lunes, 12 de noviembre de 2012

Estructura Social Contemporánea II – Resúmenes Parte 14


En la asignatura de Estructura Social Contemporánea II del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2011/12, algunos/as compañeros/as realizamos un trabajo coral: resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria.  Y como libro de referencia: Estratificación Social y Desigualdad. El conflicto de clase en perspectiva histórica, comparada y global, (Harold R. Kerbo - McGraw Hill) bibliografía básica de esta asignatura. Quiero agradecer el esfuerzo, compromiso y dedicación desplegado por todos/as. Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 (Capítulo7) El proceso de legitimación – Eva Gloria Del Riego Eguiluz // Tema 2 (Capítulo 8) T. El sistema de estratificación mundial: dominio y competencia entre naciones del centro - Miguel De Diego Pérez // Tema 3 (Capítulo 9) Estratificacion social en los Estados Unidos – Irene Ibáñez Sánchez // Tema 4 (Capítulo 10) Estratificación social en Japón – José Bargallo Rofes // Tema 5 (Capítulo 11) Estratificación social en Alemania – María Inés Quiles Blanco // Tema 6 (Capítulo 12) Estratificación mundial y globalización: los pobres de la Tierra – Tomás Javier Prieto González

ALGUNAS CONSECUENCIAS DE LA POSICIÓN DE CLASE

Aunque no se puede predecir las actitudes y comportamientos individuales partiendo de la posición de clase, los estudios muestran que son aspectos que suelen guardar relación directa. Analizaremos algunas de las consecuencias importantes de la posición de clase en los EE.UU., que son de índole material, política y psicológica/cultural.

Distribución de la renta por clases

La suposición más normal es que:

  • las personas de clase trabajadora reciben ingresos por debajo de la media
  • las de clase media recibe ingresos medios y
  • las de clase media-alta, profesionales y directivos, reciben ingresos superiores a la media

Estos supuestos tradicionales sobre la desigualdad de la renta por clases son hoy más evidentes con la disminución de los salarios de las posiciones de clase trabajadora y el aumento de los salarios de la clase más alta. El resultado es una mayor desigualdad.
Otra fuente de desigualdad de la renta está relacionada con el fenómeno de la economía dual  que produce dicha desigualdad dentro de la clase y de las divisiones ocupacionales: En las industrias centrales, los ingresos son más altos que en las periféricas, aunque las características del puesto y del trabajador sean las mismas. Esta condición influye hasta el punto que las empresas periféricas dan mejores condiciones cuando están situadas cerca geográficamente de las centrales.

Condiciones de trabajo

Las condiciones de trabajo se encuentran, como la renta, estratificadas. Una de las consecuencias es la situación psicológica de la alienación. Para Marx, la alienación en el trabajo se da cuando es “algo externo al trabajador”, cuando “no es para sí mismo, si no para otro” o cuando es “sólo un medio para satisfacer sus necesidades”. Los estudios demuestran que es mayor, a medida que se desciende en el sistema de clases.

Las condiciones físicas del trabajo

Por condiciones físicas entendemos el entorno laboral en cuánto a seguridad, a las condiciones sanitarias o al estrés físico.  También están estratificados.

En este sentido, los trabajadores de cuello azul  están más expuestos por el tipo de trabajo que realizan, más peligroso (muchas veces el que nadie quiere hacer y se ve forzado por las consecuencias) y así lo muestran las estadísticas.

Socialización de los niños

En la medida que la socialización de los niños varía de una clase a otra, esas diferencias de clase dificultan la movilidad intergeneracional en el sistema de clases. Es un fenómeno que se ha estudiado mucho. El estudio más extenso sobre esta cuestión mostraba unos padres de clase media que hacían hincapié en la confianza en sí mismos, mientras que los de clase trabajadora ensalzaban la conformidad con las reglas externas (Kohn 1969). Otros estudios han tenido resultados semejantes.

Participación política

En general, en otras naciones industriales la participación  en las urnas por clases varía muy poco, no ocurre así en EEUU. Allí cuanto más descendemos en el sistema de estratificación, menor es el porcentaje de votantes  que cumplen los requisitos para votar y que participan en las elecciones.
Hay muchas razones que explican la no participación de las clases bajas en las elecciones, por ejemplo:

  • el largo período de tiempo que transcurre entre la fecha de registro y la votación,
  • los problemas de transporte  y la imposibilidad de faltar al trabajo (en EEUU se vota en martes).


La investigación ha mostrado que el porcentaje de votantes de clase trabajadora podría aumentar considerablemente si los partidos políticos intentaran atraer sus votos, o se pasara  a los sábados el día de votación. Sin embargo, el sentimiento de alienación que la clase trabajadora tiene respecto al resto de la sociedad es tan importante como su no participación por medio del voto.

Las consecuencias de esa no participación son evidentes, así, en países donde existe un partido activo que representa a las clases bajas existe una menor desigualdad de la renta, más apoyo al bienestar por parte del gobierno e impuestos más gravosos para los ricos. Con una participación mayor de las clase baja habría que seguir políticas económicas muy diferentes en determinadas áreas, por ello las élites políticas apenas se han esforzado en que aumente el voto entre las clases bajas.

Sindicatos

Una de las principales diferencias entre la clase trabajadora de los EE.UU y los de otros países desarrollados sería la falta de trabajadores sindicados y la escasa influencia del trabajador en el lugar de trabajo (por ejemplo, en Alemania por ley, cada empresa debe permitir a los trabajadores elegir un comité de empresa que tendrá voto en las decisiones sobre cambios importantes. Nada similar ocurre en los EE.UU.)

La relativa debilidad de los sindicatos se explica en parte por el individualismo: La gente busca vías individuales para mejorar su posición. También las divisiones raciales, el poder de la clase capitalista y el poco apoyo recibido del Estado ha impedido una mayor organización laboral.