miércoles, 27 de junio de 2012

Teoría Sociológica II: Moderna Resúmenes parte 5


En la asignatura de Teoría Sociológica II: Moderna del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED, algun@s compañer@s realizamos un trabajo coral; resúmenes del libroTeoría sociológica moderna de George Ritzer, bibliografía básica de esta asignatura. Quiero agradecer el esfuerzo, compromiso y dedicación desplegado por tod@s.  Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 Un esbozo histórico de la teoría sociológica: Los años posteriores– Tomás Javier Prieto González // Tema 2 T. Parsons- Ruth Cardedal Fernández // Tema 3 Funcionalismo Estructural, Neofuncionalismo y Teoría del Conflicto- Carolina Judith Rabazo Pérez // Tema 4 Variedades de la Teoría Marxiana– Carlos Catalán Serrano // Tema 5 Teoría de sistemas– Víctor Riesgo Gómez // Tema 6 Interaccionismo Simbólico – Isabel Bermúdez Pérez // Tema 7 Etnometodología- María de los Ángeles de Diego Miravet // Tema 8 Teorías del Intercambio, de Redes y de la Elección Racional - Yolanda Diez Suárez



Parsons

Talcott Parsons su gran contribución fue la influencia que ejerció sobre estudiantes de licenciaturas que llegarían a ser notables teóricos de la sociología como fue Robert Merton. Su influencia no se limitó a los años treinta, pues es de destacar que siguiera produciendo licenciados influyentes hasta bien entrada la década de los años sesenta.

Publicó The Structure of Social Action, un libro de notable importancia en Estados Unidos por:

1.     Sirvió para dar a conocer las grandes teorías europeas al gran público estadounidenses: Weber, Durkheim y Pareto.

2.     Apenas dedicó atención a Marx, pero se volcó con Durkheim, Weber y Pareto, por tanto la teoría marxiana continuó excluida de la sociología ortodoxa.

3.     La estructura de la acción social defendía la teorización sociológica como una actividad legítimas y significativa.

4.     Al principio se le consideraba como un teórico de la acción; se centraba en los actores y en sus pensamientos y acciones. Se convertiría gradualmente en un teórico funcionalista estructural centrado en los grandes sistemas sociales y culturales, convirtiéndose en el exponente principal de esta corriente. La fuerza teórica de Parsons, y la del funcionalismo estructural, reside en la delimitación de las relaciones entre grandes estructuras e instituciones sociales.

Se centró en el estudio de las estructuras de la sociedad y la relación entre ellas. Percibía que estas estructuras se mantenían recíprocamente y tendían hacia un equilibrio dinámico. Parsons adoptaría una perspectiva neoevolucionista del cambio social. No sólo le preocupaba el sistema social per se, sino también su relación con los otros sistemas de acción, en especial los sistemas cultural y de la personalidad. Sistemas definidos por la cohesión, el consenso y el orden. Las diversas estructuras sociales realizaban una gran variedad de funciones positivas recíprocas.

Aunque Parsons jugó varios papeles importantes y positivos en la historia de la teoría sociológica de Estados Unidos, su obra también tuvo algunas consencuencias negativas:

1.     Sus interpretaciones de los teóricos europeos parecían reflejar su propia orientación teórica en lugar de aquéllos.

2.     Al principo de su carrera Parsons ignoró a Marx

3.     El desarrollo de su teoría acusa importantes puntos débiles.

Homans
George Homans la eposición a la influencia a Pareto le llevó a componer un libro, An Introdution to Pareto. Este libro convirtió a Homans en sociólogo, aunque hasta ese momento la obra de Pareto era virtualmente lo único que Homans había leído de sociología. En 1934 Harvard le nombró colaborador. Homans no llegó a leer la tesis doctoral a pesar de que se convirtió en una de las principales figuras de la sociología de su tiempo.

Homans afirmaba que la teoría de Parsons no era en absoluto una teoría, sino un vasto sistema de categorías intelectuales en las que encajaban muchos aspectos del mundo social. Creía que la teoría debía construirse a partir de una observación cuidadosa del mundo social y, sin embargo, la teoría de Parsons partía del nivel teórico para luego descender al nivel empírico.

Su teoría era el conductismo psicológico, que alcanza su mejor expresión en las ideas de su colega de Harvard, el psicológo B. F. Skinner. Sobre esta base Homans contruyó su teoría del intercambio.


La decadencia de la Escuela de Chicago

Blummer
La figura central del departamento de Chicago en estos años fue Herbert Blummer, y fue él quien acuñó la frase interaccionismo simbólico en 1937 y quién contribuyó a decisivamente a mantener viva esta tradición a través de sus enseñanzas en Chicago. También escribió varios ensayos que hicieron perdurar el interaccionismo simbólico hasta entrados los años cincuenta.

Se produjo una división entre Blummer, que estaba en Chicago, y Kuhn, en Iowa. La gente empezó a hablar de las diferencias entre las escuelas del interaccionismo sombólico de Chicago y Iowa. En lo fundamental la división se produjo sobre la cuestión de la ciencia y la metodología. Kuhn aceptaba el enfoque del interaccionismo simbólico sobre los actores y sus pensamientos y acciones, pero afirmaba que debían estudiarse de un modo más científico, por ejemplo, mediante el uso de cuestionarios. Blumer se mostró a favor de métodos <> como la introspeción simpática y la observación participativa.
El interés por el interaccionismo y la investigación a través de la observación había perdido la fuerza y la coherencia características de la primer Escuela de Chicago.