viernes, 15 de noviembre de 2013

Resúmenes Cambio Social II Parte 34

En la asignatura de Cambio Social II del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, algunos compañeros realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria de la asignatura. Derechos reservados, sus autores.


1- Los movimientos sociales como fuerzas de cambio “Sociología del cambio social” de Sztompka, capítulo 19, pp. 303 a 330. Tomás Javier Prieto González // “Las revoluciones: la cumbre del cambio social” de Sztompka, capítulo 20, pp. 331 a 350. Tomás Javier Prieto González 2- Los movimientos sociales: principales teorías Perspectivas teóricas y aproximaciones metodológicas al estudio de la participación (Funes/Monferrer, en Funes/Adell, capítulo 1, pp 21 a 58) // Tomás Javier Prieto González // El estudio del contexto político a través de la protesta colectiva. Participación y democracia (Adell, en Funes/Adell, capítulo 3, pp 77 a 108). // Julia Ortega Tovar Participación y democracia: Asociaciones y poder local (Brugué/Font en Funes/Adell, capítulo 4, pp 109 a 132). Julia Ortega Tovar 3- Los nuevos movimientos sociales en el contexto histórico y de la mundialización Génesis y desarrollo de los movimientos sociales desde una perspectiva histórica. El movimiento obrero (Pastor, en Funes/Adell, capítulo 2, pp 59 a 76). Tomás Javier Prieto González // La dimensión individual en la acción colectiva (Funes, en Funes/Adell, capítulo 8, pp 225 a 254). José Antonio Puig Camps // Los movimientos antiglobalización (Ibarra/Martí, en Funes/Adell, capítulo 10, pp 285). José Antonio Puig Camps 4- Estudios de caso y campañas Dimensión simbólica y cultural del movimiento feminista (Robles/de Miguel, en Funes/Adell, capítulo 5, pp 133 a 162). Víctor Riesgo Gómez // Identidad colectiva y movimiento gay (Monferrer, en Funes/Adell, capítulo 6, pp 163 a 190) //  Javier Hermoso Ruiz Organización y estructura del movimiento ecologista (Jiménez, en Funes/Adell, capítulo 7, pp 191 a 224). Blas García Ruiz

INJERENCIAS CULTURALES EN LA DEFINICIÓN DE MARCOS SIMBÓLICOS DE SIGNIFICADO.

Debemos distinguir dos niveles de influencia cultural: el nivel macro cultural y el nivel micro cultural. Uno de los elementos más importantes para comprender la importancia que juega la cultura en los procesos de construcción de los movimientos sociales hace referencia a la importancia del cambio cultural. Para comprender esto debemos ampliar la tipología de Manheim sobre las utopías que fomentaron los grandes movimientos sociales d ella historia.  La utopía que inspira la acción colectiva en nuestro siglo tiene un marcado carácter identitario. Característica que se fundamenta en una serie de cambios culturales que han dado como resultado un proceso creciente de individualización.  Esta idea trata de expresar la irrechazable obligación individual de hacer el mundo.

Es decir, una de las principales causas del surgimiento de movimientos que reclaman derechos sobre esferas que anteriormente eran consideradas íntimas (sexualidad, cuerpo, raza, comunidad, etc.) está relacionada con los procesos de individuación y la necesidad de anclaje identitario y de pertenencia provocados por un cambio estructural propio de la sociedad finisecular.

Un breve repaso de las principales teorías que han planteado una explicación del panorama general de los procesos de cambio social en la sociedad del siglo XXI: La Sociedad Red y la Sociedad del Riesgo. La hipótesis que podemos extraer del análisis de estas teorías respecto de la interrelación entre cambio cultural y acción colectiva es que a la hora de describir los procesos de construcción de la identidad mediante el que las personas dan sentido a la realidad, los describen como procesos alternativos o de oposición a las consecuencias de los procesos de cambio social. Esta oposición tiene además como denominador común un distanciamiento que permite una conciencia reflexiva de la sociedad en la que viven. Identidad de resistencia o conciencia de riesgo son los nombres que estas teorías han dado a este fenómeno. Las identidades grupales son descritas por estas teorías como procesos alternativos a los cambios sociales modernos provocados por el desarrollo de la sociedad y la economía red, por la aprición de riesgos o por el desarrollo d ella información como poder.

