viernes, 2 de noviembre de 2012

Estructura Social Contemporánea II – Resúmenes Parte 5


En la asignatura de Estructura Social Contemporánea II del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2011/12, algunos/as compañeros/as realizamos un trabajo coral: resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria.  Y como libro de referencia: Estratificación Social y Desigualdad. El conflicto de clase en perspectiva histórica, comparada y global, (Harold R. Kerbo - McGraw Hill) bibliografía básica de esta asignatura. Quiero agradecer el esfuerzo, compromiso y dedicación desplegado por todos/as. Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 (Capítulo7) El proceso de legitimación – Eva Gloria Del Riego Eguiluz // Tema 2 (Capítulo 8) T. El sistema de estratificación mundial: dominio y competencia entre naciones del centro - Miguel De Diego Pérez // Tema 3 (Capítulo 9) Estratificacion social en los Estados Unidos – Irene Ibáñez Sánchez // Tema 4 (Capítulo 10) Estratificación social en Japón – José Bargallo Rofes // Tema 5 (Capítulo 11) Estratificación social en Alemania – María Inés Quiles Blanco // Tema 6 (Capítulo 12) Estratificación mundial y globalización: los pobres de la Tierra – Tomás Javier Prieto González

La función legitimadora de los medios de masas


El papel que representan los medios de masas en el proceso de legitimación es difícil de demostrar directamente, debido en parte a que lo más importante son sus efectos a largo plazo en la opinión pública, cuya medida es complicada porque existen otras muchas influencias.

El papel más importante de los medios de masas en su función de legitimación y apoyo a la política de la elite consiste en:

  1. respaldar las políticas gubernamentales directamente “dándoles publicidad”;
  2. dar forma a las visiones del mundo generales que favorecen la economía política dominante; y
  3. ridiculizar las alternativas a la vigente economía política.


Los medios de comunicación de masas en los Estados Unidos ni están sometidos a censura, ni están totalmente controlados poChor las empresas y los acaudalados. Los medios que son totalmente independientes e imparciales pueden minar la legitimidad de las elites t de la economía política, pero los que están excesivamente controlados por las elites pueden minar la legitimidad misma de los medios.

Al igual que las universidades, muchos medios de masas están bajo la influencia de los acaudalados y de la clase empresarial.

En EE.UU. los seis mayores inversores institucionales ejercen una influencia política poderosa en las principales cadenas de televisión.

En los Estados Unidos hay menos lectores de prensa que cualquier otra nación industrial. A medida que cae el número de lectores, aumenta la concentración de la propiedad de los periódicos: quince imperios periodísticos dan cuenta de más de la mitad del número total de periódicos que circulan en los EE.UU.

Los principales medios de masas producen las noticias, en el sentido de que seleccionan lo que se va a presentar y cómo se va a presentar. Así, las elites de los medios dan forma a la visión que tenemos de nuestra nación y del mundo. Debido a la influencia potencial de las corporaciones y a que sus fuentes de financiación proceden de la publicidad corporativa, los medios no pueden enajenarse el apoyo de las principales corporaciones.

Herman y Chomsky (1988) → La dominación de la elite sobre los medios y la marginación de los disidentes ocurre de modo tan natural que la gente que trabaja en los medios de información, quienes suelen trabajar con total integridad y buena voluntad, son capaces de convencerse a sí mismos de que eligen e interpretan las noticias “objetivamente” y sobre la base de los valores de los profesionales de la información. Pero las restricciones son tan poderosas y están imbricadas en el sistema de un modo tan fundamental, que son difíciles de imaginar bases alternativas para elegir la información.

Todos trabajan de acuerdo con las normas profesionales que imponen límites. Estos límites se han desarrollado a lo largo de toda una historia de acontecimientos que suscitado la presión del Estado, los tribunales, los ciudadanos particulares y las corporaciones privadas cuando creían que se habían traspasado los límites.

Creemos que los medios informativos de los Estados comunistas y totalitarios no son libres debido a la dominación del Estado. Pero los periodistas profesionales de la Unión Soviética pensaban que los medios informativos estadounidenses no eran libres debido a la influencia de la dominación de las corporaciones. Estos hechos se interpretan desde las diferentes visiones del mundo que se han establecido en cada país a través del proceso de legitimación.

El mercado de las ideas es libre en los Estados Unidos en la medida en que se tiene dinero, elevadas sumas de dinero. Las principales corporaciones pueden comprar tiempo de publicidad para decirnos lo buenas que son sus empresas y lo que están haciendo para ayudar al país.

En el análisis de la capacidad de la televisión para moldear la visión del mundo, debemos recordar que lo que ve la mayoría de la gente no son informativos o publicidad, sino programas de entretenimiento, donde se ensalzan los estereotipos de clase, se degrada a las minorías, se ridiculizan las ideas “radicales” y se elogian los valores estadounidenses dominantes. Los héroes casi nunca expresan ideas políticas y económicas no aceptadas, y los personajes de clase trabajadora suelen ser no inteligentes, intolerantes y superpatriotas.
A los medios de masa no les puede acusar de dominar o construir entre el público visiones del mundo favorables a los valores corporativos aceptados. Los medios de masas son sólo parte del proceso de legitimación, y son tanto un producto como un factor del proceso de legitimación. Si los medios de masas traspasan los límites y presentan ideas que critican la estructura corporativa, a los Estados Unidos en general o a los principales valores de su población, deben responder ante las corporaciones influyentes así como ante el público en general. El proceso de legitimación es cíclico y el público que ha llegado a aceptar la legitimación de nuestra economía política espera que los medios de masa la apoyen también.

Organizaciones que influyen en la opinión


Son muchas las organizaciones voluntarias que utilizan los medios, distribuyen libros y panfletos y patrocinan seminarios de discusión en su “lucha por las mentes”. Las manifestaciones, las ocupaciones de edificios, las marchas e incluso los pleitos suelen suscitar la atención de los medios, aunque existe la posibilidad de que se desacrediten las metas del grupo que usa estás tácticas.

Hay también muchas posibilidades de que un grupo que va en contra de la estructura de poder quede desacreditado debido a las actividades de los órganos gubernamentales.

Lo que nos interesa son las organizaciones que influyen en la opinión pública y que gozan del respaldo de las corporaciones o de los órganos del gobierno federal que apoyan el status quo. Por ejemplo, Consejo para las Relaciones Exteriores (CFR) y Comité para el Desarrollo Económico (CED). Estas organizaciones se ocupan de influir en la política gubernamental. Pero estos grupos, también tienen departamentos que intentan moldear a la opinión pública.

Otra organización que influye en la opinión es el Consejo de la Publicidad, que además de publicidad televisiva, patrocina publicidad radiofónica, periodística y paneles publicitarios.
Los gabinetes de estrategia más conservadores y financiados por las corporaciones tienen más probabilidades que los grupos liberales o financiados por los sindicatos de ver sus opiniones expresadas en los medios de masas. Los estudios muestran que los programas televisivos de noticias y debates, así como otros medios de comunicación, tienden más a entrevistar y presentar expertos que están a favor de las políticas gubernamentales de EE.UU.