sábado, 8 de septiembre de 2012

Psicología Social (Sociología/Antropología) Resúmenes Parte 22


En la asignatura de Psicología Social (Sociología/Antropología) del segundo cuatrimestre del Grado en Sociología de la UNED, algun@s compañer@s realizamos un trabajo coral; resúmenes del libro Introducción a la Psicología Social de Gaviria Stewart, Elena et alia, bibliografía básica de esta asignatura. Quiero agradecer el esfuerzo, compromiso y dedicación desplegado por tod@s. Derechos reservados, sus autores.

Tema 1 (Capítulo 1) ¿Qué es la Psicología Social?  Jon Zubia Hurtado// Tema 2 (Capítulo 5) Actitudes – Mª Carmen Rego Martínez // Tema 3 (Capítulo 6) Influencia, persuasión y cambio de actitudes José Bargallo Rofes // Tema 4 (Capítulo 8) Conducta de ayuda Jesús Ángel González Dela Osa // Tema 5 (Capítulo 9) Contribuciones de la Psicología Social al estudio de la agresión  Mónica Platero Angulo // Tema 6 (Capítulo 10) Estereotipos – Víctor Riesgo Gómez // Tema 7 (Capítulo 11) El estudio psicosocial del prejuicio  Julio Monteagudo Diz // Tema 8 (Capítulo 13) Procesos grupales y relacionales intergrupales  Tomás Javier Prieto González // Tema 9 (Capítulo 14) Aplicaciones de la Psicología Social  Jesús Ángel González Dela Osa



Definición y componentes:

Todos mantenemos creencias sobre las características que poseen hombres y mujeres por el simple hecho de pertenecer a uno de estos grupos. Comparativamente solemos percibirlo así. Este conjunto de creencias compartidas socialmente, que se suelen aplicar de manera indiscriminada a todos los miembros de cada uno de estos grupos, es lo que conocemos como estereotipos de género. En la investigación sobre el género, lo relacionado con la dimensión femenina recibe el nombre de expresivo o comunal, y lo relacionado con la dimensión masculina se denomina instrumental o agente. Los componentes que las personas utilizan para diferenciar a los hombres de las mujeres no están referidos únicamente a rasgos, sino también a roles, ocupaciones y características físicas.

  • La estereotipia de rasgo hace referencia a las características que se considera que definen de manera diferente a hombres y mujeres (ej.: las mujeres son más emocionales, sensibles, se preocupan más por los demás, y los hombres son más agresivos, independientes, competitivos).
  • La estereotipia de rol incluye las actividades que se consideran más apropiadas para hombres y mujeres. Así, según los estereotipos, tradicionalmente las mujeres están más preparadas para cuidar de los hijos y realizar tareas domésticas, mientras que los hombres lo están para realizar actividades fuera de casa.
  • Las ocupaciones también están estereotipadas (actividades típicamente masculinas o femeninas). Finalmente, 
  • rasgos físicos que se consideran más característicos de mujeres (voz suave, complexión ligera) y otros de hombres (más altos, más fuertes, voz grave).


Estos componentes son relativamente independientes, pero basándose en uno de ellos las personas extienden sus juicios a los otros tres. Así, una vez asignada una etiqueta de género a una persona, realizamos inferencias sobre la apariencia de esa persona, sus rasgos de personalidad, sus conductas de rol y su ocupación. De este modo, la información sobre un componente afecta al resto, ya que tratamos de mantener consistencia entre ellos.
Es importante precisar que los estereotipos de género, al igual que el resto de los estereotipos, no existen únicamente a nivel general, sino que las investigaciones han demostrado la existencia de subtipos de hombres y mujeres sobre los que existen estereotipos concretos.

La dimensión descriptiva y prescriptiva de los estereotipos de género y sus funciones

Los estereotipos de género tienen otras dos dimensiones con funciones diferenciadas. Cuando nos referimos a las características que se adscriben a hombres y mujeres estamos haciendo alusión a la dimensión descriptiva de los estereotipos. Con ella se hace referencia a cómo creemos que son hombres y mujeres. La segunda es la dimensión prescriptiva, que tiene un carácter normativo y preceptivo e indica cómo deberían ser y comportarse hombres y mujeres. Ahora el acento se pone en las creencias sobre las características que son deseables y se esperan de cada sexo. Los estereotipos de género son más normativos que otros como los de edad o etnia. La trangresión de esta prescripción puede dar lugar a fuertes sanciones sociales.

Eugene Borgida
El componente descriptivo tiene una función cognitiva: actúa organizando y estructurando el flujo de información sobre hombres y mujeres al que hacemos frente diariamente. Es decir, la dimensión descriptiva simplifica el procesamiento de la información mediante la representación esquemática de la realidad. En contraste, el componente prescriptivo está relacionado con intereses motivacionales. Concretamente, puede servir para mantener, reforzar o justificar la estructura de poder social existente que favorece a los hombres, recompensando a las mujeres que se conforman a roles de género tradicionales y sancionando a las mujeres (y a los hombres) que violan esas prescripciones. Por tanto, es la dimensión prescriptiva la que cumple la función de justificación y mantenimiento del statu quo que los convierte en un elemento discriminatorio y de resistencia al cambio. Los estereotipos de género cumplen de este modo una función de mecanismo de control que determina lo que es normal, lo que es aceptable y lo que se desvía de la norma.

Del mismo modo Burgess y Borgida señalan que los procesos por los que las dos dimensiones de los estereotipos de género dan lugar a la discriminación son diferentes. Los aspectos descriptivos dan lugar a una forma de discriminación fría que no está tan basada en los prejuicios de género. Se produce sin hostilidad y sin que exista una intención abierta de discriminar. En contraste los aspectos prescriptivos dan lugar a una discriminación intencional hacia las mujeres que trasgreden las prescrpciones de su rol de género. Se trata de un tipo de discriminación caliente, basada en hostilidad y resentimiento.