domingo, 30 de diciembre de 2012

Sociología de la Diversidad – Resúmenes Parte 11


En la asignatura de Sociología de la Diversidad del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, yo y Víctor Riesgo Gómez realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Como libro de referencia: Sociodiversidad y sexualidad (José Antonio Nieto Piñeroba) Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 Planteamiento de la sociología de la diversidad – Tomás Javier Prieto González // Tema 2 Acción desviada, conducta desviada y alteridad - Tomás Javier Prieto González // Tema 3 El finiquito de la desviación y de la conducta desviada – Tomás Javier Prieto González// Tema 4 De la desviación y de la diversidad – Tomás Javier Prieto González// Tema 5 Razones que justifican la diversidad en sociología – Víctor Riesgo Gómez // Tema 6 Sociología de la diversidad – Tomás Javier Prieto González //  Tema 7 Antropología de la sexualidad y discursividad – Tomás Javier Prieto González // Tema 8 Los guiones sociales. El individuo, el cuerpo y el transgénero – Tomás Javier Prieto González // Tema 9 Notas sueltas sobre sexualidad en la disctadura, transición y democracia española – Tomás Javier Prieto González // Tema 10 Despsiquiatrizar el transgénero – Tomás Javier Prieto González // Tema11 El transgénero en las sociedades polinesias – Tomás Javier Prieto González

La escuela de Chicago

Esta escuela se interesa, por una parte por la interacción social de los sujetos, por otra, sigue la estela darwinista. La inspiración viene dada por el interaccionismo simbólico de Georde H. Mead. Que supone romper con los postulados teóricos positivistas imperantes del momento y con sus formulaciones estadísticas. Estamos ante un sujeto constructor, un sujeto-actor que en el dinamismo de sus acciones emite gestos y señales indicando que sus conductas no son meras respuestas mecánicas a las situaciones sociales de su entorno y, por extensión, de la sociedad. Son conductas construidas por medio de procesos de formación y concienciación. El sujeto-actor reelabora los símbolos sociales mediante su mind. Su conciencia, su reflexión y su experiencia. Ese valor reside en la situación social y no existirá aparte de ella. Es la contribución del individuo a la situación, aun cuando el valor prevalezca solo en la situación social.

La escuela de Chicago aplica al sujeto conceptos que recuerdan los utilizados por Darwin: adaptación, competición, supervivencia, simbiosis y ecología de conductas. Pero se aleja de la biología interpretada como herencia obligada que marca la ruta a seguir por la sociedad. Trata al sujeto-actor que contempla como animal cultura: en proceso de adaptación al mundo biótico de su milieu. Mundo que se circunscribe a la ciudad. Los procesos simbióticos y de adaptación son procesos de orden social y control social. Cuando se quiebra el orden surge la desviación, la desviación de delincuentes no es el producto de la marca biológica que comprime y “sujeta” al sujeto, La herencia biológica o anula al sujeto constructor. El posicionamiento teórico de esta escuela acerca de los conceptos de desviación y de conducta desviada, representa la toma de distancia, con relación a la idea-base o idea-fuerza que las conceptualiza con ambivalencia como efecto de desorganización social. La conducta diferenciada deja de ser conducta desviada, la diferencia no es desviación. Es una expresión cultural más, una forma de comportarse que no coincide con los valores de la clase media asentada en Chicago, cuyas directrices señalan en qué consiste la norma social. La aceptación del valor universal de la norma, impuesta por los blancos de clase media, no tiene sentido. Salvo para sus integrantes que califican como desviadas las conductas de los miembros de otras culturas, la desviación es una etiqueta errónea, la norma también lo es. La norma social que no se sigue, que se transgrede y violenta y que juzga alos transgresores como desviados, mediante la interpretación y el etiquetado de “diferenciación social”, se cuestiona.
Se debe a Sutherland la creación del concepto “asociación diferenciada”, logrando sintetizar en nueve apartados, en qué consiste la diferencia por asociación:

