·      Existencia de relación conyugal regulada (costumbres, patrones, normas).
·      Sistema de filiación de acuerdo al cual los hijos son considerados parte de la familia (nombre, derechos, atributos).
·      Un hogar o habitación común.
·      Un patrimonio o conjunto de bienes.

Un hito importante en el proceso de evolución de la familia fue el surgimiento del modelo de familia patriarcal. Se configuró como una especie de microsociedad, con un sistema económico y de trabajo, un sistema de poder y autoridad y una red de relaciones sociales básicas. En nuestros días, la familia ha perdido sus viejas funciones económicas, como unidad de producción, y pasando algunas de sus funciones asistenciales, de cuidado y de educación a la sociedad, las prestaciones sociales propias del Estado de Bienestar. Se establece pues, un cambio en sus formas y una tendencia de progresiva reducción de sus funciones.
Las relaciones de poder y autoridad constituyen también una de las constantes culturales que nos encontramos en cualquier tipo de sociedad. En cualquier agregado social continuo existe algún sistema o tipo de autoridad. La existencia de relaciones de poder y autoridad en la sociedad es el resultado de dos exigencias concretas:
·      Imperativos derivados del proceso de socialización y conformación cultural de los individuos. Ateniéndose a las normas, costumbres y patrones de comportamiento de la sociedad.
·      Las relaciones de poder y autoridad responden a las necesidades de organización, coordinación y articulación social.

Todo grupo social en el que se mantengan relaciones de interacción durante un cierto tiempo, acaban surgiendo relaciones de dependencia, de subordinación y de dirección. En toda dinámica social, el poder ha sido una constante que se ha traducido en distintas formas de organización política, y se extienden, además, al ámbito de las relaciones económicas y sociales. Ningún individuo que viva en sociedad puede sustraerse de las relaciones de poder y autoridad, que están institucionalizadas, existiendo mecanismos institucionales por los que el poder puede adquirirse, delegarse, ejercerse, incluso ser puesto en cuestión.
Las formas y maneras en que se producen las relaciones de poder y autoridad en la sociedad son casi tan variadas como las propias formas de asociación y organización existentes:
·      Jerarquizado y formalizado como el Ejército o una gran empresa.
·      Asociados al desempeño de determinados papeles sociales, como el de profesor.
·      Resultado de una elección o delegación, como en un sindicato u organización voluntaria.

Max Weber
Un aspecto importante en las relaciones de poder tiene que ver con la distinción entre su efectividad y su legitimidad; con el grado en que es aceptado como un poder legítimo. Max Weber definió el poder como la probabilidad de imponer la propia voluntad dentro de una relación social, aun contra toda resistencia y cualquiera que sea el fundamento de esa probabilidad.
Los motivos por los que se obedece, dependen de una constelación de intereses,[1]: mera costumbre, ciega habituación, puro afecto, inclinación personal del súbdito.
La dominación suele apoyarse interiormente en motivos jurídicos, en motivos de su legitimidad. Y Weber los estableces en tres tipos diferenciados:
·      Dominación legal: forma moderna de dominación, basada en la legalidad, a través de un cuadro administrativo burocrático.
·      Dominación tradicional: patrones de obediencia patriarcal propios de sociedades tradicionales,
·      Dominación carismática: descansa en la autoridad ejercida por una personalidad de especiales dotes y características.

En las sociedades de nuestro tiempo es posible identificar elementos de estas tres modalidades o “tipos ideales” de dominación.


[1] Max Weber