martes, 1 de enero de 2013

Feliz 2013

La tormenta será larga, pero tarde o temprano cesará. Deseo que este año nos levantemos del suelo con fuerza e ilusión, y quién nos zancadilleó, reconozca que no puede continuar por el camino del abuso del poder. Nadie puede creer que está legitimado para torpedear lo que llevamos construyendo durante tantos años, un Estado de bienestar, imperfecto, pero sin duda, mucho más saludable que este Estado de la desigualdad e injusticia social.
Sigamos pensando en positivo, sigamos creyendo que podemos, sigamos imaginando un país mejor, quién dijo que no podemos, por supuesto que podemos, no nos robarán jamás la esperanza, eso sí que no se privatiza, jamás...

Feliz año