viernes, 21 de diciembre de 2012

Sociología de la Diversidad – Resúmenes Parte 4


En la asignatura de Sociología de la Diversidad del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, yo y Víctor Riesgo Gómez realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Como libro de referencia: Sociodiversidad y sexualidad (José Antonio Nieto Piñeroba) Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 Planteamiento de la sociología de la diversidad – Tomás Javier Prieto González // Tema 2 Acción desviada, conducta desviada y alteridad - Tomás Javier Prieto González // Tema 3 El finiquito de la desviación y de la conducta desviada – Tomás Javier Prieto González// Tema 4 De la desviación y de la diversidad – Tomás Javier Prieto González// Tema 5 Razones que justifican la diversidad en sociología – Víctor Riesgo Gómez // Tema 6 Sociología de la diversidad – Tomás Javier Prieto González //  Tema 7 Antropología de la sexualidad y discursividad – Tomás Javier Prieto González // Tema 8 Los guiones sociales. El individuo, el cuerpo y el transgénero – Tomás Javier Prieto González // Tema 9 Notas sueltas sobre sexualidad en la disctadura, transición y democracia española – Tomás Javier Prieto González // Tema 10 Despsiquiatrizar el transgénero – Tomás Javier Prieto González // Tema11 El transgénero en las sociedades polinesias – Tomás Javier Prieto González

Acción desviada, conducta desviada y alteridad

La asignatura sociología de la diversidad pretende abordar, desde una perspectiva que enfatiza lo diverso y su sujeto, aquellos contenidos sociológicos que en España, académicamente contemplados de forma tradicional, han sido tratados bajo la denominación de “conducta desviada”; es la desviación y los desviados.

La conducta desviada, como objeto de estudio y como disciplina a impartir, respondía, en cuanto a contenidos, y equivalía, en cuanto a criterios de configuración, a lo que en el ámbito académico de habla inglesa se reconocía, entre los estudiosos del tema como Sociology of Deviance; sociología de la desviación. Por tanto conducta desviada y sociología de la desviación venían a ser una y la misma cosa, una y la misma disciplina.

Desde hace ya treinta y cinco años la sociología de la desviación, como tal desviación, ha venido cuestionándose. Debido a que la desviación con respecto a normas sociales, efectuada por sujetos sociales que por medio de acciones quiebran estructuras normativas, queda diluida conceptualmente. Las conductas desviadas individuales que propician la desviación, contempladas desde la perspectiva de los derechos de la ciudadanía, quedan desdibujadas. Dejan de Tener el peso en oro teórico establecido en valores absolutos, en que venían fundamentándose.

La desviación y Las reglas del método sociológico

La sociología de la desviación, por inconsistencia de planteamientos, había dejado de tener sentido sociológico. Sumner establece la fecha de expiración de la sociología que tiene como objeto de estudio las conductas desviadas en el año 1975, por tanto la sociología de la desviación tiene un recorrido de ochenta años (1895 Las reglas el método sociológico). Aunque esta opinión no haya sido aceptada de manera unánime por los sociólogos británicos.

Según Nieto, la propuesta tiene fundamento, invita a identificarse con ella; se aceptan los planteamientos y el desenlace de la misma. Las reglas del método sociológico es el origen y Durkheim la madre de la sociología de la desviación. Durkheim es el creador del espacio conceptual donde se forma el embrión de la disciplina, crece en su vientre teórico, y finalmente nace para la comunidad científica. Sumner subraya el hecho de la fuerza matricial que encierra en su seno la autoría de Durkheim y, además, enfatiza la significación que tiene para el desarrollo de la sociología de la desviación. Las reglas del método sociológico transforman pues, el género de Durkheim. De la magnitud de la propuesta, y asumiendo la lógica del planteamiento para llevarlo a sus últimas consecuencias, Sumner tendría que estar de cuerdo en que ha engendrado para la sociología el primer caso de transgénero académico. Reconoce que quiere resaltar la influencia específica de la obra para el estudio sociológico de la desviación. Sumner insiste: quien está realmente detrás de Las reglas del método sociológico, quien la alumbra es el autor. De Malinowski, por ejemplo, que también parió una disciplina, siempre se ha dicho que ha sido el padre de la antropología de la sexualidad.

Durkheim, aclara Sumner, al estar preocupado por establecer las raíces fundacionales de la sociología, no era consciente, cuando muere en 1917, de la existencia de su hijo (desviado), de la influencia y el ascendiente que entonces ya tenían para la sociología de la desviación sus reglas metodológicas. Influencia y ascendiente que fue incrementándose con el paso del tiempo en la sociología americana.

¿Cómo surge la desviación en términos sociológico? Si la desviación, como vocablo expresivo de ciertas conductas, no existe en la premodernizad; si la Ilustración, como ideología secularizadora de cultura, alumbra la modernidad; y si la desviación surge en 1895, hay que admitir que la desviación forma parte de la modernidad, nace con ella. Las llamadas desviaciones sexuales, aunque no se desvelaran, no estaban exentas de tintes ni de contenidos interpretativamente religiosos. Las desviaciones sexuales, hasta bien entrado en siglo XX, se interpretaban como rasgos patologizantes y patologizados de las conductas. Esas conductas sexuales patologizadas, propias del modelo médico se sexualidad eran la continuación de las conductas pecaminosas, propias del modelo esclesiástico y sacerdotal de sexual. La visión judéocristiana de la sexualidad viene interpretando la homosexualidad, desde tiempos bíblicos como una conducta abominable. Richard von Krafft-Ebing, diagnostica y trata la homosexualidad como conducta patológica y trastorno degenerativo. Con ello se inicia la corriente moderna, secularizadora, patologizadora y diseminadora, desde su encaje en el modelo médico, de la sexualidad. La secularización tarda en llegar a los dominios interpretativos de la sexualidad más de un siglo, después de que la Ilustración hubiera eclosionado.

Las conductas sexuales desviadas, aunque patologizadas y, por extensión. Naturalizadas, sin embrago, se consideraban, por el tratamiento que se les daba. Desviaciones sociales. Esas conductas como a homosexualidad eran tratadas como conductas sociales desviadas y como tales legalmente perseguidas. William E. Sheldon asociaba y explicaba la delincuencia juvenil mediante la relación que establecía entre la tipología física corporal y los consecuentes rasgos de conducta delictiva. Se conoce cómo la homosexualidad, que con tal nombre muestra su etiqueta identitaria y reemplaza terminológicamente a la conducta de penetración anal entre personas del mismo sexo designada como sodomía, en Estados Unidos, se ha tratado como “crimen contra la naturaleza”, “cópula desnaturalizada”, y el Tribunal Supremo la califica como “abominable crimen contra la naturaleza, ya sea con hombres o con animales”. Algunos Estados norteamericanos todavía aplican lo que denominan estatutos o leyes de sodomía.

Para Durkheim, la modernidad, a finales del siglo XIX, entra en crisis como consecuencia de la industrialización del sistema productivo en detrimento del campo y de la agricultura; de la urbanización y crecimiento de las ciudades como lugar de residencia y, en sentido contrario, del abandono residencial de las familias del mundo rural; y la crisis se precipita porque la religión deja de tener la fuerza de épocas anteriores. Para Durkheim, la religión es la expresión más primitiva de los fenómenos sociales.