domingo, 24 de marzo de 2013

Resúmenes Sociología del Trabajo Parte 28


En la asignatura de Sociología del Trabajo del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, algunos compañeros realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Derechos reservados, sus autores.

Tema 1.- La educación profesional para el empleo - Antonio Jesús Acevedo Blanco // Tema 2.- Para una definición social de la juventud  Tomás Javier Prieto González y Ruth Cardedal Fernández // Tema 3.- La ocupabilidad en la familia María Lourdes Ruiz Garde // Tema 4.- Dinámica de la desocupación  Irene Ibañez Sánchez // Tema 5.- Elementos de contexto Blas García Ruiz // Tema 6.- La temporalidad, pacto intergeneracional o imposición Pedro Medina Charavia // Tema 7.- Biografías laborales por sexo y nivel de estudios  Victoria Aguilera Izquierdo // Tema 8.- Dinámica laboral de la inmigración en España Tomás Javier Prieto González

 La evolución de la estructura ocupacional


La evolución de la estructura del sistema productivo, desde la perspectiva de la cualificación, se va a estudiar a partir de la clasificación formativa de ocupaciones propuesta. Atendiendo al primer tramo (2001-2007), se aprecia con claridad cómo entre las mujeres las ocupaciones que más han crecido han sido las de mayor nivel. El caso de las mujeres que trabajan en puestos directivos, tanto en el sector público como privado (categoría 16), que casi duplica su presencia durante los primeros siete años del siglo XXI. Aumentan las cajeras, peluqueras y recepcionistas (categoría 8) y las auxiliares de enfermería y cuidados de personas (categoría 7). Excepto la categoría 5 (camareras y 46 oficios) que se mantiene estable, la pérdida de peso en las ocupaciones de menor cualificación es notable, especialmente en servicio doméstico, peones industriales y textiles. En general la tendencia se mantiene bastante parecida a la que hay hasta el año 2007. Las ocupaciones que mantenían un índice superior a 100 continúan aumentando, mientras que las de menor cualificación siguen perdiendo peso.

Entre los varones la evolución hasta 2007 se caracteriza por un aumento en las categorías más cualificadas. El mayor incremento se produce entre los directivos en el sector público y en el privado (categoría 16) y entre los técnicos de ciencias, maestros y profesionales diplomados (categoría 14). Se aprecian aumentos de peso en las categorías 8 (mecánicos, talleres y apoyo a la producción y transporte) y 6 (oficios cualificados de la construcción). Son las ocupaciones peor cualificadas las que más peso pierden hasta 2007, especialmente los peones de la construcción y rural (categoría 1). El auge de la construcción durante los años previos a la crisis propició un aumento del peso de las ocupaciones más cualificadas dentro del sector, pero se redujeron los menos cualificados, empleos que fueron ocupados por la población inmigrante. A partir de la crisis, la mayoría de las ocupaciones medias permanecen estables, mientras que las superiores continúan aumentando su peso y las menores reduciéndolo. La crisis incrementa de forma apreciable el ritmo anual de la tendencia experimentada durante los años previos.

Entre las mujeres se observa cómo son las ocupaciones bajas y las medias altas las que caen durante todo el período, mientras que las medias bajas y las altas crecen también, pero más de forma continuada durante todo el período, pero más intensamente a partir de 2007. Entre los varones la evolución de la estructura ocupacional también apunta hacia un incremento del peso de las mejores ocupaciones y una disminución de las peores. En este caso, las ocupaciones bajas y las medias bajas disminuyen su presencia durante todo el período, aunque en el caso de las bajas, de una forma más rápida a partir de 2007. Por otro lado, las medias altas pierden peso hasta 2004, pero a partir de ese momento inician una senda de crecimiento hasta 2010. Por último, las altas crecen de forma continuada y al igual que en otras magnitudes, este rasgo se pronuncia a partir de 2007.

La evolución de las características de los inmigrantes llegados a España

El perfil de los inmigrantes ha podido diferir entre las distintas cohortes de entrada estudiadas. Antes del año 2000, la mayoría de los inmigrantes procede de África y Latinoamérica. A partir de 2000 los nacionales de América Latina aumentan su peso respecto al total de forma destacada. Entre 2004 y 2008 los nacionales de Ecuador y Colombia ven reducida su presencia, mientras que los flujos procedentes de Rumania cobran protagonismo. Los nacionales de Marruecos, tras el año 2000, muestran un porcentaje estable. El resto de África y a los asiáticos, su presencia ha sido siempre relativamente reducida.

La distribución por sexos se ha mantenido bastante estable, aunque en los últimos años la proporción de mujeres inmigrantes entre los nuevos residentes parece estar creciendo. Esta tendencia responde a un efecto composición ya que, si se sigue a las cohortes de nacimiento en función de su año de llegada, se observa que la proporción de mujeres disminuye ligeramente a lo largo de la década estudiada.

La cualificación, el nivel educativo de los inmigrantes se mantiene casi constante. Las diferencias más importantes son los que emigran antes del año 2000, con una presencia mayor de inmigrantes con nivel de estudios de primaria o menos. A partir de 2000 el porcentaje de personas con nivel inferior es menor, en favor tanto de los de secundaria como de los de FP. En los últimos años existe cierta polarización, con el aumento de inmigrantes con nivel educativo bajo y, ligeramente, con nivel superior.

La distribución en la ocupación de hombres y de mujeres españoles nacidos en España e inmigrantes de fuera de la UE-15 entre 20 y 49 años. Las diferencias entre los españoles y los inmigrantes de fuera de la UE-15 son notables. Entre las mujeres españolas hay una mayor proporción de empleadas en las ocupaciones de mayor cualificación. Mientras, las inmigrantes se concentran, en comparación con las españolas, en las cinco ocupaciones con menor cualificación; de servicio doméstico, peones industriales y textiles, donde las inmigrantes están ocupadas ocho veces más que las españolas. Respecto a la desocupación, la proporción entre inmigrantes es muy parecida a la de las españolas.

En los varones, la concentración en las ocupaciones menos cualificadas también es mayor entre los inmigrantes en comparación con los españoles. Mientras que los trabajadores inmigrantes apenas están representados en las categorías más altas. Respecto a los desocupados, también los inmigrantes se encuentran en peor posición que los españoles.

La concentración de los inmigrantes en las ocupaciones de menor cualificación es coherente con el bajo perfil educativo que han mantenido las sucesivas cohortes de entrada al mercado de trabajo español y la proximidad de su llegada. No implica que las distintas cohortes hayan experimentado las mismas condiciones de acceso al mercado laboral.