martes, 24 de julio de 2012

Teoría Sociológica II: Moderna Resúmenes parte 27


En la asignatura de Teoría Sociológica II: Moderna del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED, algun@s compañer@s realizamos un trabajo coral; resúmenes del libroTeoría sociológica moderna de George Ritzer, bibliografía básica de esta asignatura. Quiero agradecer el esfuerzo, compromiso y dedicación desplegado por tod@s. Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 Un esbozo histórico de la teoría sociológica: Los años posteriores– Tomás Javier Prieto González // Tema 2 T. Parsons- Ruth Cardedal Fernández // Tema 3 Funcionalismo Estructural, Neofuncionalismo y Teoría del Conflicto- Carolina Judith Rabazo Pérez // Tema 4 Variedades de la Teoría Marxiana– Carlos Catalán Serrano // Tema 5 Teoría de sistemas– Víctor Riesgo Gómez // Tema 6 Interaccionismo Simbólico – Isabel Bermúdez Pérez // Tema 7 Etnometodología- María de los Ángeles de Diego Miravet // Tema 8 Teorías del Intercambio, de Redes y de la Elección Racional - Yolanda Diez Suárez




Teoría marxiana posmoderna

La teoría marxiana se ha visto profundamente afectada por los desarrollos teóricos que se han producido en el estructuralismo, el posestructuralismo y el posmodernismo.

Hegemonia y democracia radical

Laclau
La obra más representativa del marxismo posmoderno es el libro de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe Hegemony and Socialist Strategy (1985).
Desde el punto de vista de Ellen Wood esta obra, que acepta el interés por la lingüística, los textos y el discurso del posmodernismo, desliga la ideología de su base material y finalmente disuelve  “todo lo social en ideología o discurso”.
Además, también desplazan al proletariado de su posición privilegiada en el centro de la teoría marxiana. En consecuencia, la teoría marxiana ha sido descentrada y destotalizada porque ya no se centra únicamente en el proletariado y ha dejado de considerar los problemas del proletariado como el problema de la sociedad.
Laclau y Mouffe niegan la meta de la teoría niegan la meta de la teoría marxiana: el comunismo y la emancipación del proletariado. Como alternativa proponen un sistema llamado “democracia radical”.

La alternativa de la Izquierda debe consistir en situarse claramente en el ámbito de la revolución democrática y expandir cadenas de equivalencias entre las diversas luchas contra la opresión. La tarea de la izquierda no consiste, por tanto, en renunciar a la ideología de la democracia liberal, sino todo lo contrario, profundizar y expandirse en la dirección de una democracia plural y radical...La posibilidad de una estrategia hegemónica de la izquierda no consiste en el abandono del terreno democrático, sino al contrario, en la extensión de las luchas democráticas a toda la sociedad civil y el estado”. (Laclau y Mouffe, 1985:176).

Si bien la democracia radical mantiene el objetivo de abolir el capitalismo, reconoce que esta abolición no eliminará otras desigualdades sociales. La destrucción de todas las desigualdades sociales requiere un movimiento mucho más general que el que previeron los marxistas tradicionales.

Continuidades y comprensión espacio-tiempo

David Harvey
Otra obra marxiana que se enmarca en el posmodernismo es The Condition of Postmodernity de David Harvey.
Harvey acusa a la teoría posmodernista de dar demasiada importancia  a los problemas del mundo moderno y de menospreciar sus logros materiales. Parece aceptar tales problemas en lugar de sugerir soluciones.
Aun cuando Harvey identifica grandes cambios y los señala como base del pensamiento posmoderno, su principal conclusión es que “aunque se ha producido un cambio superficial en la apariencia del capitalismo desde 1973, la lógica fundamental de la acumulación capitalista y sus tendencias a la crisis no han cambiado”.
Por último, cabe destacar que desde el punto de vista de Harvey no existe discontinuidad entre los periodos del posmodernismo y el modernismo; ambos son reflejos de la misma dinámica capitalista fundamental. Harvey identifica cambios y rupturas en la posmodernidad que nos indican que probablemente estamos entrando en una nueva era, una era que la teoría neomarxiana debe prepararse para teorizar, quizá mediante la integración de otros sistemas de ideas.

Después del Marxismo

Aronson
Existen innumerables posiciones posmarxistas. Una de as posturas más radicales es la de la obra de Ronald Aronson, After Marxism.
Explicita que el marxismo está agotado y que los teóricos marxistas has de seguir solos su camino para analizar el mundo social y sus problemas. Se basa en la idea de la integración de la teoría y la práctica.
Los principales argumentos de Aronson para poner de manifiesto que la teoría marxiana contiene aspectos obsoletos son:

      La clase trabajadora no se ha vuelto cada vez más pobre.
  La estructura de clases no se ha polarizado en dos clases antagónicas burguesía y proletariado).
   Debido a la transformación de los procesos industriales, el número de trabajadores industriales ha disminuido, la clase trabajadora se ha fragmentado más y su conciencia de la situación se ha erosionado.
      El menor tamaño general de la clase trabajadora a conducido a un debilitamiento de su fuerza, de su conciencia de clase y de su capacidad para implicarse en la lucha de clases.
      Los trabajadores cada vez se identifican menos como trabajadores; tienen múltiples identidades opuestas, por lo que ser trabajador es actualmente una de las muchas identidades.

Además de los fracasos en el mundo real, Aronson atribuye su ruina a problemas de la propia teoría. Los atribuye al hecho de que Marx produjo su teoría original en los albores del mundo moderno, por lo que contiene una difícil combinación de ideas modernas y posmodernas.
Aronson piensa que las teorías posmarxistas como el marxismo analítico, son marxismo sin marxismo. Son teorías puras que carecen de práctica, por lo que no deben llamarse marxismo.
Aronson concluye que los analistas críticos del mundo moderno deben seguir su camino a sabiendas de que carecen de un proyecto marxiano en el que apoyarse. No cree que se deba buscar “otro Marx”. El problema al que se enfrenta el nuevo movimiento es que ya no se puede guiar por una visión convincente de una utopía futura, necesita algún tipo de cimentación emocional para mantenerse unido y avanzar.

Críticas al posmarxismo

Muchos teóricos posmarxistas no aceptan de buen grado estos desarrollos posmarxistas.

      Burawoy ataca a los marxistas analíticos por eliminar la historia de su enfoque.
   Weldes critica el marxismo analítico por dejarse colonizar por la corriente principal de la economís y adoptar un enfoque centrado exclusivamente en la resolución de problemas.
      Woods hace una crítica política para descalificar al marxismo analítico.
      La obra de Laclau y Mouffe ha sido objecto de ataques particularmente duros.
  A diferencia de Aronson, Burawoy sigue convencido de la utilidad del marxismo para comprender la dinámica y las contradicciones del capitalismo.
               Wood y Fuster, han afirmado que el marxismo es más necesario ahora que nunca debido a que la hmanidad está cada vez más conectada a través de la dimensión global de la explotación y la opresión.

( Ver resumen del capítulo. Pág. 219-220).