martes, 8 de enero de 2013

Sociología de la Diversidad – Resúmenes Parte 19


En la asignatura de Sociología de la Diversidad del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, yo y Víctor Riesgo Gómez realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Como libro de referencia: Sociodiversidad y sexualidad (José Antonio Nieto Piñeroba) Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 Planteamiento de la sociología de la diversidad – Tomás Javier Prieto González // Tema 2 Acción desviada, conducta desviada y alteridad - Tomás Javier Prieto González // Tema 3 El finiquito de la desviación y de la conducta desviada – Tomás Javier Prieto González// Tema 4 De la desviación y de la diversidad – Tomás Javier Prieto González// Tema 5 Razones que justifican la diversidad en sociología – Víctor Riesgo Gómez // Tema 6 Sociología de la diversidad – Tomás Javier Prieto González //  Tema 7 Antropología de la sexualidad y discursividad – Tomás Javier Prieto González // Tema 8 Los guiones sociales. El individuo, el cuerpo y el transgénero – Tomás Javier Prieto González // Tema 9 Notas sueltas sobre sexualidad en la disctadura, transición y democracia española – Tomás Javier Prieto González // Tema 10 Despsiquiatrizar el transgénero – Tomás Javier Prieto González // Tema11 El transgénero en las sociedades polinesias – Tomás Javier Prieto González

El sujeto en antropología

En el desplazamiento de la sociología a la antropología se pueden establecer algunos paralelismos con el rol que se hace jugar a la subjetividad. El sujeto en la construcción teórica antropológica puede ser una actor pasivo, incluso, se le puede ignorar como actor. Pero también puede contemplarse al sujeto como agente de actividad cultural.

Kroeber está muy apegado, en un primer estadio, al particularismo histórico boasiano, pero más adelante abandona la vinculación teórica que le unía al círculo de Boas. En The Superorganic, la aportación del sujeto, para Kroeber, es meramente ilustrativa y, asimismo, está subordinada a la cultura. Lo superorgánico es el referente teórico de mayor entidad. Se superpone a la vida orgánica y  la inorgánica de la física y la química que los constituyen. Así, el sujeto no tiene ningún valor histórico. Concediéndose más importancia a los trabajos que a los sujetos que los realizan. Sapir quien critica a Krober, afirmando que se necesita estar poseído por un “determinismo social equivalente a la religión” para aceptar su formulación: la historia está determinada por la cultura, no por el sujeto, siendo este un mero producto anecdótico e irrelevante de aquella.

El neoevolucionismo de Leslie White tampoco dio relevancia alguna a sujeto. White es un maximalista cultural. El progreso social, nos dice, no se debe a la contribución individual realizada por sujetos significantes y significados. Es a la culturología, como White denominaba a la ciencia de la cultura, y no a los “grandes hombres”, a la que debemos la evolución de la sociedad y los avances sociales.

Teniendo en cuenta el papel del sujeto y la actividad social que desempeña y en contra del posicionamiento teórico estructural funcional que el análisis sociológico hace de los sistemas sociales, es la contribución paradigmática de Leach; éste considera que la apariencia de naturalidad sistémica no es posible. Leach distingue la estructura social de la cultura, siendo esta en gran medida independiente de aquella. En UK es “antropología social”. En EEUU la antropología se la designa “antropología cultural”. La sociedad, como agregado de individuos que la componen, focaliza su atención en las relaciones de los sujetos que constituyen la situación social y su estructura. La cultura radica en la acumulación de recursos materiales e inmateriales transmitidos de generación en generación. La cultura es el envoltorio de la sociedad: es un factor dado, producto y accidente de la historia. Leach aclara con la concreción de un ejemplo, el matrimonio de lo anterior. El matrimonio es una relación estructural en la sociedad de UK y en la sociedad kachín de Birmania. En la primera el matrimonio se simboliza con un anillo y en la segunda con un turbante.

En Sistemas políticos se parte del concepto de “equilibrio dinámico” de Pareto, que Leach lo expande en el tiempo con la finalidad de contemplar un periodo de 150 años, para mostrar que la sociedad kachín tiene inequívocamente, que enfrentarse a distintas alternativas de actuación. La elección de la acción del sujeto se efectúa con la finalidad de ganar poder; el sujeto kachín se mueve, entra en acción social. Leach cuestiona la simplificación que la antropología social inglesa había asumido a la hora de analizar e concepto de equilibrio. Critica el uso continuado de la analogía orgánica, a la que recurre el estructural funcionalismo, para explicar el equilibrio de los sistema sociales. Los hechos históricos nunca y en ningún sentido pueden ser interpretados como expresiones de equilibrio. Leach señala que los kachín, en su búsqueda, logro y mantenimiento de poder, actúan de manera muy activa. Leach también expande su mirada espacial. Centra la observación de manera más comprehensiva, desplazando la mirada de la concreción del asentamiento local a la concreción del asentamiento regional, para analizar a organización sociopolítica en su conjunto; en su conjunto sistémico establece tres variantes de organización política de la sociedad kachín:

1.    La organización tribal
2.    La organización por jefatura
3.    La organización estatal

Los kachín en sus acciones sociales se distancian de la analogía orgánica que, además Radcliffe-Brown, se empleaba frecuentemente en la antropología social británica para negar la historia y el proceso social. Leach también se distancia del equilibrio dinámico empleado por Fortes, al representar los análisis de este antropólogo un anclaje biológico que no tiene en cuenta la historia.

Raymond Firth indica que la teoría dinámica, además de mostrar que el equilibrio natural de los sistemas es una ficción, es una puesta e escena personal para indicar públicamente el aburrimiento que le producían a Leach los trabajos etnográficos de sus colegas antropólogos. Asegura que su etnografía sobre Tikopia ratifica que el análisis del poder, y de la acción de los sujetos para conseguirlo, es un objeto de estudio que no se puede soslayar, un eje cardinal de comprensión de la sociedad. Extiende a otras sociedades polinesias, como la sociedad maorí y la sociedad samoana.