lunes, 17 de junio de 2013

EVOLUCIÓN DEL PORCENTAJE DEL PIB DEDICADO AL GASTO PÚBLICO EDUCATIVO


Fuentes utilizadas

-Barómetro Social de España. Sistema de evaluación continua de la realidad social española. (http://barometrosocial.es/educacion/)
-Instituto de Nacional de Estadística. Gasto Público en educación en porcentajes del PIB por país y periodo. (www.ine.es)
-Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Recursos económicos. Gasto Público.
-Instituto de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Indicadores del desarrollo mundial.

Periodo de estudio

1992-2012

Población estudiada

España. Este estudio se refiere al gasto educativo presupuestado por las Administraciones Públicas en el territorio nacional. Gasto público en educación en relación al PIB, independientemente de su ejecución en centros públicos o privados.

Técnica

Técnica cuantitativa a través de la obtención de datos estadísticos a partir de fuentes secundarias. En este caso, con diversos datos extraídos del Barómetro Social de España, Ministerio de Educación, INE, etc.

Fenómeno estudiado

Evolución del gasto público en Educación, periodo 2004-2012

Relación con el manual de la asignatura

Actualización datos Gasto Público educativo en España.
Libro: Tres décadas de cambio social en España. Segunda Edición.
Capítulo 8: El sistema educativo de Miquel Requena y Fabrizio Bernardi.
Epígrafe: La modernización del sistema educativo. Páginas 247-252.
Gráfico 8.2: Gasto Público en España, página 252.

Resultados obtenidos

Se refiere al gasto en educación del conjunto de administraciones públicas, incluyendo la Universidad y los capítulos de gasto financiero. Euros constantes en porcentajes. Los datos de los tres últimos años son provisionales.


Tabla 1. Gasto público en Educación y su relación con el P.I.B. (incluidos capítulos financieros). 
Periodo 2004-2012. Fuente: Barómetro social de España. Elaboración propia. 

Gráfico 1. Fuente: Barómetro social de España. 
Totales en relación al P.I.B.pm base 2008.           
Elaboración propia. 





Tabla 2. Gasto Público en educación Unión Europea. 
Fuente: Indicadores desarrollo mundial (UNESCO) Elaboración propia. 

Tabla 3. Gasto Público en educación miembros OCDE. 
Fuente: Indicadores desarrollo mundial (UNESCO) Elaboración propia. 


Gráfico 4. Fuente: Barómetro social de España. 
Totales en relación al P.I.B.pm .  Elaboración propia

Comentario de los resultados

La educación es uno de los objetivos primordiales de los gobiernos en los países desarrollados y, de hecho, el cambio que han exhibido los países de la OCDE en contraste con el insuficiente avance de otras sociedades menos avanzadas, obedece principalmente a la expansión de la educación, una prioridad social incluso en los países de la OCDE con poca participación pública en otros servicios públicos. Por ello, el gasto público en educación suele ser mayor, incluso en aquellos países en donde el papel del Estado en la economía es reducido. Un menor esfuerzo en educación se traduce, a largo plazo, en un “menor crecimiento económico, menor generación de valor añadido y una economía más dependiente de un crecimiento intensivo en factores que en la mejora de la calidad de los mismos” (OSE 2007).

Si observamos las cifras de gasto público, comprobamos cómo a pesar de que la consolidación presupuestaria ha actuado influyendo en todos los dominios del gasto público, la proporción de los presupuestos públicos orientados a educación en los países de la OCDE aumentó hasta el año 2009, para pasar a la tendencia contraria en el año 2010 (último dato publicado). La evidencia empírica demuestra que los países que tienen mayores tasas de gasto público dedican proporcionalmente un menor esfuerzo económico en educación.