1.    Las conductas delictivas no están determinados ni por la biología ni por los rasgos psicológicos que causa la misma biología.
2.    El aprendizaje se efectúa mediante la interacción del sujeto con otros sujetos.
3.    La parte más significativa del proceso de aprendizaje del delito se genera en el grupo más próximo del sujeto, en su pertenencia al mismo.
4.    El aprendizaje incluye motivaciones, impulsos, racionalizaciones, actitudes y técnicas.
5.    Las motivaciones y los impulsos se aprenden de la definición de los códigos legales; de la interpretación que se hace del delito; beneficiosa o perjudicial.
6.    El sujeto se hace delincuente (desviado) si interpreta de la lectura anterior que hay un exceso de definiciones que le benefician si decide violar el código.
7.    La asociación diferenciada no permanece fija. Se trata de un concepto dinámico y contingente. Esta asociación puede variar de frecuencia, duración, prioridad e intensidad.
8.    El proceso de aprendizaje de las conductas delictivas (desviadas), mediante la asociación con pautas de delincuencia (y desviadas); por un lado, y con pautas “normales”, es decir, no delictivas (y no desviadas), por otro, responde a mecanismos similares a los de cualquier otro aprendizaje.
9.    En tanto que las conductas delictivas (y desviadas) son la expresión general de necesidades y valores no pueden, sin embargo, explicarse mediante esas necesidades y esos valores.


El concepto de asociación diferenciada de Sutherland ha influido considerablemente en la evolución, el desarrollo y el deceso de la sociología de la desviación. El sujeto-actor proporcionó la idea para formular un principio sociológico de la Escuela de Chicago; el “principio de Thomas”: si los sujetos definen una situación como real, esta es real en sus consecuencias. Thomas se desentiende de la interpretación de Park que consideraba la cultura como un resultado de la actividad humana en su interacción ecológica con el medio. Thomas cuestiona la evolución lineal como principio explicativo de la cultura y, asimismo, disiente del concepto de uniformidad cultural establecido por niveles o etapas, puesto que su doctrina se inclina hacia la/s diferencia/s. Thomas es un valedor de los criterios culturales diferenciados.

Tylor defiende la evolución unilineal. El itinerario que siguen las religiones es único e inquebrantable. Atraviesan distintas fases; a principio las religiones son animistas, más tarde politeístas y posteriormente monoteístas. En última instancia, las religiones son desplazadas por la ciencia, que es la encargada de dar sentido, cobertura y explicación a desconocimiento humano y a sus atribuciones más oscuras.

Morgan sostiene que las sociedades evolucionan por etapas, pasan por tres niveles evolutivos: salvajismo, barbarie y civilización. Morgan establece, para el salvajismo y la barbarie, una división en tres fases o subetapas que identifica como baja, media y alta evolución. Este itinerario era ineludible y uniforme para todas las sociedades que logran civilizarse, alcanzar la civilización.

La perspectiva evolucionista de Service, no acredita las etapas unilineales y evolucionistas de su análisis en La sociedad primitiva. Los sistemas políticos se clasifican de acuerdo a las organización política de las sociedades, en bandas, tribus, jefaturas y Estados.

Thomas se indicó disidente del evolucionismo unilineal y mostró su desacuerdo con respecto al hecho de que el medio geográfico marque los diferentes estadios evolutivos de la cultura y tampoco acepta la explicación de que las culturas más evolucionadas deban su desarrollo como consecuencia de que sus individuos estén, a su vez, dotados de una capacidad mental más desarrollada. Enfatiza que la cultura y la diversidad de conductas que en ella se ofrecen y se observan, lejos de interpretaciones evolucionistas son el fruto de diferencias vividas a través de diferentes experiencias. Y si las culturas se justifican por la diferenciación de las experiencias y estas son frutos de la diferencias de vida, el resultado final es que la cultura es el reflejo de la organización social de la diferencia y de la historia. Thomas se distancia de la utilización del método comparativo de Tylor, Morgan y otros evolucionistas, empleado con el objetivo de realizar comparaciones transculturales y establecer medidas que les sirvieran para hacer evaluaciones culturales de alcance universal.