A un nivel específico de interacción y definición dentro del grupo se pueden localizar una serie importante de rasgos culturales de primer orden para la comprensión del modo en que se definen los marcos simbólicos de significado. Retomando nuestra concepción de racionalidad limitada. La teoría de la atribución ha esbozado una serie de conceptos que intentan definir estos heurísticos. Para Zenden, la atribución puede ser definida como el proceso cognitivo en virtud del cual las personas intentan explicar o interpretar las características y propiedades de sus experiencias y/o las de los demás en términos de conclusiones. Los heurísticos son estructuras mentales que sintetizan y simplifican la realidad mediante atajos conceptuales. Nos referiremos a los dos principales heurísticos, representatividad y accesibilidad, y los aplicaremos a la estructura de significado que estamos utilizando con idea de dar mayor coherencia a la hipótesis que afirma el papel primordial de la racionalidad limitada y de su carácter simbólico en la construcción d ellos movimientos sociales.

Con representatividad se alude al concepto que analiza cómo las causas que se suelen buscar para explicar un determinado fenómeno tienden a coincidir en sus características con el efecto percibido. Esto es un ejemplo de cómo elementos no siempre conscientes entran a jugar un papel primordial en la configuración de la motivación para la acción y en la construcción de los marcos de significado simbólico.

El heurístico de representatividad “trata sobre la evaluación del grado de importancia, similitud y correspondencia informal entre una muestra y una población, un ejemplar y una categoría, un acto y un actor, o más generalmente entre un resultado y un modelo”  (Tversky y Kahneman 1983) Es decir, lo que en lenguaje vulgar se denomina “tomar la parte por el todo”.

ESTRUCTURA E INTERACCIÓN EN EL PROCESO DE FORMACIÓN DE LA NOÉSIS COLECTIVA

Al tratar sobre cuestiones de consenso grupal autores clásicos como Park y Burgess, o Shütz, y otros más actuales como Melucci han recurrido a definiciones parejas. Para los primeros el acuerdo llega a través de un proceso que implica, en primer lugar Acomodación, que consiste en el ajuste mutuo de elementos antagónicos y en su ajuste en un equilibrio inestable que dura hasta que el sistema de fuerzas cambia. En segundo lugar, Asimilación que es un proceso de interpenetración y fusión en el que las personas y los grupos adquieren memoria, opiniones y actitudes de otras personas o grupos. Melucci por su parte propone un modelo de acuerdo que se fundamenta en el siguiente proceso: Los individuos actúan colectivamente construyendo sus acciones mediante el significado de propuestas organizadas: definen en términos cognitivos el campo de posibilidades y límites que ellos perciben mientras que al mismo tiempo activan sus relaciones para dar sentido a su “ser juntos” y para los fines que se proponen. (…) La definición que el actor construye no es lineal, sino que se produce mediante la interacción, negociación y la oposición de diferentes orientaciones. Individuos o grupos contribuyen a la creación de un nosotros mediante la interpenetración común y el constante ajuste de tres tipos de orientaciones: aquellas relativas a los fines para la acción, aquellas relativas a los significados, aquellas relativas a su relación con el entorno.

Una convicción arraigada sobre el comportamiento en grupo se basaba en la creencia en que las medidas y los acuerdos alcanzados por consenso en el marco de un grupo eran de carácter más conservador que las que se tomarían individualmente. Las investigaciones en psicología social definieron el término polarización para contradecir este supuesto. A medida que se pone en discusión un tema en un grupo se producen una serie de  actitudes que refuerzan la opinión valorativa que se plantea en la discusión. Entre las razones que llevan a este tipo de consenso se encuentran algunas de carácter identitario y de autoestima. Otra razón que apoya la idea de polarización es el sentimiento de pertenencia. La participación y la búsqueda de un criterio coherente entre el grupo y nosotros mismos es una cuestión principal. La identificación de nuestras propias opiniones y las del grupo juegan un doble papel, nos da la posibilidad de tener una sensación de  de pertenencia pero también imposibilita opciones extremas o contrarias a las que plantea la organización.