Una variable sustantiva por la cual el sistema de enseñanza ha crecido y se ha abierto a segmentos cada vez mayores de nuestra sociedad, y en el caso de España hasta hace poco tiempo, era designar una cantidad cada vez mayor de recursos a la financiación pública y privada de sus instituciones educativas. La modernización educativa conlleva una mayor financiación de la enseñanza, para ocuparse de las necesidades de un sistema que se extiende, y una mayor inversión en capital humano en espera de su rédito futuro.

Aunque a lo largo de todos esos años España ha venido dedicando a la financiación de la educación una proporción menor de sus recursos públicos que la media de los países de la UE, y menor también que el conjunto de la OCDE, hay que reconocer el esfuerzo en el gasto público que ha desarrollo en la cobertura del sector educativo hasta el año 2010. El sistema educativo había prosperado hasta entonces bajo el empuje de las políticas públicas “del último franquismo y de la democracia y del correspondiente mayor esfuerzo de financiación que la sociedad española ha hecho por la expansión de su sistema de enseñanza” (González 2008:252). Mientras que España ha gastado 4,34% de su PIB en actividades educativas en 2003, los valores para la Unión Europea (Tabla 2) ascienden al 5,32% del PIB en el mismo año. Tal como se observa en el gráfico 2, este indicador ha mostrado en España un comportamiento decreciente a lo largo de la década del noventa, en particular desde 1993. La tasa de crecimiento anual para el período 1993-2001 ha sido de -1,8%.

Entre el año 1980 y 2004 el gasto total en educación de España incrementó de modo muy relevante; se multiplicó por once veces en esos años. En los noventa el gasto público creció en un 65% durante ese decenio. Podemos observar igualmente, cómo el gasto público en educación se incrementó desde 1980 hasta 1992/93 desde un 3,45% del PIB en el año 1980 hasta un 5,2% a comienzos de la década de los noventa (González 2008:252). El resultado es que el gasto público unitario (por alumno) ha aumentado incluso en los periodos en los que la proporción de gasto público sobre el PIB mermaba.

En el periodo 2004 a 2012 podemos observar claramente dos tendencias dicotómicas, la primera en los cinco primeros años del periodo con un incremento del 0,64% del gasto público dedicado a la educación en relación al PIB en esos años, para revertir del año 2009 al 2012 del 5,07% al 4,81% (casi equiparándose al gasto del año 1992 con un 4,80%) respectivamente. Una tendencia que parece que va a continuar debido a las reformas llevadas a cabo por el gobierno, con un predominio de enfoques políticos que alientan tendencias de desregulación y desprotección social, con una reducción del papel y las funciones del Estado; con ello dando lugar a un riesgo objetivo en la prestación de los más elementales servicios suministrados por el Estado de bienestar, como es el caso de la educación.

El impacto de las transformaciones en el entorno económico ha sido considerado como un factor fundamental desde “el inicio de la investigación en el campo del análisis de las políticas públicas, de modo que a mayor nivel de desarrollo económico mayor es el gasto público en un período de tiempo determinado” (Molina 2008:42). Como no iba ser de otro modo, el contexto económico y la crisis actual han tenido un impacto notorio en el gasto público en educación. Muchos autores subrayan además, que los procesos de liberalización económica y globalización en los que se encuentran inmersos todos los países de la OCDE no han cooperado en estimular el gasto por parte del Estado en materia educativa.


Tomás Javier Prieto González
Santa Cruz de Tenerife
10 de abril 2013

Bibliografía

González, J., Requena, M. (2008). Tres décadas de cambio social en España. Alianza Editorial. Madrid.
Instituto de Evaluación. Sistema de indicadores de la educación. Edición 2010. Ministerio de Educación.
Instituto de Evaluación. Sistema de indicadores de la educación. Edición 2011. Ministerio de Educación.
Molina, A., et alia. (2011). El gasto público en educación en los países de la OCDE: condicionantes económicos e institucionales. Instituto Econospérides. Extoikos Nº4, Pp. 37-45.
Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE). Sostenibilidad en España 2007.