jueves, 11 de abril de 2013

Resúmenes Cambio Social I Parte 9


En la asignatura de Cambio Social I del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, algunos compañeros realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria Sociología del cambio social de Piotr Sztompka. Derechos reservados, sus autores.

Capítulo 1 Conceptos fundamentales en el estudio del cambio social. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 2 Vicisitudes de la idea de progreso. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 3 La dimensión temporal de la sociedad: El tiempo social. Víctor Riesgo // Capítulo 4 Modalidades de tradición histórica. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 5 La modernidad y más allá. Víctor Riesgo // Capítulo 6 La globalización de la sociedad humana. Tomás Javier Prieto González // Capítulo 7 El evolucionismo clásico – Julia Ortega Trovar  // Capítulo 8 El neoevolucionismo - Julia Ortega Trovar // Capítulo 9 Teorías viejas y nuevas de la modernización – Andrea Fuente Fernández // Capítulo 10 Las teorías de los ciclos históricosBlas García Ruiz // Capítulo 11 El materialismo histórico - Blas García Ruiz  //Capítulo 12 Contra el desarrollismo, la crítica moderna Julio Monteagudo Diz // Capítulo 13 La historia como producto humanoGalaaz Vaamonde (9 octubre) // Capítulo 14 La nueva Sociología histórica - Galaaz Vaamonde // Capítulo 15 El devenir socialJesús Sánchez Azañedo // Capítulo 16 Las ideas como fuerzas históricas - Carlos Catalán Serrano // Capítulo 17 El surgimiento de lo normativo – María Purificación Moreno Moreno // Capítulo 18 Los grandes individuos como agentes de cambio social - María Purificación M. Moreno  

MODALIDADES DE TRADICIÓN HISTÓRICA

La naturaleza procesal de la sociedad

Las sociedades modernas, en todos los niveles de su complejidad interna, están en cambio incesante. Cambian en el macro nivel de la economía, la política y la cultura; en el nivel medio de las comunidades, los grupos y las organizaciones; y en el macronivel de las acciones individuales y las interacciones. La sociedad no es una entidad sino un conjunto de procesos entremezclados a muchos niveles. Edward Shils ha dicho “Una sociedad es un fenómeno trans-temporal”. Sólo existe a través del tiempo. Está constituida temporalmente.

Entonces hay un movimiento constante desde el pasado hacia el futuro. Su presente es simplemente una fase transitoria entre lo que ha acontecido y lo que viene. La naturaleza procesal de la sociedad implica que las fases anteriores están causalmente conectadas con la fase presente, y la fase presente contiene las condiciones causalmente determinantes de la siguiente fase.

La conexión que enlaza una sociedad con su pasado nunca desaparece por completo; es algo inherente a la naturaleza de la sociedad… Una sociedad no sería una sociedad si este lazo no estuviera ahí siquiera de una forma mínima”. Shils dice “Una sociedad está en existencia continua”. El pasado de una sociedad no desaparece, o al menos no por completo. Sus fragmentos permanecen, y proporcionan una especie de ámbito para las fases siguientes, para la continuación del proceso. Esto ocurre por medio de dos mecanismos causales: uno es material o físico, y el otro ideal o psicológico y se refuerzan mutuamente.

·      El mecanismo material opera a través de la supervivencia de objetos, artefactos, organizaciones, producidos por las actividades de generaciones anteriores, pero que envuelven las acciones emprendidas por la presente. Está ligado al hecho físico de la duración. Este medio acumulado a través de los tiempos, no es una réplica del pasado, pero al menos proporciona algún destello de cómo eran entonces las cosas. Su persistencia es la raison détre de la disciplina científica de la arqueología.
·      El mecanismo ideal opera a través de las capacidades humanas de la memoria y de la comunicación. El pasado es preservado porque la gente recuerda fragmentos de él. Primeramente recuerdan sus propias experiencias, pero el alcance de su memoria se amplía de dos formas:

1.    Hacia sus contemporáneos, con quienes pueden compartir sus memorias, y de quienes pueden aprender acerca de hechos pasados que no experimentaron personalmente; se logra un depósito de memoria colectiva que se almacena en archivos, bibliotecas, museos.
2.    El alcance de la memoria se extiende también hacia los predecesores, por medio de los registros históricos de todo tipo, en los cuales las memorias de las generaciones anteriores quedan depositadas. El depósito de memoria colectiva alcanza el pasado profundo, mucho más lejos de los recolectado por cada uno de los miembros individuales. Se hace obvia la importancia de la escritura como una de las invenciones fundamentales de la humanidad; sólo con ella nace la conciencia histórica y puede comenzar en serio el estudio de la historia.

A través del mecanismo ideal, psicológico, la gente hereda creencias pasadas, conocimientos, símbolos y también normas, valores y reglas. Son almacenadas, interpretados, usados y aprobados por distintas agencias. La memoria no es infalible, no más que los registros, Lo que nos llega del pasado está preseleccionado, a menudo es partidista, está idealizado, está distorsionado por las generaciones mediáticas de memorizadotes e intérpretes.

Tanto los mecanismos de transmisión ideal como los de transmisión material interactúan. Los artefactos materiales que nos rodean, derivados del pasado, apoyan nuestra memoria, nos proporcionan apoyos tangibles en los que anclar nuestra imaginación de la sociedad anterior. En tanto función involuntaria, latente.

