viernes, 12 de abril de 2013

Resúmenes Cambio Social I Parte 10


En la asignatura de Cambio Social I del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, algunos compañeros realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria Sociología del cambio social de Piotr Sztompka. Derechos reservados, sus autores.

Capítulo 1 Conceptos fundamentales en el estudio del cambio social. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 2 Vicisitudes de la idea de progreso. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 3 La dimensión temporal de la sociedad: El tiempo social. Víctor Riesgo // Capítulo 4 Modalidades de tradición histórica. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 5 La modernidad y más allá. Víctor Riesgo // Capítulo 6 La globalización de la sociedad humana. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 7 El evolucionismo clásico – Julia Ortega Trovar  // Capítulo 8 El neoevolucionismo - Julia Ortega Trovar // Capítulo 9 Teorías viejas y nuevas de la modernización – Andrea Fuente Fernández // Capítulo 10 Las teorías de los ciclos históricosBlas García Ruiz // Capítulo 11 El materialismo histórico - Blas García Ruiz  //Capítulo 12 Contra el desarrollismo, la crítica moderna Julio Monteagudo Diz // Capítulo 13 La historia como producto humanoGalaaz Vaamonde (9 octubre) // Capítulo 14 La nueva Sociología histórica - Galaaz Vaamonde // Capítulo 15 El devenir socialJesús Sánchez Azañedo // Capítulo 16 Las ideas como fuerzas históricas - Carlos Catalán Serrano // Capítulo 17 El surgimiento de lo normativo – María Purificación Moreno Moreno // Capítulo 18 Los grandes individuos como agentes de cambio social - María Purificación M. Moreno  


El surgimiento y el cambio de la tradición

Las tradiciones; las colecciones de objetos e ideas por la gente de un significado especial debido a sus orígenes en el pasado, están en sí mismas sujetas a cambio. Son modificadas cuando la gente selecciona determinados fragmentos de la tradición con especial énfasis e ignora otros; permanecen durante algún tiempo, y pueden desaparecer cuando los objetos son abandonados y las ideas rechazadas u olvidadas. Las tradiciones también pueden ser revitalizadas y reaparecer tras largos períodos de deterioro. Las actitudes humanas activas hacia los restos del pasado, que entresacan las tradiciones del tejido heterogéneo de nuestro medio material heredado y de nuestras reglas y creencias recordadas, cambian y mudan; y con ellas, las tradiciones mismas están en constante cambio.

El nacimiento de la tradición puede acontecer de dos formas:

·      Una genealogía conduce “desde abajo”; determinados individuos encuentran atractivos determinados fragmentos de la herencia histórica. Sus actitudes se vuelven conducta que afirma y refuerza esas actitudes. Las preferencias y las acciones individuales se vuelven compartidas y se convierten en verdaderos hechos sociales. Así nace la tradición. Es más bien el descubrimiento o redescubrimiento de algo que ya existe en el pasado.
·      La segunda ruta conduce “desde arriba”; cuando lo que se considera tradición es seleccionado, enfatizado, propuesto a la atención pública e incluso forzado por individuos con poder o influencia.

Las tradiciones ideadas pueden nacer por surgimiento, cuando alguien concibe una visión atractiva del pasado y es capaz de contagiar a un número suficiente de gente con esta idea. Las tradiciones ideadas son impuestas por aquellos en el poder, para servir a sus fines políticos.

Una vez establecidas, las tradiciones atraviesan varios cambios:

·      Una dirección cuantitativa, un cambio en el número de seguidores o partidarios.
·      Una dirección cualitativa, un cambio en el contenido de la tradición. Algunas ideas, símbolos, valores son añadidos, otros son desechados; algunos objetos son colocados dentro del alcance de una traditum reconocida, otros son descartados.

Las cuestión crucial es por qué se producen los cambios. Parte de la respuesta puede encontrarse en las cualidades psicológicas de la mente humana, inquieta y escéptica, ansiosa de novedad y originalidad, que manifiesta creatividad y afán de innovación, imaginación e intuición. Nada puede escapar a la influencia de tan tendencia, ni siquiera la tradición. Tarde o temprano toda tradición comienza a ser cuestionada, puesta en duda, reexaminada y, al mismo tiempo, se descubren nuevos fragmentos del pasado y son validados como tradición. Un caso especial acontece cuando la tradición es socavada por nuevos hechos, cuando choca con realidades y se muestra falsa o inútil. Es en el campo de la ciencia en el que esta forma de superar la tradición mediante la verificación se ha institucionalizado desde el SXVII y se ha convertido en la regla del ethos científico. Un caso menos extremo es el de la tradición que, incluso si no ha sido falsada, deviene inadecuada, disfuncional, esto es, ya no satisface ninguna necesidad o requisito debido a que las circunstancias sociales han cambiado radicalmente y, por tanto, es abandonada.

En el pluralismo de tradiciones y el choque inevitable entre las que compiten. Puede darse entre diferentes sociedades o culturas, o dentro de la misma sociedad:

·      El primer caso (el choque intersocial) se muestra que las tradiciones indígenas son afectadas significativamente, remodeladas o barridas.
·      El en segundo caso (pluralismo intrasocietal) el choque de tradiciones puede tomas varias formas. El choque más común es el de tradiciones nacionales o raciales en las sociedades multiétnicas o multirraciales.

