lunes, 14 de enero de 2013

Sociología de la Diversidad – Resúmenes Parte 25


En la asignatura de Sociología de la Diversidad del primer cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED curso 2012/13, el compañero Víctor Riesgo Gómez y yo, realizamos los resúmenes de los capítulos de la bibliografía obligatoria. Como libro de referencia: Sociodiversidad y sexualidad (José Antonio Nieto Piñeroba) Derechos reservados, sus autores.

Tomás Javier Prieto González:
Tema 1 Planteamiento de la sociología de la diversidad // Tema 2 Acción desviada, conducta desviada y alteridad // Tema 3 El finiquito de la desviación y de la conducta desviada // Tema 4 De la desviación y de la diversidad // Tema 6 Sociología de la diversidad //  Tema 7 Antropología de la sexualidad y discursividad // Tema 8 Los guiones sociales. El individuo, el cuerpo y el transgénero // Tema 9 Notas sueltas sobre sexualidad en la disctadura, transición y democracia española // Tema 10 Despsiquiatrizar el transgénero Tema11 El transgénero en las sociedades polinesias

Víctor Riesgo Gómez:
Tema 5 Razones que justifican la diversidad en sociología

La sociología de la diversidad como sociología de las ausencias y de las emergencias

La experiencia sociológica que disponemos del sujeto desviado expande el campo del conocimiento de las conductas diversas. El sujeto intrínsecamente entendido, sometido a sí mismo, refleja la evaluación emic de su hacer en sociedad. Esa emicidad, autorreferencial del sujeto, no se corresponde con lo que desde la sociología se reconoce como desviación. No existe, pues, analogía alguna entre sujeto émico y sujeto desviado. El sujeto que construye desde un punto de vista autorreferecial sus conductas no es un sujeto que se proclame desviado.

Pero no solo la disponibilidad de experiencias sociales caracteriza la sociología de la diversidad. Esta necesita también de otro factor: la posibilidad. Porque las ausencias sociológicas (y antropológicas) remiten a dos tipologías que, aunque emparentadas, difieren:

1.    La de aquellos campos de conocimiento que pudieron ser desarrollados pero que en la práctica intelectual no lo fueron, permaneciendo, consecuentemente, su disponibilidad en estado embrionario y, por consiguiente, siendo susceptible de ser desarrollada. Se encarga la sociología de la diversidad en cuanto sociología de las ausencias.
2.  Nos remite a campos de conocimiento que, desde el ángulo del estudio y la investigación, permanecieron “vírgenes”, sin tocar y en consecuencia, permanece intacta la posibilidad de su desarrollo. Se encarga la sociología de la diversidad en cuanto sociología de las emergencias.

El emparentamiento entre ausencias y emergencias diversas resulta evidente. Puesto que una mayor disponibilidad presente de experiencias sociales y sociológicas tendrá una correlativa y mayor posibilidad futura de experiencias del mismo signo que las anteriores. “En la sociología de las ausencias, esa multiplicación y diversificación ocurre por la vía de la ecología de los saberes, de los tiempos, de las diferencias, de las escalas y de las producciones, mientras que la sociología de las emergencias se revela a través de la ampliación simbólica de las pistas o señales” (De Sousa).

Sociologías y experiencias asociadas y diferenciadas que, para De Sousa, se interconectan y cobran sentido por medio de la elaboración reflexiva, de la idea de que cualquier cultura, al ser incompleta, a través del diálogo y la confrontación de conocimientos facilita y mejora la disponibilidad y posibilidad de saberes; en definitiva, su enriquecimiento cultural.

De Sousa manifiesta para que la probabilidad de surgimiento de algo, en los contornos que potencialmente abarca la sociología de las ausencias, se dé y, asimismo, para que una vez surgida la probabilidad, nos facilite que la multiplicación y diversificación de los campos sociales de estudio, docencia e investigación se expandan, se cumplen en la sociología de la diversidad. Los cinco criterios son:

1.    Experiencias de conocimientos.
2.    Experiencias de desarrollos, trabajo y producción.
3.    Experiencias de reconocimiento.
4.    Experiencias de democracia.
5.    Experiencias de comunicación e información.

Todos ellos tratan de diálogos y conflictos posibles (potenciales) y disponibles (reales) entre diferentes formas, modos, sistemas, modelos, flujos y redes de conocimiento, producción, reconocimiento, programación y comunicación. Y de su puesta en acción: cómo instaurarlos, implantarlos, aplicarlos, efectuarlos y transmitirlos.