jueves, 26 de diciembre de 2013

Resúmenes Sociología Política Parte 21

En la asignatura Sociología Política del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2013/14, elaboré los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria de la asignatura. Derechos reservados, sus autores.

TEMA 1: Las múltiples relaciones entre sociedad y política. El campo de estudio de la sociología política. "Sociedad y política: una relación multidimensional" Autores: Maria Luz Morán y Jorge Benedicto. Capítulo 1 del libro de J. Benedicto y M.L. Morán, Sociología Política, Temas de Sociología política, Madrid, 1995 // TEMA 2: El proceso histórico de modernización. Estado y mercado, las dos instituciones claves “Modernización y cambio sociopolítico" - Autor: Enrique Gil Calvo. Capítulo 11 del libro de J. Benedicto y M.L. Morán, Sociología Política, Temas de Sociología política, Madrid, 1995 (1º reimp. 2009) // TEMA 3: El surgimiento y desarrollo de la democracia en la sociedad capitalista "Democracia y sociedad industrial" - Autor: Ludolfo Paramio. Capítulo 5 del libro de J. Benedicto y M.L. Morán, Sociología Política, Temas de Sociología política, Madrid, 1995 (1º reimp. 2009). // TEMA 4: Las bases sociales de la política democrática "El concepto de cleavage en las ciencias sociales" Autora: Susana Aguilar. Capítulo 1 del libro de S. Aguilar y E. Chuliá, Identidad y opcion. dos formas de entender la política, Madrid, 2007. "Elecciones para elegir" Autora: Elisa Chuliá. Capítulo 6 del libro de S. Aguilar y E. Chuliá, Identidad y opcion. dos formas de entender la política, Madrid, 2007.// TEMA 5: La construcción de los universos políticos de los ciudadanos. Socialización y cultura política "La construcción de los universos políticos de los ciudadanos" Autor: Jorge Benedicto. Capítulo 8 del libro de J. Benedicto y M.L. Morán, Sociología Política, Temas de Sociología política, Madrid, 1995 (1º reimp. 2009). // TEMA 6: Participación y acción colectiva "Perspectivas teóricas y aproximaciones metodológicas al estudio de la participación" Auotres: Maria Jesus Funes y Jordi Monferrer. Capítulo 1 del libro de R. Adell y M.J.  Funes, Movimientos Sociales: Cambio social y participación. Madrid, UNED, 2003. "Participación política, grupos y movimientos". Autor: Gianfranco Pasquino. Capítulo 5 del libro de G. Pasquino y otros, Manual de Ciencia Política. Madrid, Alianza Editorial, 1991.

Debilitamiento de los clevages tradicionales, medios de comunicación poderosos y creciente interés por la oferta electoral

La considerable estabilidad de los electorados de las democracias occidentales durante las décadas postbélicas favoreció el análisis y la interpretación de las elecciones preferentemente desde la perspectiva de la sociedad o de la demanda electoral. Desde los 70 las preferencias tradicionales de los votantes perdían consistencia, aumentaba la heterogeneidad social de los electores de un mismo partido, se agradaban las diferencias en el voto entre distintas generaciones, decrecía la importancia de los temas que tradicionalmente vertebran el debate político y surgían nuevas cuestiones de interés entre la ciudadanía.

El cambio electoral que comenzó a percibirse en el arranque del último cuarto del SXX exigía a los partidos responder a un nuevo tipo de votante que emergía con fuerza, menos identificado, más activo en el configuración de la agenda de temas de interés público. El nuevo electorado, parecía más capaz de entender y usar conceptos ideológicos, distinguir las propuestas políticas de los partidos u manifestar actitudes ideológicamente más coherentes. Mostraba mayor interés por las cuestiones políticas sustantivas.

Los estudiosos de los medios comunicación cuestionaban cada vez más la teoría de los efectos mínimos. Los medios de comunicación surtían potentes efectos políticos bajo determinadas circunstancias. Por la expansión de la televisión a partir de los 60. Tres funciones clásicas son atribuidas a los medios de comunicación: provisión de información, formación de opiniones y oferta de entretenimiento. Subrayaron, la influencia de los medios de comunicación en la política, dos merecen especial atención pos su contribución al retorno a la concepción de los poderosos mass media: la de fijación de la agenda y la de la espiral del silencio.

La teoría de la fijación de la agenda subrayaba la capacidad de los medios para determinar los temas en los que piensa la gente. El cambio electoral sintetizaba la transición de una sociedad industrial a una sociedad industrial avanzada; una transición que implicaba la expansión del sector servicios y el retroceso relativo del sector industrial de las economías, el desarrollo de las clases medias al calor de la prosperidad económica y la reducción de las desigualdades sociales, en gran medida como consecuencia de la expansión de los estados del bienestar. El cambio electoral era percibido como un resultado derivado (o epifenómeno) del cambio social.

Inglehart definió el cambio social como uno de valores. Defendió desde los 70 que en las sociedades occidentales se estaba produciendo una revolución silenciosa que implicaba la transformación estructural de los cleavages tradicionales. Sus encuestas indicaban un profundo cambio intergeneracional desde prioridades valorativas materialistas hacia postmaterialistas.

El retroceso de la “Vieja Política” dejaba un vacío que llenaban los valores de la “Nueva Política”. La emergencia de valores postmaterialistas permitía entrever una nueva dimensión de conflicto político, un nuevo eje de polarización; en definitiva, un nuevo cleavage. Siguiendo a Inglehart este fenómeno podía producir dos resultados en el nivel electoral:

·      Un desalineamiento; el retroceso gradual de la lealtad hacia los partidos y de la identificación con ellos.
·      O un realineamiento como consecuencia del surgimiento de nuevas organizaciones partidistas o la toma de los puestos ejecutivos de los partidos existentes por elites dispuestas a reorientarlos en un sentido postmaterialista.

Los indecisos se exponían y eran sensibles a los contenidos de la información política en general. Los diferentes medios de comunicación mostraban una notable coincidencia en la elección de los temas clave de la campaña.

La teoría de la espiral del silencio (Noelle-Neumann) de los 60, insistía en la efectiva repercusión de los medios de comunicación, en virtud de crear la opinión pública la opinión dominante en la sociedad. Los medios de comunicación generan climas de opinión que empujan a los ciudadanos a adoptar la opinión que consideran más extendida en el espacio público. Si éstos transmiten opiniones consonantes y repetidas sobre un tema, ponen en marcha una dinámica en la que la gente, al creer cada vez más extendidas esas opiniones, silencia las que no coinciden con ellas, reforzando así la impresión de predominios de unas y debilidad de otras. No hay victoria electoral sin la ayuda de los medios de comunicación.

Las teorías de la fijación de la agenda y la espiral del silencio sentaron las bases de muchas investigaciones sobre los efectos políticos de los medios de comunicación. Las actitudes de los ciudadanos sobre cuestiones políticas evolucionan en la misma dirección que los mensajes que lanzan los partidos políticos y recogen y difunden la televisión, la radio y la prensa.


A partir de los 60, cuando la sociedades democráticas daban muestras de hallarse inmersas en un proceso de cambio electoral, comenzaron a cobrar fuerza diversas teorías que destacaban la importancia de los medios de comunicación en la formación de la opinión pública y la persuasión política. Comenzó a emerger una visión de los votantes como actores políticos más interesados, más capaces de discernir entre opciones y más sensibles a la información política transmitida por los medios de comunicación y a los esfuerzos movilizadores de los partidos en las campañas electorales. La sociedad y política se vinculaban causalmente de una manera menos lineal y más complicada de los que las teorías centradas en la sociedad sugerían.