martes, 29 de enero de 2013

Sociología de la Diversidad – Resúmenes Parte 40


En la asignatura de Sociología de la Diversidad del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, el compañero Víctor Riesgo Gómez y yo, realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Como libro de referencia: Sociodiversidad y sexualidad (José Antonio Nieto Piñeroba) Derechos reservados, sus autores.

Tomás Javier Prieto González:
Tema 1 Planteamiento de la sociología de la diversidad // Tema 2 Acción desviada, conducta desviada y alteridad // Tema 3 El finiquito de la desviación y de la conducta desviada // Tema 4 De la desviación y de la diversidad // Tema 6 Sociología de la diversidad //  Tema 7 Antropología de la sexualidad y discursividad // Tema 8 Los guiones sociales. El individuo, el cuerpo y el transgénero // Tema 9 Notas sueltas sobre sexualidad en la disctadura, transición y democracia española // Tema 10 Despsiquiatrizar el transgénero Tema11 El transgénero en las sociedades polinesias

Víctor Riesgo Gómez:
Tema 5 Razones que justifican la diversidad en sociología


Universo e individuo

Dictum: no hay individuo sin cuerpo. El cuerpo es el individuo. La conducta sexual expresa, pues, por medio de la individualidad corporal. Pero la individualidad que los cuerpos registran es algo más que una referencia ensimismada o una tautología; hablar de individualidad corporal sería redundante.

La individualidad corporal, por el contrario, es un proceso de encarnación. Los cuerpos son un contínuum de encarnaciones vivas. Son resultado de una anatomía pasada por el filtro de la evolución, la historia, la existencia, el contexto y el eje nuclear de las redes simbólicas. La sexualidad es una explosión de significados divergentes.

La representación corporal, y con ella la expresión sexual, difieren con las épocas. La representación que ignora la complejidad de la existencia corporal en relación a otros cuerpos individualizados, en una época determinada, es una representación corporal alicorta, reduccionista.

La individualidad corporal toma un mayor sentido cuando, sin dejar de ser autorreferente, se relaciona con otras individualidades corporales. Cuando se incrementa la indicación referencial. El individuo con su cuerpo mira y observa a otros cuerpos. Con los que a veces, y no con todos, entra en relación. Esto sucede en sociedad y las sociedades cambian. Y también los individuos que las integran. Y sus sexualidades. La individualidad corporal sexuada es la unidad de entendimiento sexual. Los individuos, insertos en sociedad, no son simples atas anatómicos. Hay otras variables que configuran sus cuerpos: la etnia, el género, la clase social, la edad, la religión, las leyes, las costumbres, la cultura. Variables que enriquecen la erótica de los cuerpos. Variables que hacen de los cuerpos realidades diversas. Cuerpos dóciles y acomodaticios, pero también cuerpos transgresores, forman parte de la realidad.

La globalización de las terapias médicas correctoras topa con la existencia corporal que sobrepasa, por razones de cultura, la indexicalidad dada por la fisiología y la anatomía. La existencia corporal, a veces, toma formas de resistencia. Hay resistencia corporal cuando los individuos se niegan a recibir tratamiento médico.

Hay fisuras y quebrantos en la propia universalización de los tratamientos cuando, por razones ocultas de cicatería económica, no se da al cuerpo sufriente los cuidados que los protocolos universalizantes legitiman.