jueves, 4 de noviembre de 2010

Manifiesto Comunista

Ya empezó el curso hace unas semanas, y obviamente el tiempo falta para poder leer otros materiales que no sean la bibliografía básica de cada asignatura. Pero siempre hay ratitos, que uno puede aprovechar. En esta ocasión les traigo un libro “fundamental” para comprender la lucha de clases en el ámbito del capitalismo. Un texto con un magistral modo de expresar claramente las ideas, el pensamiento, sin lenguaje retórico, sino muy al contrario, claro, pero muy incisivo desde una pluma, la de Marx, de uno de los grandes que describen y que representan una época, una etapa que a los estudiantes de Sociología, es imperativo su estudio.
Deberíamos aclarar primeramente que el autor de este texto fue Marx, aunque siempre se ha editado como obra de los dos revolucionarios alemanes Marx y Engels, y fue un encargo de la Liga de los Comunistas en 1847. Un texto redactado por Marx, aunque la firma de Engels esté plenamente justificada también.
Recordar que Marx tiene treinta años cuando escribe el Manifiesto, es pues un escrito de juventud. También y siguiendo el hilo de aclaraciones cuando Marx habla del partido comunista en el Manifiesto y en la etapa de la revolución de 1848, probablemente se refiere al proletariado, la clase luchadora, la resistencia frente a la burguesía, pero sin ostentar ninguna doctrina o teoría política. Es importante decirlo pues el título de este libro puede en principio, poseer un elemento sólido de prejuicio, a nuevos lectores. De hecho el término “partido” en esa época, estaba dotado de una amplia ambigüedad. “Marx plantea el comunismo sencillamente como el tomar las riendas de los resortes que mueven esos intereses, el tomar el control de los mismos para que, en lugar de ser dominados por ellos, los hombres los dominen a favor de la mayoría” ( 2010:28).
Marx y Engels dirigieron su labor a aspectos más educativos que organizativos, la actividad de ambos fue teórica, de un pensamiento crítico de la situación política europea, de la actuación del proletariado, de las acciones “oscuras” de los elementos feudales subsistentes y del pacto de la burguesía con éstos. 
Este texto no tenía una finalidad en ofrecer un análisis riguroso del capitalismo, sino mostrar lo que está manifestando la industria moderna en la sociedad, la reestructuración de clases que está estableciéndose y el papel de éstas. “El Manifiesto fue escrito a la vista de una situación revolucionaria inminente, que estalló efectivamente antes de que el texto se difundiera” (2010:20).
La introducción es de Pedro Ribas (2001), y cuenta además con numerosos prefacios de Marx- Engels y una vez fallecido Marx, sólo de Engels, de diferentes ediciones; alemana, rusa, inglesa, polaca e italiana.

Los comunistas, finalmente, trabajan en todas partes por la unión y el entendimiento de los partidos democráticos de todos los países. Los comunistas rechazan ocultar sus opiniones y propósitos. Declaran abiertamente que sus objetivos sólo pueden alcanzarse mediante el derribo violento de todo orden social hasta ahora existente. Que tiemblen las clases dominantes ante una revolución comunista. Los proletarios no tienen en ella que perder sino sus cadenas. Tienen un mundo que ganar.
¡Proletarios de todos los países, uníos!
Marx y Engels, Manifiesto Comunista, página 86


Manifiesto Comunista
Marx, Karl y Engels, Friedrich
Alianza, Madrid, 2010 Séptima reimpresión
ISBN: 978-84-206-7271-7
122 páginas