jueves, 28 de noviembre de 2013

La Filología inglesa y el inglés profesional y académico (IPA) III

Resumen extraído del capítulo 1 La filosofía inglesa y el inglés profesional y académico del libro El inglés profesional y académico de Enrique Alcaráz Varó. Alianza Editorial 2000.


El IPA en la lingüística oracional. La competencia lingüística y la programación didáctica

La lingüística moderna y la clásica han sido casi siempre oracionales; han asumido que la oración es su unidad de análisis.

La competencia lingüística es el conocimiento interno o posesión intuitiva que tiene el hablante nativo idealizado de su propia lengua con independencia de que sea consciente o no de ese conocimiento. La competencia lingüística ha sido oracional.

En el syllabus de los cursos de IPA no pueden faltar las tareas y las actividades dirigidas al dominio del componente léxico, morfológico, sintáctico y fonético-fonológico de la competencia lingüística. Se impone un análisis, aunque sea sucinto, de estos niveles lingüísticos, que servirá para poder programar mejor las actividades didácticas antes citadas.

6. El análisis del registro

Con el fin de establecer una metodología de estudio y sistematización de las distintas variedades que se encuentran en una lengua, de acuerdo con el uso que se les dé a dichas variedades.

Los registros son, las variedades de una lengua de acuerdo con el uso que se hace de ella. Caracterizado de una forma más precisa, un registro es el subcódigo de una determinada lengua, según unos determinados rasgos léxico-gramaticales. Se define como la variedad de una lengua destinada a cumplir un fin comunicativo en un marco profesional o académico concreto. En esta variedad sobresale un conjunto de rasgos léxicos u gramaticales que, por repetirse con frecuencia y regularidad, le confieren un cierto sentido de unidad diferenciada. El concepto de registro está relacionado con el de comunidad epistemológica.

Se puede afirmar que el concepto de registro es coincidente con el de “Lengua de especialidad” o “tecnolecto”. Cuando se habla de “registros” se está aludiendo a las variedades del lenguaje examinadas dentro de la metodología llamada análisis del registro”, en tanto que el concepto de lengua de especialidad es mucho más amplio, ya que se aplica a cualquier tipo de metodología de análisis. El análisis de registro es la identificación de los rasgos léxico-gramaticales de una variedad. En el análisis del lenguaje con una perspectiva oracional o de análisis de registro, en el sentido indicado, se distinguen las partes siguientes: la fonética y fonología, la morfosintaxis, la lexicología y la semántica.

7. La sintaxis en la representación de la realidad del IPA

El léxico es el componente privilegiado en la representación de la realidad, en nuestro caso la del mundo profesional y académico. La sintaxis también interviene en esta representación y, aunque externamente pueda parecer que toda la carga ideológica es transportada por el léxico, la verdad es que la sintaxis organiza y codifica la ideológicamente los datos, los hechos y los conocimientos de una forma mucho más sutil y subliminal.

El lenguaje más que representar la realidad la construye.

7.1 La transitividad

Alude a la forma en que la oración analiza los acontecimientos y las situaciones de la realidad, siguiendo determinados tipos y pautas preestablecidos y, como es junto con el léxico uno de los instrumentos más importantes de la función representativa que el lenguaje hace de la realidad.

Al relatar la situación, el acontecimiento o el estado percibido, el discurso adopta un punto de vista de acuerdo con las opciones que nos ofrece la transitividad, punto de vista de acuerdo con las opciones que nos ofrece la transitividad, punto de vista que no está exento de carga ideológica. Todas las oraciones constan de un predicado, que signa el proceso o estado de cosas descrito por la oración. El predicado va acompañado por uno o por varios argumentos, los cuales son sintagmas nominales que representan entidades de la realidad, y cada verbo, de acuerdo con su naturaleza requiere un número determinado de argumentos.

Estos sintagmas nominales se relacionan entre sí en la oración gracias al núcleo verbal, el cual les asigna una función semántica y una función sintáctica.

Las funciones semánticas, también llamadas papeles semánticos, son significados relacionales, ya que no dependen exclusivamente del significado de las expresiones nominales, sino de la relación sintáctica que se establece entre éstas y el verbo, así como del significado del verbo. Los principales papeles semánticos son el de agente y el de los participantes afectados; entre estos últimos destacan: el paciente, el beneficiario, el experimentador, el destinatario, el tema, el instrumental, etc.

7.2 La pasivización. Objetividad y autoría de acciones

Existe la tendencia a borrar el agente de una aseveración científica o, en su caso. A ocultar su identidad; se está dando mayor relieve al efecto o resultado de la acción, que evidentemente es más importante que el agente de la misma: en la universalidad de la ciencia. Cualquier teoría, creencia o afirmación, ven debilitada su validez científico-técnica cuando son atribuidas a un autor o agente. La voz pasiva es, por tanto un recurso gramatical muy importante para borrar la identidad del agente o para pasarla a un segundo plano.

La finalidad de la pasiva consiste simplemente en cambiar el orden de los dos sintagmas nominales principales de la oración; el que está a la derecha del verbo, que corresponde a la posición del objeto directo, pasa a la izquierda, y se posesiona de la posición normalmente ocupada por el agente, y el de la izquierda ocupa la posición de la derecha del verbo.

Siguiendo a Fowler la pasiva sirve para reorientar las historias y permite que se omita parte de la información que estaba en la oración activa. A pesar de los manuales de estilo de las revistas puedan recomendar el empleo de la voz activa, con la expresión explícita del agente o autor de una aseveración algunos referees o jueces de la calidad del trabajo recomendarán, por razones estilísticas, la forma contraria a la elegida por el autor.

7.3 La nominalización y la responsabilidad de las acciones

La nominalización es una transformación que reduce a sustantivo toda una oración; se puede llevar a cabo gracias al recurso de conversión de verbo a nombre, o al de derivación con –al, -ing, -ism. –ment, -sion, -tion, -ure, etc,, en especial en las palabras de origen latino.

Es un recurso corriente en los textos científico-técnicos, y su finalidad es presentar de forma resumida, por medio de un nombre, todo el proceso que se ha descrito previamente por medio de un predicado verbal largo. Un verbo que significa un proceso se convierte en un nombre que significa un estado, y una actividad concreta se convierte en un objeto abstracto. Las nominalizaciones tienen además la ventaja de que se puede tematizar y calificar con atributos.

Esta reducción no es ingenua, ya que omite mucha información importante de la oración, como puede ser los participantes (quien hizo qué a quien), el tiempo y es aspecto verbal, la modalidad, etc.

7.4 Los verbos ergativos. La ausencia de agentes responsables

Expresan un estado de cosas sin nombrar a los agentes responsables de los mismos.

En los textos con carga ideológica (prensa, derecho, etc.) estos verbos no son inocentes (ver ejemplos página 29). Tienen como sujeto un argumento cuya función semántica es la de “tema”. Esta función semántica hace referencia a la entidad que experimenta los cambios o que sufre los efectos del proceso denotado por el verbo.