miércoles, 20 de febrero de 2013

Resúmenes Sociología del Trabajo Parte 7


En la asignatura de Sociología del Trabajo del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, algunos compañeros realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Derechos reservados, sus autores.

Tema 1.- La educación profesional para el empleo - Antonio Jesús Acevedo Blanco // Tema 2.- Para una definición social de la juventud  Tomás Javier Prieto González y Ruth Cardedal Fernández // Tema 3.- La ocupabilidad en la familia María Lourdes Ruiz Garde // Tema 4.- Dinámica de la desocupación  Irene Ibañez Sánchez // Tema 5.- Elementos de contexto Blas García Ruiz // Tema 6.- La temporalidad, pacto intergeneracional o imposición Pedro Medina Charavia // Tema 7.- Biografías laborales por sexo y nivel de estudios  Victoria Aguilera Izquierdo // Tema 8.- Dinámica laboral de la inmigración en España Tomás Javier Prieto González


Introducción.

El ser humano es muy sensible al deterioro de su medio ambiente específico, si empeora se disparan todas las alarmas, si mejora, hasta los peores problemas se ven mejor.

El aumento de empleo, por motivos estructurales, ha influido en una adaptación al paro masivo sin respuesta colectiva, posiblemente gracias al soporte familiar.
Existe un pacto intergeneracional donde los mayores acaparan el empleo y las ayudas, y los jóvenes no se emancipan, pasando el modelo familiar de ser de expulsión y confrontación, dominado por los padres, a ser un cómodo y tolerante refugio donde los hijos prolongan su estancia. A corto plazo, han salido ganando ambas partes.

Hay también una concentración de situaciones laborales semejantes entre los miembros de una misma familia., tanto favorables como desfavorables, sobre todo entre los cónyuges.

En España se ha elegido un modelo social que engrosa el desempleo, como precio al aumento de la capacidad redistributiva del Estado y a que aumente la desigualdad.
Posponer la integración laboral y prolongar los estudios a pesar de suponer una improbable recuperación vital se vive como una opción atractiva y personal que impulsa la integración laboral de la mujer.

Este modelo se retroalimenta haciendo que el paro sea nuestro mayor problema.

Se propone una estrategia de análisis que consiste en asignar a los individuos las características de los colectivos de los que forman parte, tomando como fuente de datos la EPA del 2º trimestre de 1998 y limitándolo a un tipo de familia y sus componentes.

1.- Actividad y ocupabilidad.

Población activa es el conjunto de ocupados y parados.
Aquí se utilizará la definición de la OIT que utiliza la EPA en la que se consideran ocupados si han trabajado al menos una hora la semana anterior o se encuentran de baja, vacaciones... y parados si no han trabajado la semana anterior pero lo han buscado activamente durante las cuatro anteriores.

1.1.- El concepto de actividad como problema.

La diferencia entre paro y ocupación es que para ser ocupado se necesita un comportamiento de participación que incluye una relación social entre servicio/producto y consumidor o empleador/empleado, en ambas la voluntad del activo se ve ratificada por un agente exterior.sin embargo el paro depende muchas veces en exclusiva de la conducta o pensamiento del desempleado.
El paro, en su dimensión negativa, o no empleo, alude al comportamiento de búsqueda de trabajo que se dilata tanto en fórmulas como en tiempo hasta casi diluirse y desaparecer, midiendo mas la situación de desocupación y la conciencia del deseo de trabajar que una conducta necesitada de ratificación exterior.

Así población activa sería la suma de la realidad (la ocupación) y el deseo (paro), reflejando una contradicción semántica ya que los parados se consideran activos porque ofrecen su fuerza de trabajo al sistema productivo, al igual que los ocupados, aunque si lo que  buscan no coincide con lo que se oferta, están fuera del mercado y mas que parado se puede calificar de inempleable

Que con el paso del tiempo cambie el perfil de la demanda depende de muchas variables personales (grado de necesidad, capacidad de cambio...) y según las cifras, estas son a veces muy rígidas ya que 1 de cada 5 parados (entre personas principales de cada hogar) lleva parado mas de 3 años.

La EPA ha tratado de aproximar la disponibilidad con una serie de preguntas (estaría dispuesto a trabajar por menos, o en otro lugar....) que no son inherentes al individuo sino que se definen en relación a un puesto de trabajo, por lo que los términos de la comparación no están para el, suficientemente definidos.

La existencia o no de competidores se tiene como positiva entre empresas pero negativa entre individuos.

También hay parados no ocupables porque están ya ocupados en tareas exteriores al mercado (estudios, familia..) que han iniciado al no encontrar trabajo y que por diversos motivos, ahora no pueden abandonar.

El grado de dedicación a la búsqueda de empleo no se puede mantener muy alto durante mucho tiempo por la angustia y desaliento cuando se realiza sin éxito, por lo que suele ser sustituida por otras actividades menos autodestructivas. Esto nos ayudaría a clasificarlos en tres grupos sin fronteras definidas:

1.- Los que mantienen una intensa búsqueda constante.
2.- Los que sustituyen esa dedicación por otras actividades.
3.- Los que abandonan la búsqueda y se mantienen parados.

De esta forma, la oferta de trabajo que hacen los desempleados se cuestiona por:

1.- el puesto no existe o no les es accesible.
2.- no disponen de tiempo o energía para desempeñarlo
3.- la actividad de búsqueda es inoperante.

El grado de necesidad es otra dimensión independiente que junto a la intensidad de búsqueda y  capacidad de adaptación, genera todas las combinaciones posibles.

La pertenencia objetiva a la población activa real exige gran cantidad de información de la persona y su entorno fácilmente obtenible, pero la del entorno laboral lo es menos y es fundamental para encontrar un puesto de trabajo detectando demandas insatisfechas de productos o servicios, o puestos vacantes con una competencia favorable.
En muchos casos esa información ni existe, y cuando existe se mantiene oculta, salvo que revelarla aporte algún beneficio.

Los mercados formalmente transparentes, se estudian a través de sus ofertas de empleo y su cobertura en relación con los demandantes presentados, pero tiene un coste muy alto, los registros no son públicos y la gran parte de los empleos no se cubren con estos métodos. Sólo en el caso del empleo público es posible acceder a ciertos datos.

Se propone pues, de forma indirecta, aproximarse a ese entorno laboral elaborando grupos laboralmente homogéneos, buscando las características que influyen en la obtención del trabajo.