Está también la influencia contraria de las creencias, del conocimiento, de los símbolos, de las normas, de los valores y de las reglas heredadas, que dotan a los objetos de valor.

A través de rutas materiales e ideales, el pasado, aún distorsionado, penetra en el presente. “Existe en el presente”, en dos sentidos: objetivamente, cuando los objetos del pasado son conservados materialmente, y subjetivamente, cuando las ideas del pasado son recordadas y recibidas en la conciencia de los miembros de la sociedad, en la medida en que devienen parte de la cultura compartida. El pasado comienza a influir el presente, deviene un importante co-determinante del estado contemporáneo de la sociedad.

Pero también hay una tercera vía, a través de la cual un pasado no real sino “ideado” puede también influir el presente. El pasado puede imaginarse, concebirse, meramente en la fantasía humana. Ocurre de forma inconsciente, como consecuencia de un error, una exageración, crasa ingenuidad o confabulación, pero también puede hacerse adrede, como una construcción imaginaria deliberada, con la pretensión de ser verdadera. Éste es el caso de la “tradición inventada”: a veces se necesita para justificar o proporcionar legitimidad a acciones presentes, a veces para movilizar apoyo y participación en programas en marcha, reforzar la imagen de un dirigente o fortalecer el espíritu nacional. Eric Hobsbawm clasifica las “tradiciones inventadas” en tres grupos:

1.    Las que simbolizan y expresan la cohesión social de las comunidades o naciones,
2.    las que legitiman el estatus, las instituciones, la autoridad y
3.    las que socializan en determinados valores, normas, reglas de conducta.

Las imágenes idealizadas del pasado, aun si son completamente falsas, pueden ejercer una influencia causal importante. Funcionan el famoso “Teorema de Thomas”: Si la gente define como reales determinadas situaciones, éstas son reales en sus consecuencias. Ocurre por que la gente toma en cuenta sus creencias, actúa de acuerdo con ellas, y la acción configura lo que, en último término, sea la sociedad.

Estos mecanismos sociales o psicológicos explican el hecho del cambio en la continuidad y de la continuidad en el cambio. El cambio social nunca es absoluto o completo, acontece sobre un rico trasfondo de mismidad. Mucho de los que la gente “hace, piensa y aspira es una reiteración aproximada de lo que se ha hecho y se ha pensado durante mucho tiempo, mucho antes de que naciera ninguno de los que ahora están vivos”. Incluso el cambio revolucionario deja inalterados mucho aspectos de la sociedad. La continuidad nunca es, absoluta, la herencia es remodelada, distorsionada, modificada o enriquecida, y cada momento posterior en la vida de una sociedad es diferente de cualquier momento anterior.

El concepto de tradición

Los contenidos de todo aquello que heredamos del pasado conforma la herencia de una sociedad.

·      En el nivel macro, lo que hereda una sociedad de una fase anterior de un proceso histórico conforma la “herencia histórica”;
·      En el nivel medio, lo que una comunidad o grupo herede de fases anteriores de la vida del grupo conforma la “herencia del grupo”;
·      En el nivel micro, lo que un individuo hereda de fases anteriores de su biografía conforma la “herencia personal”.

Lo que hoy en día en una sociedad pueda ser visto como un complejo producto acumulado de lo que ha venido ocurriendo desde el origen de la humanidad, como el resultado de la totalidad de la historia humana. Lo que muestra ahora una comunidad dada, ha cristalizado a través de sucesos que han venido ocurriendo desde su fundación. Lo que yo soy ahora, es el producto de todas mis experiencias pasadas, de mi entera biografía. La suma de causas acumuladas temporalmente del estado presente de una sociedad no se llamaría si tradición, sino sus orígenes, o más bien su genealogía. Y la suma de efectos acumulados de los estados pasados acumulados de la sociedad tampoco puede denominarse tradición, porque eso es precisamente lo que la sociedad es en el momento presente en su estado contemporáneo. El concepto de tradición pierde sentido al concebirse de forma tan amplia.

Para hablar de tradición, la conexión entre el pasado y el presente ha de ser más próxima, más íntima. Ha de implicar la existencia continua del pasado en el presente, en lugar de indicar meramente el hecho de que el presente se origina en el pasado.

·      Por tradición en el primer sentido del térmico más general, entendemos la totalidad de objetos e ideas que se derivan del pasado y que pueden encontrarse en el presente, todos aquellos que no han sido destruidos, dañados, abandonados u olvidados. Tradición significa aquí la herencia, lo que realmente permanece del pasado. Como observa Shills, tradición significa traído; no es otra cosa que algo transmitido o transportado desde el pasado al presente.
·      Por tradición, en el segundo sentido del térmico entenderemos sólo algunos fragmentos cualificados de la herencia; aquellos que no sólo sobreviven y permanecen en el presente, sino que retienen lazos robustos, íntimos con el presente.

Lo que es crucial en la comprensión de la tradición es la actitud, la orientación, tomada por los contemporáneos hacia los objetos y las ideas del pasado. La significación, reverencia o respeto asociado a todo aquello que es definido socialmente como tradición explica el interesante fenómeno de la copia de tradiciones. Las tradiciones no se re-producen no se re-elaboran de forma independiente. Sólo seres humanos que viven, conocen y desean pueden representarlas, volverlas a representar y modificarlas (Shils). Las tradiciones son creadas por seres humanos.