Sería unilateral, no obstante, creer que las tradiciones múltiples luchan invariablemente entre ellas. Las tradiciones diferentes también pueden apoyarse entre sí. Cuando tradiciones que están en interacción son relativamente iguales en fuerza, puede darse la fusión o amalgamamiento sincrético de tradiciones diferentes, preservando los elementos centrales de todas pero alterándolas, al tiempo, de forma perceptible.

Las funciones de la tradición

Los seres humanos no pueden sobrevivir sin tradiciones incluso cuando, con frecuencia, están insatisfechos con sus tradiciones. Esto nos conduce al problema de las funciones de la tradición.
1.    La primera función puede expresarse por medio del cliché de que la tradición es la sabiduría de generaciones. Las creencias, las normas, los valores y los objetos creados en el pasado. Proporciona la selección de tales fragmentos de la totalidad de la herencia histórica. La tradición es una especie de depósito de recursos, ideales y materiales, que la gente puede utilizar en sus acciones corrientes, para construir el futuro utilizando el pasado. Puede proporcionar borradores para la acción, modelos a emular, modelos de las instituciones sociales, modelos de organizaciones, imágenes de “sociedades de referencia”. La gente no construye su visa social improvisando, imaginando todo de nuevo. La tradición les proporciona bloques prefabricados con los que construir su mundo.
2.    Otra función es la de dar legitimación a las formas de vida, a las instituciones, a los credos y a los códigos existentes. Todos ellos requieren alguna justificación que los haga obligatorios y que les haga ganar aceptación. Una fuente de legitimación se encuentra en la tradición. Es una justificación común y poderosa afirmar que “siempre ha sido así” o que “la gente siempre lo ha creído” incluso arriesgando la paradoja de que algunas acciones se hagan exclusivamente porque otros hicieron los propio en el pasado, o que se adopten determinadas creencias simplemente porque habían sido adoptadas antes. Otra justificación es la de invocar la fuente primigenia o al autor de algún credo o doctrina. Fue Max Weber el que señaló el papel de la tradición al establecer los fundamentos de la autoridad, esto es, del poder reconocido y aceptado.
3.    Otra función de la tradición es proporcionar símbolos persuasivos de la identidad colectiva, fortalecer el enraizamiento y revigorizar las lealtades primordiales a las naciones, a las comunidades y a los grupos. Siempre enlazan hacia atrás con la historia, utilizando el pasado en beneficio de las necesidades de integración presentes. Las tradiciones de las regiones, las ciudades, las comunidades locales tienen un papel similar al enlazar a sus ciudadanos o miembro dentro de un determinado espacio. Las tradiciones de las profesiones y de las empresas, simbolizadas en insignias, logotipos y leyendas, evocan la dignidad y el orgullo de la profesión. Las tradiciones de las universidades y de las escuelas, expresadas en un rico ritual, en ceremonias, vestimentas, etc.
4.    La tradición también sirve para proporcionar escape de las afrenta, las insatisfacciones y las frustraciones de la vida contemporánea. Una tradición de soberanía e independencia o una tradición de libertad perdida.

La tradición no es necesariamente benéfica para un sociedad o para sus miembros, y está marcada por una ambivalencia funcional. Puede tener consecuencias no sólo funcionales sino también disfuncionales.

1.    Cualquier tradición, con independencia de su contenido, puede evitar o restringir la creatividad o la innovación, proporcionando soluciones dadas de antemano a problemas contemporáneas.
2.    Puede darse la tendencia a confiar en las formas de vida, en métodos de gobierno, en estrategias económicas tradicionales en lugar de un cambio radical es las condiciones históricas. Apegarse a las viejas tradiciones; es una manifestación de inercia, típica de muchas instituciones humanas. El resultado será la falta de efectividad o el fracaso completo de las políticas, el desencanto de los ciudadanos, la crisis económica o política.
3.    Algunas tradiciones pueden ser disfuncionales o dañinas debido a su contenido específico. Obviamente no todo lo que ocurrió en el pasado era bueno.
4.    Hay tradiciones que no se preservan exactamente por una elección consciente, sino más bien en el nivel del “subconsciente social”, por la simple fuerza del hábito o la inercia. No son especialmente valoradas o reverenciadas, sino simplemente asumidas como formas de vida aceptables acostumbradas. Incluye rasgos como el oportunismo, la pasividad y la apatía, la delegación de responsabilidad, el rechazo al trabajo, la ineficiencia aprendida, la “envidia interesada”, el infantilismo prolongado y la innovación parasitaria. Para algunas personas, se trata simplemente de la inercia de las antiguas formas de vida, que pronto será quebrada por el emergente sistema capitalista, para otros el nuevo ethos del trabajo, la responsabilidad individual y el espíritu competitivo impuestos por el capitalismo crean exigencias difíciles de aceptar, y hay nostalgia por la vida menos exigente, ardua o incierta, aunque fuera más pobre, del pasado. Surge una especie de tradición latente. Pueden proporcionar un terreno abonado para los demagogos populistas o los comunistas recalcitrantes.